Comienza un nuevo año escolar

. . . . Termina el verano con sus paseos, campamentos, misiones y veraneo familiar, etc., ahora empieza otro tiempo. Así es el tiempo, efímero, hay un tiempo para reír y otro tiempo para llorar, un tiempo para plantar y otro para cosechar, un tiempo para descansar y otro para trabajar; ahora los escolares entran en el tiempo de poner buenas bases en la adquisición de la ciencia necesaria que les dejará bien equipados para aprender una profesión y técnica que les haga posible encontrar un puesto para ganarse el sustento personal y de la familia que les toque fundar.

. . . . Muchachos y niños, a poner manos a la obra con sus estudios, la Madre Santísima será coronada por cada uno de ustedes como la reina de este año escolar, ustedes le van a cooperar a Ella y Ella les irá ayudando a que les entre en provecho el estudio.

. . . . En nuestra parroquia de Hospital, en las diversas capillas y comunidades de la parroquia, hemos bendecido los útiles de la escuela, como una forma de pedir la bendición para el año escolar y para ponerse en órbita estudiantil, dejando atrás la flojera veraniega.

. . . . La Madre Santísima quiere ayudarnos a tener auténtica autoeducación también en el campo de la vida estudiantil. San Pablo nos enseña a correr firme la carrera de la fe, que también se dirige al actuar de Dios y su voluntad en las realidades temporales de nuestra vida.