Guía de las bendiciones de las comidas:

 

(Va siguiendo el orden del calendario litúrgico en la Oración de las Horas)

. . . . . . . . . Calendario de mayo

Sábado 1º Se reza el sábado de la 3ª semana (Corresponde al calendario litúrgico)

Domingo 2 a sábado 8 Se reza en la 4ª semana de mayo.

Domingo 9 a sábado 15 Se reza en la 1ª semana de mayo.

Domingo 16 a sábado 22 Se reza en la 2ª semana de mayo.

Domingo 23 a sábado 29 Se reza en la 3ª semana de mayo.

Domingo 30 a lunes 31 Se reza en la 1ª semana de mayo.

Martes 1º a sábado 5 Se reza en la 1ª semana de junio.

V. MAYO.

Familia misionera, vertiente de gracia.

A) 1ª SEMANA.

María Santísima, Madre del Oratorio, que te has formado en nosotros una familia misionera, vertiente de gracia, sobre todo cuando está unida.

Domingo 1ª Semana de Mayo

Gal 6,5-9 Porque cada uno tiene que llevar su propia carga. El que recibe la enseñanza de la Palabra, que haga participar de todos sus bienes al que lo instruye. No se engañen: nadie se burla de Dios. Se recoge lo que se siembra: el que siembra para satisfacer su carne, de la carne recogerá sólo la corrupción; y el que siembra según el Espíritu, del Espíritu recogerá la Vida eterna. No nos cansemos de hacer el bien, porque la cosecha llegará a su tiempo si no desfallecemos.

Te adoramos, Santísima Trinidad, en este domingo, al venir a servirnos nuestros alimentos. ¡Qué lindo es estar unidos en una familia que con su testimonio de vida, su oración y sus sacrificios se hace vertiente de gracia!, ¡Qué lindo es adorarte Dios nuestro, cuando estamos los hermanos unidos! Amén

Lunes 1ª Semana de Mayo

Gen 45,23 A su padre le envió asimismo diez burros cargados de lo mejor de Egipto y diez asnas cargadas de trigo, pan y víveres para el viaje de su padre.

Te pedimos, Madre Santísima, que no nos falten los alimentos y así como ahora nos vamos a servir esta comida; asimismo te pedimos que la familia del Oratorio nunca deje de ser una familia misionera, realmente unida; que la gente pueda decir sobre nosotros: "mírenlos cómo se quieren; qué unidos son". Amén

Martes 1ª Semana de Mayo

1Ts 2,9 Pues recuerden, hermanos, nuestros trabajos y fatigas. Trabajando día y noche, para no ser gravosos a ninguno de ustedes, les proclamamos el Evangelio de Dios.

Señor Jesús, nos enseñas con tu vida de sacrificio, que el amor se manifiesta en la capacidad de sacrificarse por el prójimo. Siempre es necesario, en las comidas, un poco de sacrificio, sea por la salud, por la cortesía o por la penitencia. La familia, vertiente de gracia, se construye también en tu sacrificio, Jesús. Amén

Miércoles 1ª Semana de Mayo

Jue 8,5 Dijo, pues, a la gente de Sukkot: « Dad, por favor, tortas de pan a la tropa que me sigue, porque está agotada, y voy persiguiendo a Zébaj y a Salmunná, reyes de Madián.

Espíritu Santo, ayúdanos a alabar de todo corazón a nuestro Padre, que nos da los alimentos de cada día, también los que vamos a servirnos en estos momentos. Si El dejara de pensar tan solo un instante en nosotros, nos desintegraríamos en la nada. Te alabamos, Padre Santo, porque nos diste esta comida y la unidad de nuestra familia misionera. Amén

 

Jueves 1ª Semana de Mayo

Jn 6,54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna, y yo le resucitaré el último día.

En la última Cena, Jesús, tu Hijo divino, nos entregó su Cuerpo y su Sangre en comida y bebida de amor, de unidad, de paz, de esperanza y promesa de vida eterna. Contigo le agradecemos por los alimentos de ahora y por la unidad de nuestra familia, vertiente de gracia, familia desafiada a ser misionera. Amén.

Viernes 1ª Semana de Mayo

Tob 12,13 Cuando te levantabas de la mesa sin tardanza, dejando la comida, para esconder un cadáver, era yo enviado para someterte a prueba.

En la cruz, Padre Santo, tu Hijo nos entregó su vida, como alimento para la vida eterna. Al lado de nuestra Madre, queremos ofrecerte pequeños sacrificios de esta vida, para ser radicalmente unidores, formadores de la familia del Oratorio, familia vertiente de gracia que se alimenta diariamente en la mesa familiar, y en la mesa del sacrificio de cada día. Amén.

Sábado 1ª Semana de Mayo

Jdt 16,11 Entonces clamaron mis humildes, y ellos temieron; clamaron mis débiles y ellos quedaron aterrados; alzaron su voz éstos, y ellos se dieron a la fuga.

Maravillosa eres, oh María, bendita entre todas las mujeres. Comer nuestros alimentos a tu lado, es muy lindo, es un anticipo de lo que será el banquete interminablemente gozoso, de la eternidad, en que seremos una familia maravillosamente vertiente de gracia, familia unida sin fin. Amén

 

B) 2ª SEMANA.

El Oratorio Mariano se implanta en el mundo popular; es ese mundo que Jesús vino a salvar. El Oratorio debe ser ahí una vertiente de gracia.

Domingo 2ª Semana de Mayo

Rm 14,17 Que el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo. Rm 14,18 Toda vez que quien así sirve a Cristo, se hace grato a Dios y aprobado por los hombres. Rm 14,19 Procuremos, por tanto, lo que fomente la paz y la mutua edificación.

Te adoramos Padre de eterna bondad, que alimentas hasta a los pajaritos del campo y a los pequeños insectos; con más razón a nosotros. En la resurrección de tu Hijo, seas adorado eternamente, que el pueblo se convierta, y vuelva su rostro hacia ti; haz que nuestra familia misionera lo ayude a encontrarte y encontrar su alimento. Amén

Lunes 2ª Semana de Mayo

Exo 16,4 El Señor dijo a Moisés: «Mira, yo haré llover sobre vosotros pan del cielo; el pueblo saldrá a recoger cada día la porción diaria; así le pondré a prueba para ver si anda o no según mi ley».

Te pedimos, Santísima Trinidad, por María, nuestra Madre, junto a estos alimentos, que la familia pueda ser vertiente de gracia, que sea verdaderamente unida, desde la profundidad y no solo por encima, para ayudar a que el pueblo se vuelva pueblo de Dios.

Martes 2ª Semana de Mayo

Rom 16,12 Saludad a Trifena y a Trifosa, que se han fatigado en el Señor. Saludad a la amada Pérside, que trabajó mucho en el Señor.

Madre Santísima del Señor, te ofrecemos ahora junto a nuestros alimentos, el trabajo de este día, para comer nuestros alimentos con dignidad. Haz que tu Hijo le conceda a todo el pueblo tener su alimento y que nuestra familia unida, vertiente de gracia, familia misionera, aporte los cinco panes y dos peces para que el pueblo se alimente. Amén

Miércoles 2ª Semana de Mayo

Sir 29,22 Más vale vida de pobre bajo techo de tablas que comida suntuosa en casa de extraños.

Espíritu Santo, te alabamos por las grandes cosas que haces con nosotros al constituirnos en una familia vertiente de gracia, que ayuda a la salvación del Pueblo, para que se convierta en pueblo de Dios. Al comer estos alimentos, anticipamos el día en que los pobres tengan su alimento de cada día. Te alabamos Espíritu Santo, con nuestra Madre Santísima. Amén.

Jueves 2ª Semana de Mayo

Jn 6,35 Les dijo Jesús: « Yo soy el pan de la vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, y el que crea en mí, no tendrá nunca sed.

Te agradecemos, buen Jesús, porque nos das siempre lo necesario para comer cada día; así como en la última Cena nos preparaste una mesa con un alimento mejor, hoy te agradecemos porque nuestra familia puede ser vertiente de gracia, familia unida y unidora, familia misionada y misionera. Te agradecemos Jesús porque nos diste a María Santísima. Amén.

Viernes 2ª Semana de Mayo

Jdt 12,9 Y, ya purificada, entraba en la tienda y allí permanecía hasta que le traían su comida de la tarde.

Madre dolorosa, con la espada penetrando en tu alma, ¿cómo no vamos a hacer algún pequeño sacrificio cada día para acompañarte? Sobre todo ayúdanos a hacer el pequeño sacrificio de ser agradables a los que están alimentándose con nosotros. Así llega el pueblo a amar sin discordias; que nuestra familia misionera pueda ayudarlo... Amén

Sábado 2ª Semana de Mayo

Luc 14,12 Dijo también al que le había invitado: "Cuando des una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos te inviten a su vez, y tengas ya tu recompensa".

Madre Santísima, con toda la Iglesia prorrumpimos en cantos de alegría y bendición, ahora que vamos a servirnos nuestros alimentos, sin rutina, sino con amor y alegría, queremos anticipar que el pueblo se convierte en pueblo de Dios, por medio de una familia unida, misionera, vertiente de gracia. Amén

C) 3ª SEMANA.

Con odología, la familia se va uniendo día a día, llevando a la práctica su unidad y su fuerza misionera, se va convirtiendo en vertiente de gracia..

Domingo 3ª Semana de Mayo

2Jn 7-8 Muchos seductores han salido al mundo, que no confiesan que Jesucristo ha venido corporalmente. Ese es el Seductor y el Anticristo. Cuiden de ustedes mismos, para que no pierdan el fruto de nuestro trabajo, sino que reciban abundante recompensa.

Contigo, oh María, Madre y Reina Santísima, adoramos a Dios nuestro Padre, que resucitó a su Hijo; hoy nos alimenta con esta comida rica, que preludia otra mejor; poco a poco se va constituyendo la familia como vertiente de gracia, de amor, de sabiduría y de paz. Amén

Lunes 3ª Semana de Mayo

Exo 16,8 Y añadió Moisés: « El Señor os dará esta tarde carne para comer, y por la mañana pan en abundancia; porque el Señor ha oído vuestras murmuraciones contra él; pues ¿qué somos nosotros? No van contra nosotros vuestras murmuraciones, sino contra el Señor. »

Te pedimos, Padre eterno, que al comer estos alimentos, lo hagamos sin las tristezas, rabias y egoísmos con que el mundo, sobre todo de los que pusieron su confianza en la riqueza, diariamente están mordiendo sus placeres mezquinos. Haznos constituirnos en familia misionera. Amén

Martes 3ª Semana de Mayo

Lc 21,1-3 Alzando la mirada, vio a unos ricos que echaban sus donativos en el arca del Tesoro; vio también a una viuda pobre que echaba allí dos moneditas, y dijo: « De verdad les digo que esta viuda pobre ha echado más que todos.

Jesús, algo tenemos que ofrecer, ahora que vamos a alimentarnos, a comer nuestra comida cotidiana. Haznos ir poco a poco poniéndole empeño a nuestras metas y grados, según nuestra propia vocación para constituir una familia unida que misiona y se vuelve vertiente de gracia. Amén

 

 

Miércoles 3ª Semana de Mayo

Jue 19,19 Y eso que tenemos paja y forraje para nuestros asnos, y pan y vino para mí, para tu sierva y para el joven que acompaña a tu siervo. No nos falta nada.

Te alabamos, Espíritu Santo, por las grandes maravillas que haces con nuestra familia, y por todos lados en la Iglesia. Por el envío del Padre y del Hijo, has venido a nosotros; te alabamos porque al comer nuestros alimentos, lo hacemos con amor, alegría y espíritu familiar. Ayúdanos a construir nuestra familia en unidad, en sentido misionero, como vertiente de gracia, en la práctica de nuestra autoeducación. Amén

Jueves 3ª Semana de Mayo

Jn 6,26 Jesús dijo: « En verdad, en verdad les digo: ustedes me buscan, no porque hayan visto señales, sino porque han comido pan y ss han saciado.

Madre y Reina Santísima, corona de la gloria de Dios, te agradecemos por estos alimentos, que el Señor nos da hoy nuevamente. Te agradecemos asimismo porque construir poco a poco, nuestra familia del Oratorio, no ha sido estando tú ausente. Contigo la familia se vuelve vertiente de gracia. Amén

Viernes 3ª Semana de Mayo

Jdt 12,15 Después se levantó y se engalanó con sus vestidos y todos sus ornatos femeninos. Se adelantó su sierva para extender en tierra, frente a Holofernes, los tapices que había recibido de Bagoas para el uso cotidiano, con el fin de que pudiera tomar la comida reclinada sobre ellos.

Sin sacrificio, Padre, tu Hijo no nos ha redimido. Al estar con tu Hijo ahora a punto de servirnos nuestros alimentos, nos sabemos en condiciones especiales de hacer algún pequeño sacrificio para solidarizar con El; y así nuestra familia se vuelve odológicamente una familia vertiente de amor, de alegría y de gracia. Amén

Sábado 3ª Semana de Mayo

Jdt 16,25 Nadie ya atemorizó a los israelitas mientras vivió Judit, ni en mucho tiempo después de su muerte.

¡Qué bueno es estar juntos como hermanos, alabando las obras de Dios en ti! Comer diariamente nuestra comida es un milagro, que se nos puede volver rutina; qué bueno es llamarte bendita entre las mujeres. ¡Qué contentos estamos en este sábado, contigo, Madre y Reina Santísima! Amén

D) 4ª SEMANA.

Crecer en la autenticidad, plena libertad interior, sin hipocresías, una familia unida con una firmísima voluntad de ser familia, que es vertiente de gracia.

Domingo 4ª Semana de Mayo

Ef 4,1-3 Yo, que estoy preso por el Señor, los exhorto a comportarse de una manera digna de la vocación que han recibido. Con mucha humildad, mansedumbre y paciencia, sopórtense mutuamente por amor. Traten de conservar la unidad del Espíritu con el vínculo de la paz.

Desde nuestra intimidad profunda, queremos adorarte, Padre Dios, auténticamente, también al comer estos alimentos este día domingo de mayo. Te adoramos sobre todo, Padre, por la resurrección de tu Hijo, espectáculo eterno de gloria y alabanza. Como familia unida te adoramos llenos de alegría, con María nuestra Madre y Reina. Amén

Lunes 4ª Semana de Mayo

Exo 16,32 Dijo Moisés: « Esto manda el Señor: Llenen un recipiente mediano de maná, y consérvenlo, para sus descendientes, para que vean el pan con que los alimenté en el desierto cuando los saqué del país de Egipto. »

Te pedimos, buen Jesús, que construyas, desde dentro de nuestra autenticidad; haz que estos alimentos compartidos sean signo de unidad de nuestra familia que se ha vuelto vertiente de gracia para la salvación de muchos, según la llamada que hemos recibido en la 7ª Piedra Fundacional. No permitas que se nos congele el espíritu misionero; haz que nos surja auténticamente. Amén. Martes 4ª Semana de Mayo

Martes 4ª Semana de Mayo

2Tm 2,6 Y el labrador que trabaja es el primero que tiene derecho a percibir los frutos.

Querida Madre, al sentarnos frente a la mesa preparada con cariño para nuestra refección, no queremos presentarnos con las manos vacías de ofrendas; queremos al menos ofrecerte, la seguridad de nuestra lucha por ayudar a que la familia sea fuente de alegría, de amor y de paz para muchos. Amén.

Miércoles 4ª Semana de Mayo

Rut 2,14 A la hora de la comida, Booz le dijo: « Acércate aquí, puedes comer pan y mojar tu bocado en el vinagre. » Ella se sentó junto a los segadores, y él le ofreció un puñado de grano tostado. Comió ella hasta saciarse y aun le sobró.

Te alabamos, Espíritu Santo, espíritu de amor y de unidad, que nos trajiste también a este momento de compartir en familia los alimentos que nos ayudan a satisfacer el hambre. Te alabamos Espíritu Santo, porque nos has hecho integrar la familia del Oratorio, familia que debe ir constituyéndose más y más en vertiente de gracia. Amén

Jueves 4ª Semana de Mayo

Jn 6,56 El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí, y yo en él.

Gracias, Jesús, porque nos dejaste el mejor de los alimentos: tu propio Cuerpo que nos prepara para la vida eterna, que es mucho más que esta vida de acá. Ayúdanos a trabajar con empeño para que nuestra familia se vuelva una familia unida, vertiente de gracia, una familia alegremente misionera. Amén

Viernes 4ª Semana de Mayo

Est 4,16 « Anda a reunir a todos los judíos que hay en Susa y que ayunen por mí. No coman ni beban durante tres días y tres noches. También yo y mis siervas ayunaremos. Y así, a pesar de la ley, me presentaré ante el rey; y si tengo que morir, moriré. »

Padre Santo, que has permitido la pasión y muerte de tu Hijo, danos la fuerza y paciencia, para aceptar los sacrificios de la vida diaria, también en la mesa familiar, para ir construyendo, haciendo camino para que la familia del Oratorio sea vertiente de gracia y de amor. Amén

Sábado 4ª Semana de Mayo

Jdt 16,13-14 Cantaré a mi Dios un cantar nuevo: « ¡Tú eres grande, Señor, eres glorioso, admirable en poder e insuperable! » Jdt 16,14 Que te sirvan todas las criaturas, porque hablaste y fueron hechas, enviaste tu espíritu y las hizo, y nadie puede resistir tu voz.

¡Qué lindos son los sábados!, qué llena de gracia es la primavera. Es una fiesta de flores y alegría gozosa, porque viene la plenitud. Tú eres, Madre, el anuncio, como la estrella anuncia el sol. Al servirnos estos alimentos, los gozamos con más gusto, formando paulatinamente una familia vertiente de gracia y alegría. Amén

VI. JUNIO.

 

A) 1ª SEMANA.

La presencia mariana en el Oratorio está marcada por las cinco gracias; es el centro de nuestro "secreto" del Oratorio.

Domingo 1ª Semana de Junio

Hb 11,1-3 La fe es garantía de lo que se espera; la prueba de las realidades que no se ven. Por ella fueron alabados nuestros mayores. Por la fe, sabemos que el universo fue formado por la palabra de Dios, de manera que lo que se ve resultara de lo que no aparece.

Te adoramos Santísima Trinidad, que has obrado maravillosamente en nuestras vidas; has anunciado algo de tu plenitud en la inmensidad de tu creación y con la fuerza de la Resurrección de Jesús. Al comer estos alimentos, lo hacemos con el gozo de la presencia de la Madre y Reina entre nosotros, secreto y carta de triunfo de nuestro Oratorio. Amén

Lunes 1ª Semana de Junio

Exo 23,25 Ustedes darán culto al Señor, su Dios, yo bendeciré tu pan y tu agua. Y apartaré de ti las enfermedades.

Te suplicamos querida Madre, que nunca dejes de acogernos con tu cariño maternal; hoy sentimos, al servirnos estos alimentos para obtener fuerzas para nuestros trabajos, que tú nos das, la gracia del acogimiento maternal, así como nosotros en la comida debemos acogernos mutuamente. Amén

Martes 1ª Semana de Junio

Mt 20,12 diciendo: "Estos últimos no han trabajado más que una hora, y les pagas como a nosotros, que hemos soportado el peso del día..."

Padre Celestial, que no cesas, por medio de nuestra Madre del Oratorio, de darnos tus llamadas. Hoy al alimentarnos por medio de tus intermediarios, nos llamas a confiar en nuestra Madre, que nos irá sacando adelante poco a poco, como le has dado el don de ser Madre-comunicadora. Amén

Miércoles 1ª Semana de Junio

2Sa 6,19 Repartió a todo el pueblo, a toda la muchedumbre de Israel, hombres y mujeres, una torta de pan, un pastel de dátiles y un pan de pasas a cada uno de ellos, y se fue todo el pueblo cada uno a su casa.

Te alabamos, Jesús, por tu Corazón Sagrado, que nos ha brindado el amor de tu Madre; al servirnos estos alimentos, queremos alabarte de todo corazón por lo que has hecho con esta Madre, que se ha introducido en nuestras vidas, para ayudarnos a servirte. Amén

Jueves 1ª Semana de Junio

1P 1,14-16 Como hijos obedientes, no se amolden a los deseos de antes, del tiempo de su ignorancia, más bien, así como el que los ha llamado es santo, así también ustedes sean santos en toda su conducta, como dice la Escritura: Serán santos, porque yo soy santo.

Madre y Reina, al servirnos estos alimentos, tenemos tanto que agradecerte; siempre están presentes en nuestra mesa familiar; son como un símbolo de tu constante presencia, por medio de los Desafíos, en nuestro Oratorio. Danos más y más la gracia de transformarnos en santos. Amén

Viernes 1ª Semana de Junio

1Mc 1,63 Prefirieron morir antes que contaminarse con aquella comida y profanar la alianza santa; y murieron.

Espíritu Santo, que nos has sido enviado por ese Hijo, que lo dio todo, hasta la muerte y muerte de cruz; te pedimos, al servirnos estos alimentos de cada día, que estemos siempre dispuestos a hacer sacrificios. Nunca cuestan tanto, si la Madre Santísima, que nos acompaña por años en nuestros oratorios, se queda con nosotros. Amén

Sábado 1ª Semana de Junio

Pr 31,10-11 Una mujer completa, ¿quién la encontrará? Es mucho más valiosa que las perlas. En ella confía el corazón de su marido, y no será en vano.

Con aplausos y vivas festivos, los ángeles y santos celebran tu nombre, María, Madre y Reina, por las maravillas, que el Señor ha hecho en ti. Al servirnos estos alimentos bendecidos por la mano paternal de quien te creó, iremos con más fuerza llevando la irradiación de los Desafíos de tu presencia. Amén