Una bella historia de una señora de Lastarria, que nos cuenta su impacto de gracia obtenido en la misión de la rama de señoras del Oratorio Mariano.

 

MISIÓN RAMA DE SEÑORAS.

INICIO 15 Y 16 DE MAYO DE 2004.

SANTIAGO A LASTARRIA.

 

 

 

¡¡¡¡¡FELIZ!!!!!! ... GRACIAS MADRE, TÚ SIEMPRE TIENES LA FORMA, LA FÓRMULA DE CÓMO BUSCARME Y LANZARME A TRABAJAR.

Madre, con gran amor, emoción, felicidad, palabras que hace mucho tiempo en mi vida espiritual me han costado sentir plenamente, puesto que todas mis grandes llamadas y vivencias espirituales fueron vividas en mi juventud junto a las primeras hermanas apostólicas, Madre María Magel, Madre María Irene, Madre María Irma; y es primera vez que comparto con Señoras Marianas de Santiago una nueva vivencia espiritual fuerte, un nuevo llamado.

Nosotros tenemos un grupo de Señoras Marianas en Lastarria, ya casi todas de edad: Sra. Inés Cerda, Sra. Adriana Moyano, Sra. Yolanda Herrera, Sra. Lidia Navarrete (mi madre terrenal), Sra. Raquel Cartes, Sra. Mercedes Mendoza, Sra. Lorenza Puelma; a estas señoras yo las traslado en mi cacharrito todos los sábados y hacemos nuestras reuniones de 15;00 a 16;00 horas, ellas para mí son sabiduría, amor, son mis otras mamas, recibo mucho de ellas, su gran experiencia de vida, compartimos nuestros problemas ya sea de salud, como también nuestras alegrías, ahí estamos y rezamos por nuestro pueblo, por el oratorio, por los enfermos. A veces me cuesta seguir, trabajo todos los días fuera de mi casa, tengo una hija de 12 años, María Paz, y un hijo de 3 años, Joaquín Enrique, ellos forman parte de mis grandes tesoros, tengo un papá enfermo y es mi otro hijo, cuidarlo, ir a verlo, sacarlo a médico, preparar su remedios, bañarlo, van llenando, tapando mi vida y siempre estoy acelerada, atrasada, agotada, yo no sé como Enrique, mi esposo, tolera esta esposa agotada y llena de actividades, que es más mamá, funcionaria e hija, que esposa, él es un regalo de Dios y Dios quiera que siempre me acompañe.

De pronto el Hermano Cristian Navarrete en sus visitas a Lastarria, nos empieza a contar de esta idea de que las Señoras harán una misión, y luego empiezo a recibir llamadas de María Paz, Asesora de Señoras de Santiago, de cómo se va plasmando y concretando la misión, hasta que me llama para invitarnos a que estemos unidas espiritualmente porque el día 11 de Mayo de 2004, a las 18;00 horas, nuestro Padre Fundador celebrará la Santa Misa del envío de la Misión de la Rama de Señoras y que ellas llegarán a Lastarria el día 15 de Mayo, que el hermano Cristian las estará acompañando...

Yo no encontraba forma de cómo poder organizar bien la recepción, la estadía, (mis Señoras están en su mayoría enfermas y por la edad no pueden asumir muchas responsabilidades), Sra. Inés tenía un compromiso familiar, no estaría acá, pero así y todo ellas venían, el Hermano recibió el importante apoyo de la Hermana María Irene Jara, quien facilitó para las Señoras una casa, hicimos reunión y se fue organizando todo, Señora Inés suspendió su compromiso familiar y unidas tratamos de estar lo mejor posible para recibir estas misioneras.

Llegaron el 15 de Mayo estas seis Señoras: Isabel Margarita, Jefa de la Misión; Gladys Silva; Lorenza Muñoz; Mariana Orellana; Vicky Villalobos, y; Alicia Pérez Concha. Estas Señoras llegaron interrumpiendo el silencio de Lastarria, hablaban como loras, menos Mariana, ella estaba calladita, pensé de inmediato es melancólica, en cambio las otras revolucionaban todo, fue lindo.

El Sábado 15, aparte de otras actividades, hicimos nuestra reunión de 15;00 a 17;40 horas aprox., UDS., se imaginarán el por qué se extendió más el horario, y empezamos a despertar y ver que estábamos mas invadidas por estas alegres Señoras.

Pero, el Domingo estas osadas Señoras, seguramente hablaron con el Seminarista que iba a celebrar el culto dominical, porque cuando llegué al templo tenían adelante en un altar puesta la Imagen de la Madre Peregrina, me sorprendí y me dije, estas Señoras se las traen... Esto no fue todo, pasaron adelante, se presentaron, informaron de la misión que estaban cumpliendo y de pronto empiezan a hablar del Oratorio Mariano Fundado por el Padre Sergio Mena González, que ellas ofrecían a la comunidad de Lastarria la Imagen de la Madre Peregrina..., pero grande fue mi sorpresa cuando Isabel Margarita dijo: ... quien queda a cargo de esta Misión es la Sra. Sylvia Burgos..., fue como si me hundieran, me tiraron, me lanzaron al mar, donde las olas pegan fuerte, donde hay frío y tormentas..., por qué dirán UDS., porque después que se fue el Padre Sergio de Lastarria, yo he quedado como sola con esas fieles Señoras, se me cerraron muchas puertas para trabajar por la Iglesia, y he estado escondida, lo más escondida posible, de incógnita, y es más no quería que nuestro nuevo Sacerdote, el Padre Robinson García, sepa que AMO el Oratorio, que es mi sello de vida, y ya no había nada que hacer, abracé a mi hijito, lo besé y me dije: "Madre, así eres Tú"... Siempre te las ingenias para buscarme y lanzarme... yo me quiero correr, quiero ocultar al máximo el Oratorio en Lastarria, pero Tú sabes hacer las cosas...

 

Luego fue la ceremonia de la entrega de la Imagen de la Madre Peregrina con todo el material necesario, en el Oratorio de Lastarria, con la presencia del Hermano Cristian y la Hermana María Irene, nos comprometimos junto a las Señoras de Lastarria salir adelante, fue todo hermoso, sencillo, especial, y como estas Señoras todas son mamás, no sé como clausuraron todo este regalo espiritual, repartiendo unas deliciosas empanadas fritas, dónde las tenían, no sé, pero así fue.

Estas misioneras visitaron varias casas en Lastarria, llevando oración, compartiendo la fe, dando fuerzas a algunas Señoras enfermas que ya no están en el grupo y compartiendo con personas que conocieron el trabajo del Padre Sergio cuando él fue nuestro Sacerdote.

Hoy es Lunes 17, estoy en mi trabajo, llena de gozo, el compartir con las Señoras, ver el entusiasmo, la entrega, el testimonio, quedé contagiada, es más llena de ganas de luchar, de emprender una nueva etapa de mi vida espiritual con la Madre del Oratorio, con Jesús, con el Padre Dios. Para mí esto de que me lanzaron al mar, de tener que enfrentar situaciones, es un nuevo llamado, un renovarme, un asumir este nuevo desafío, creo que siento dentro del oratorio un nuevo espacio para mí, que tengo mucho que hacer, que no estoy sola, que debo buscar más a Dios, que debo retomar muchas cosas y tocar puertas para que alguien me ayude en mi vida espiritual así tal cual soy con defectos y virtudes, escribir mi bitácora y comprendí que la Madre me llama, que no duerma, que luche, hay mucho trabajo y del bueno.

Necesitamos de vuestra oración, al Padre Sergio y a los Sacerdotes Marianos les pedimos sus especiales bendiciones, como también nosotros rezaremos por toda esta Gran Familia del Oratorio Mariano.

"Gracias Señor, Gracias Madre".

 

Sylvia Burgos Navarrete

Casilla 557 – Gorbea.

Mayo 17 de 2004.