Novena de la radicación

 

1º día

 

 

 

En el nombre del Padre +, y del Hijo + y del Espíritu Santo +, con la Madre de nuestro Oratorio, en la espera de Belén. Amén.

1.- Canto inicial: Construimos primero

2.- Oración Introductoria:

Querida Madre y Reina nuestra, Reina del Oratorio Central; la Iglesia nos ha enseñado por los Sumos Pontífices, que no puede sucumbir eternamente aquel a quien ayuda y toma bajo su protección la Santísima Virgen María, principalmente en el crítico momento de la muerte. Por eso con tanta fe te repite tu Pueblo fiel, esperando la Navidad, que ruegues por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte. Aprópiate del lugar del Oratorio Central, cada vez más y más. Si hasta por medio de un laico y hasta un pagano, como era Ciro, el Señor quiso empezar la reconstrucción de su templo, no te olvides de apoderarte de nuestro Oratorio. Recuerda que la Iglesia desde los tiempos de San Ireneo creía que tú has sido constituida causa de salvación para todo el género humano, porque nos conectas plenamente con Jesucristo, el Niño de Belén, el Único Salvador". Amén.

3.- Lema motivador: Desde los comienzos hubo un deseo y un empeño que la Madre se quedara en el lugar donde está el Oratorio.

4.- Pequeña explicación:

Faltan nueve días para que se cumpla esa fiesta de alegría, que significa que el Oratorio Mariano cuenta con la presencia de la Madre y Reina Santísima, no solo en la Imagen Sagrada, sino que el mismo lugar se ha hecho un lugar santo. Era el deseo desde un principio del fundador, que había leído tantas veces en la Biblia: ¡Qué alegría cuando me dijeron, vamos a la casa del Señor! Darle una casa, darle un lugar a María era el anhelo más intenso, que nadie podría quitarle...

5.- Texto bíblico:

"Tú sabes bien que mi padre David no pudo

construir una Casa para el Nombre del Señor, su

Dios, a causa de las guerras en que se vio

envuelto, hasta que el Señor puso a todos sus

enemigos bajo la planta de sus pies.

Pero ahora el Señor, mi Dios, me ha dado la paz

en todas mis fronteras: ya no hay adversarios ni

contratiempos.

Por eso he pensado edificar una Casa para el

Nombre del Señor, mi Dios, conforme a lo que dijo

el Señor a mi padre David: "Tu hijo, el que yo

pondré sobre tu trono en lugar de ti, será el que

construirá la Casa para mi Nombre".

6.- La Iglesia nos enseña:

 

 

 

Un especial carisma como verdadero apóstol del Rosario tuvo también el Beato Bartolomé Longo. Su camino de santidad se apoya sobre una inspiración sentida en lo más hondo de su corazón: « ¡Quien propaga el Rosario se salva! » Basándose en ello, se sintió llamado a construir en Pompeya un templo dedicado a la cVirgen del Santo Rosario colindante con los restos de la antigua ciudad, apenas influenciada por el anuncio cristiano antes de quedar cubierta por la erupción del Vesuvio en el año 79 y rescatada de sus cenizas siglos después, como testimonio de las luces y las sombras de la civilización clásica (SS.JP II, Rosarium Virginis Mariae nº 8)

7.- Tradiciones del Oratorio Mariano:

Nos dice un texto de nuestro fundador, de 1996, una charla del 29 junio 1996, en el Colegio SSCC Alameda. "Lo que explica nuestro Oratorio Mariano es la presencia santa de María Sma., la Madre del Pueblo, en el Oratorio Mariano Central y en los otros oratorios de él dependientes. Sin el Oratorio Mariano nuestro movimiento deja de tener sentido propio, pierde su razón de ser. El centro de nuestra espiritualidad se basa en la presencia de Jesús en la Iglesia: Se basa en la fe de la Iglesia: "Sin Mí no pueden hacer nada", dice Jesús. (Jn.15,5). "Como la rama no puede dar frutos si no permanece unida a la parra, así ustedes si no permanecen en Mí"(Jn.15,4). Sin Jesús no podemos hacer nada que lleve a la vida eterna. La autoeducación no será más que un intento ilusorio que nunca se transformará en autosantificación, como nuestro segundo Desafío lo establece perpetuamente para el Oratorio Mariano. Por eso sin Jesús, lo repetimos con porfía, sin Jesús no podemos hacer nada.-

8.- Oración final:

Ver última página

2º día

En el nombre del Padre +, y del Hijo + y del Espíritu Santo +, con la Madre de nuestro Oratorio, en la espera de Belén. Amén.

1.- Canto inicial: Bendita eres María porque creíste al Señor

2.- Oración Introductoria:

Como en el 1º día.

3.- Lema motivador: Que nada pueda sacar a la Madre de su acción en el lugar mismo del Oratorio.

4.- Pequeña explicación:

La Imagen Sagrada que está en el centro de nuestra espiritualidad, no puede quedarse en cualquier parte: necesita un santuario, necesita ubicarse en un lugar y un altar propio del culto y veneración. Por eso es que tenemos que ser firmemente defensores de su presencia en los oratorios. Es lo que hemos tratado de hacer hasta ahora. Entre todos los oratorios, ocupan un lugar muy especial aquellos donde se ha hecho una radicación.

5.- Texto bíblico: Esdras 1,3-5

"Así habla Ciro, rey de Persia: El Señor, el

Dios del cielo, ha puesto en mis manos todos los

reinos de la tierra, y me ha encargado que le

edifique una Casa en Jerusalén, de Judá.

Si alguno de ustedes pertenece a ese pueblo, que

su Dios lo acompañe y suba a Jerusalén, de Judá,

para reconstruir la Casa del Señor, el Dios de

Israel, el Dios que está en Jerusalén.

Que la población de cada lugar ayude a todos los

que queden de ese pueblo, en cualquier parte donde

residan, proporcionándoles plata, oro, bienes y

ganado, como así también otras ofrendas

voluntarias para la Casa del Dios que está en

Jerusalén".

Entonces los jefes de familia de Judá y de

Benjamín, los sacerdotes y los levitas, y todos

los que se sintieron movidos por Dios, se pusieron

en camino para ir a reconstruir la Casa del Señor

que está en Jerusalén

6.- La Iglesia nos enseña:

 

 

  En las apariciones de Lourdes, la Señora manifestó el deseo de que en el lugar de las apariciones fuera erigida una capilla y mandó a Bernadette a besar la tierra, como acto de penitencia. El pueblo presente en el lugar también la imitó y hasta el día de hoy, esta práctica continúa. Juan Pablo II es el primer Papa que ha peregrinado a Lourdes, en el año 1983, con motivo del 125 aniversario de las apariciones. Allí celebró la Santa Misa el día 15 de Agosto, afirmando dos veces: "Venimos en peregrinación a Lourdes, donde María dijo a Bernardita: "Yo soy la Inmaculada Concepción" y añadió: "Aquí habló con una simple muchacha de Lourdes, rezó con ella el rosario".

7.- Tradiciones del Oratorio Mariano:

Con ocasión del Primer Desafío, no era tan decisivo el lugar donde quedara la imagen del Oratorio Central. Pero con el tiempo se fue haciendo notar, que la Madre Santísima también quería que le aseguráramos el lugar. El 23 de diciembre de 1987, después del terremoto de marzo del 85, nos vimos obligados a demoler la casa, ante el peligro de derrumbes; se hizo el Acta de Radicación, donde dejábamos de modo espiritual y definitivo la imagen en la casa de Sazié, que en esa oportunidad debíamos abandonar para demoler y después volver a construir. Finalmente se edificó el Oratorio Central y la segunda parte del Acta de Radicación se hizo efectiva el 29 de junio de 1989, que correspondía a la fecha del Primer Desafío; en esa oportunidad se trajo definitivamente la Imagen Sagrada de la Madre (la del Desafío) al Oratorio Central, recién construido. Estos dos momentos históricos constituyen la Quinta Piedra Fundacional.

8.- Oración final:

Ver última página.

 

3º día

En el nombre del Padre +, y del Hijo + y del Espíritu Santo +, con la Madre de nuestro Oratorio, en la espera de Belén. Amén.

1.- Canto inicial:Apareció en el cielo

2.- Oración Introductoria:

Como en el 1º día.

3.- Lema motivador: La Madre quiere que la ayudemos a establecerse en el Oratorio en forma firme e inamovible. ¿Nos desentendemos?

4.- Pequeña explicación:

No podemos desentendernos de las cosas de nuestra Madre y Reina. En el fondo, no tomarla en cuenta en sus deseos tan firmes que nos ha manifestado, equivale a negarla. Ciertamente no queremos negarnos a Ella, que nos dice: amo a los que me aman y me buscan. Es la voluntad de Ella que la ayudemos a establecerse más y más en nuestros oratorios. Ojalá que en muchos ya pudiera haber radicación. Para que esto funcione es necesario construir los templos vivos que somos cada uno de nosotros. Lo hacemos con autosantificación junto a la familia de Belén.

5.- Texto bíblico: 1 Corintioa 3,4-11

Cuando uno dice: "Yo soy de Pablo", y el otro:

"Yo de Apolo", ¿acaso no están procediendo como lo

haría cualquier hombre?

Después de todo, ¿quién es Apolo, quién es

Pablo? Simples servidores, por medio de los cuales

ustedes han creído, y cada uno de ellos lo es

según lo que ha recibido del Señor.

Yo planté y Apolo regó, pero el que ha hecho

crecer es Dios.

Ni el que planta ni el que riega valen algo,

sino Dios, que hace crecer.

No hay ninguna diferencia entre el que planta y

el que riega; sin embargo, cada uno recibirá su

salario de acuerdo con el trabajo que haya realizado.

Porque nosotros somos cooperadores de Dios, y

ustedes son el campo de Dios, el edificio de Dios.

Según la gracia que Dios me ha dado, yo puse

los cimientos como lo hace un buen arquitecto, y

otro edifica encima. Que cada cual se fije bien de

qué manera construye.

El fundamento ya está puesto y nadie puede

poner otro, porque el fundamento es Jesucristo.

6.- La Iglesia nos enseña:

En la aparición de Guadalupe, junto al cerrito Tepeyac, en México, la Santísima Virgen le encomienda al indio Juan Diego, la tarea de comunicarle al Obispo, para que le construya una Iglesia en ese lugar. "Oye esto hijo mío el más pequeño, ten por cierto que son muchos mis servidores y mensajeros, a quienes puedo encargar que lleven mi mensaje y hagan mi voluntad. Pero es muy necesario que tú personalmente vayas y hables de esto, y que precisamente por tu mano se cumpla mi voluntad. "Mucho te ruego, hijo mío el más pequeño y con toda energía te mando que precisamente vayas otra vez mañana a ver al Obispo. Y en mi parte hazle saber, hazle oír bien mi voluntad, para que haga mi casa que le pido. Y otra vez dile que yo en persona, la siempre Vírgen María, la Madre de Dios, te envía."

7.- Tradiciones del Oratorio Mariano:

Decíamos en la "Charla del 29 junio 1996, en el Colegio SSCC Alameda" que por María Santísima vamos a Jesús: "Es doctrina permanente de la Iglesia que María nos lleva a Jesús. Es el camino más seguro, más rápido y más perfecto para llegar a Jesús. Además, significa cumplir la voluntad de Jesús implícita en su testamento:"Discípulo, esa es tu Madre..."(Jn.19,27). Se basa en que el Señor estará presente en su Iglesia hasta el fin del mundo: "Estaré todos los días hasta el fin del mundo"(Mt.28,20). Por eso, por María nosotros nos unimos con Jesús que está siempre presente en su Iglesia hasta el fin del mundo.

8.- Oración final:

Ver última página.

4º día

En el nombre del Padre +, y del Hijo + y del Espíritu Santo +, con la Madre de nuestro Oratorio, en la espera de Belén. Amén.

1.- Canto inicial:Madre, quédate en nuestro Oratorio

2.- Oración Introductoria:

Como en el 1º día.

3.- Lema motivador: En todos los oratorios está inscrito un cierto anhelo de tener radicación definitiva.

4.- Pequeña explicación:

Es que la Madre del Señor siempre ha tenido esta fórmula; ya lo veíamos ayer, en Guadalupe, cuando recién empezaba la evangelización de los pueblos de América. Le pide al indio Juan Diego, Quauhtlatoatzin, que le diga al Obispo que le construya un templo, para que se manifiesten las glorias de María. Es decir un lugar estable, permanente, de la acción de María Santísima. Por eso, nosotros sus hijos debemos preocuparnos de sus oratorios.

5.- Texto bíblico: Génesis 28,11

De pronto Jacob llegó a un lugar, y se detuvo en él

para pasar la noche, porque ya se había puesto el

sol. Tomó una de las piedras del lugar, se la puso

como almohada y se acostó allí.

Entonces tuvo un sueño: vio una escalinata que

estaba apoyada sobre la tierra, y cuyo extremo

superior tocaba el cielo. Por ella subían y

bajaban ángeles de Dios.

Y el Señor, de pie junto a él, le decía:

«Yo soy el señor, el Dios de Abraham, tu padre, y

el Dios de Isaac. A ti y a tu descendencia les

daré la tierra donde estás acostado.

Tu descendencia será numerosa como el polvo de

la tierra; te extenderás hacia el este y el oeste,

el norte y el sur; y por ti y tu descendencia, se

bendecirán todas las familias de la tierra.

Yo estoy contigo: te protegeré dondequiera que

vayas, y te haré volver a esta tierra. No te

abandonaré hasta haber cumplido todo lo que te prometo».

Jacob se despertó de su sueño y exclamó"

"¡Verdaderamente el Señor está en este lugar, y yo

no lo sabía!".

Y lleno de temor, añadió: "¡Qué temible es este

lugar! Es nada menos que la casa de Dios y la

puerta del cielo".

6.- La Iglesia nos enseña:

El Catecismo nos enseña, que los templos, como lugares estables, son necesarios en nuestro itinerario de vida cristiana. Nos enseña en el nº 1197: Cristo es el verdadero Templo de Dios, "el lugar donde reside su gloria"; por la gracia de Dios los cristianos son también templos del Espíritu Santo, piedras vivas con las que se construye la Iglesia. Pero el Catecismo no suprime, por esto la necesidad de templos. En el nº 1198, nos enseña. "En su condición terrena, la Iglesia tiene necesidad de lugares donde la comunidad pueda reunirse: nuestras iglesias visibles, lugares santos, imágenes de la Ciudad Santa, la Jerusalén celestial hacia la cual caminamos como peregrinos. nº1199. En estos templos, la Iglesia celebra el culto público para gloria de la Santísima Trinidad; en ellos escucha la Palabra de Dios y canta sus alabanzas, eleva su oración y ofrece el Sacrificio de Cristo, sacramentalmente presente en medio de la asamblea. Estas iglesias son también lugares de recogimiento y de oración personal.

7.- Tradiciones del Oratorio Mariano:

El Oratorio Central ha nacido con esta necesidad espiritual, de constituirse en santuario: primero en la Imagen y después en el mismo lugar. Esto se extiende en cierta forma también a los demás oratorios. Dice el 1º Cuatrimestre: "Por eso, mirando nuestra propia historia de vida ¿no surge el claro imperativo de "no temer" "abrir las puertas a María Santísima la Madre del Oratorio Mariano"? ¿No llegamos a radicarnos, a echar raíces en el Oratorio, como lugar santo al que vamos peregrinando durante este tiempo del primer cuatrimestre? La fe nos urge a no postergar los compromisos inherentes a la llamada; a Dios no se le deja esperando (Cfr. 1º Cuatrimestre nº 22).

8.- Oración final:

Ver última página.

5º día

En el nombre del Padre +, y del Hijo + y del Espíritu Santo +, con la Madre de nuestro Oratorio, en la espera de Belén. Amén.

1.- Canto inicial: Sí, Madre mía sí.

2.- Oración Introductoria:

Como en el 1º día.

3.- Lema motivador: Ya en el Oratorio Central se ha cumplido el anhelo de la radicación definitiva.

4.- Pequeña explicación:

 

El Oratorio Central ha tenido ya el privilegio de poder tener no solamente una Imagen de gracia sino la seguridad y estabilidad del lugar. Pero no debe quedarse ahí, el Oratorio para poder crecer en forma madura, necesita la radicación y perpetuidad típica de los santuarios, que evocan la eternidad del Santuario Celestial.

5.- Texto bíblico: Esdras 5,1-2

Entonces el profeta Ageo y el profeta Zacarías,

hijo de Idó, comenzaron a profetizar a los judíos

de Judea y de Jerusalén, en nombre del Dios de

Israel que velaba sobre ellos.

Al oírlos, Zorobabel, hijo de Sealtiel, y Josué,

hijo de Josadac, se decidieron a reanudar la

construcción de la Casa de Dios que está en

Jerusalén, acompañados por los profetas de Dios

que los apoyaban.

En ese mismo tiempo, Tatnai, gobernador de la

región de este lado del Eufrates, Setar Boznai y

sus colegas fueron a verlos y les preguntaron:

"¿Quién les dio la orden de edificar esta Casa y

Jerusalén están en ruinas y sus puertas han sido

incendiadas".

6.- La Iglesia nos enseña:

En el Catecismo nos enseña (n° 756): «También muchas veces a la Iglesia se la llama construcción de Dios. El Señor mismo se comparó a la piedra que desecharon los constructores, pero que se convirtió en la piedra angular. Los apóstoles construyen la Iglesia sobre ese fundamento, que le da solidez y cohesión. Esta construcción recibe diversos nombres: casa de Dios en la que habita su familia, habitación de Dios en el Espíritu, tienda de Dios con los hombres (Ap 21, 3), y sobre todo, templo santo. Representado en los templos de piedra, los Padres cantan sus alabanzas, y la liturgia, con razón, lo compara a la ciudad santa, a la nueva Jerusalén.

7.- Tradiciones del Oratorio Mariano:

Llegamos a la conclusión que había que trasladar momentáneamente el Oratorio Central de Sazié a Carrera, pero prometíamos que el Oratorio Mariano debía volver a Sazié para radicarse definitivamente en este lugar (Cfr. Carta. Junio de 1990 nº 35).

8.- Oración final:

Ver última página.

6º día

En el nombre del Padre +, y del Hijo + y del Espíritu Santo +, con la Madre de nuestro Oratorio, en la espera de Belén. Amén.

1.- Canto inicial: Una cosa es muy cierta ...

2.- Oración Introductoria:

Como en el 1º día.

3.- Lema motivador: La modalidad que la Madre ha pedido para que se diera la radicación incluye las cuatro piedras fundacionales anteriores.

4.- Pequeña explicación:

No salió la 5ª piedra fundacional sin una acción preparatoria de la gracia. Las cuatro piedras fundacionales pusieron un enmarcamiento en donde se debe dar la radicación. No puede haber radicación sin grupos marianos y la Imagen Sagrada correspondiente, con personas que quieren tomar en serio la santidad de vida y el plan de vida sacrificado en que se constituye el tercer desafío. Es necesario que antes de la radicación haya una conciencia e impulso misionero correspondiente. Después de eso ya está preparado el ambiente para una radicación.

5.- Texto bíblico: Nehemías 2,1-5

En el mes de Nisán, el año veinte del rey Artajerjes,

siendo yo encargado del vino, tomé vino y se

lo ofrecí al rey. Como nunca había

estado triste en su presencia,

el rey me preguntó: "¿Por qué tienes esa cara

tan triste? Tú no estás enfermo. Seguramente hay

algo que te aflige". Yo experimenté una gran turbación,

y dije al rey: "¡Viva el rey para siempre! ¿Cómo

no voy a estar con la cara triste, si la ciudad

donde están las tumbas de mis padres se encuentra

en ruinas y sus puertas han sido consumidas por el fuego?".

El rey me dijo: "¿Qué es lo que quieres?" Yo me

encomendé al Dios del cielo,

y le respondí: "Si es del agrado del rey y tú

estás contento con tu servidor, envíame a Judá, a

la ciudad donde están las tumbas de mis padres,

para que yo la reconstruya".

6.- La Iglesia nos enseña:

 

En la séptima aparición de Lourdes, la Santísima Virgen le dijo a Sta. Bernardita: "Y ahora, hija mía, ve a decir a los sacerdotes que aquí, en este lugar, debe levantarse un Santuario, y que a él debe venirse en procesión". Bernardita se dirigió inmediatamente hacia la Iglesia a darle el mensaje al Párroco.

7.- Tradiciones del Oratorio Mariano:

El Oratorio Central ya no se muda nunca más después de este acto con que te llamamos con ocasión de la Navidad del Año Mariano, a establecerte en medio de nuestra pobreza y desvalimiento. Es un Pacto contigo en el lugar, no solamente con la imagen (principalmente) sino también con el lugar (secundariamente...) por eso construir nuestro Oratorio Mariano en el lugar de su Radicación será una exigencia secundaria pero perteneciente esencialmente al núcleo de la espiritualidad del Oratorio Mariano "Construimos primero nuestro Oratorio Mariano, después vendrá lo demás..."

8.- Oración final:

Ver última página.

7º día

En el nombre del Padre +, y del Hijo + y del Espíritu Santo +, con la Madre de nuestro Oratorio, en la espera de Belén. Amén.

1.- Canto inicial: Bendita sea tu pureza

2.- Oración Introductoria:

Como en el 1º día.

3.- Lema motivador: Con la radicación estamos tocando el centro de nuestra espiritualidad.

4.- Pequeña explicación:

 

 

 

El Espíritu Santo reparte sus dones y carismas en toda la Iglesia. Nosotros hemos recibido el carisma oratoriano, es decir, no podemos concebir nuestra espiritualidad sin hacer expresa referencia a nuestra Madre Santísima no solo en una Imagen Sagrada, sino además en un Lugar de oración, un santuario.

5.- Texto bíblico: Sal 122,1-4

¡Qué alegría cuando me dijeron:

"Vamos a la Casa del Señor"!

Nuestros pies ya están pisando

tus umbrales, Jerusalén.

Jerusalén, que fuiste construida

como ciudad bien compacta y armoniosa.

6.- La Iglesia nos enseña:

En el Catecismo, nº 1197, el Magisterio nos aclara que: "Cristo es el verdadero Templo de Dios, «el lugar donde reside su gloria»; por la gracia de Dios los cristianos son también templos del Espíritu Santo, piedras vivas con las que se construye la Iglesia".

7.- Tradiciones del Oratorio Mariano:

La modalidad que vemos que la Madre ha pedido para que se diera la radicación incluye la historia anterior con sus cuatro piedras fundacionales anteriores y una situación de demolición que detonó accidentalmente hasta llegar al momento de la promesa de radicar el Oratorio en su lugar y posteriormente su cumplimiento respectivo. Seguramente habrá otras radicaciones, pero no antes que se den las cuatro piedras fundacionales anteriores (Cfr. Ch. 29/06/90 nº 21).

8.- Oración final:

Ver última página.

8º día

En el nombre del Padre +, y del Hijo + y del Espíritu Santo +, con la Madre de nuestro Oratorio, en la espera de Belén. Amén.

1.- Canto inicial: Madre, protege a tu pueblo

2.- Oración Introductoria:

Como en el 1º día.

3.- Lema motivador: El Oratorio Central ya no se muda nunca más después de este acto de radicación.

4.- Pequeña explicación:

No se trata de una majadería, de querer compararse al Templo de Jerusalén, o a la gruta de Lourdes, y los santuarios marianos insignes. Se trata de una fidelidad a la fe que tenemos que Ella se ha manifestado en este lugar y que su voluntad es tener un lugar fijo y consagrado para siempre.

5.- Texto bíblico: Sal 137,4-7

¿Cómo podíamos cantar un canto del Señor

en tierra extranjera?

Si me olvidara de ti, Jerusalén,

que se paralice mi mano derecha;

que la lengua se me pegue al paladar

si no me acordara de ti,

si no pusiera a Jerusalén

por encima de todas mis alegrías.

6.- La Iglesia nos enseña:

El Catecismo valoriza en la piedad popular, la existencia de lugares sagrados, en el nº 1674 nos enseña: "Religiosidad popular. El sentido religioso del pueblo cristiano ha encontrado, en todo tiempo, su expresión en formas variadas de piedad en torno a la vida sacramental de la Iglesia: tales como la veneración de las reliquias, las visitas a santuarios, las peregrinaciones, las procesiones, el vía crucis, las danzas religiosas, el rosario, las medallas, etc."

7.- Tradiciones del Oratorio Mariano:

Estamos tocando el centro de nuestra espiritualidad: El próximo año 1991, se cumplen veinte años de la fundación del Oratorio Mariano. Lo que explica nuestro Oratorio Mariano es la presencia santa de María Sma., la Madre del Pueblo, en el Oratorio Mariano Central y en los otros oratorios de él dependientes. Sin el Oratorio Mariano nuestro movimiento deja de tener sentido propio, pierde su razón de ser (Cfr. Carta. Junio de 1990 nº 23).

8.- Oración final:

Ver última página.

9º día

En el nombre del Padre +, y del Hijo + y del Espíritu Santo +, con la Madre de nuestro Oratorio, en la espera de Belén. Amén.

1.- Canto inicial:Himno del Oratorio

2.- Oración Introductoria:

Como en el 1º día.

3.- Lema motivador: Niñito Jesús del Adviento: Haz que la Madre se quede no solamente en la Imagen de gracia del Oratorio sino también en el Lugar, haciéndolo un lugar santo y de peregrinación.

4.- Pequeña explicación:

La acción sobre la Imagen en primer lugar sucedió ya en el Tepeyac. Fue la Imagen impresa en la tilma del indio Quauhtlatoatzin, San Juan Diego, la primera manifestación que cautivó al pueblo mexicano, convirtiendo en menos de 20 años a 9 millones de indígenas impermeables a la fe europea, que les había arrebatado el dominio de su patria. Pero también, quedó muy en claro que Ella había pedido la edificación de un santuario, un lugar santo. En el Oratorio Mariano primero fue la Imagen y después, con los años el lugar, siempre procurado, pero con mucha dificultad pudo darse una radicación.

5.- Texto bíblico: Deuteronomio 10,8.11

Entonces el Señor puso aparte a la tribu de Leví

para que transportara al Arca de la Alianza del

Señor, para que estuviera en su presencia y lo

sirviera, y para que bendijera en su Nombre, como

lo ha venido haciendo hasta ahora.

El Señor me dijo: "Ve ahora mismo a ponerte al

frente del pueblo, para que entren a tomar

posesión de la tierra que juré dar a sus padres".

6.- La Iglesia nos enseña:

Nos explica el Catecismo, en el nº 2691, "Los santuarios son, para los peregrinos en busca de fuentes vivas, lugares excepcionales para vivir en comunión con la Iglesia las formas de la oración cristiana".

7.- Tradiciones del Oratorio Mariano:

Acta de Radicación: "Madre Santísima, Madre del Oratorio Mariano, Madre del Pueblo de Dios, radícate en nuestro Oratorio Central de Sazié para siempre, y nosotros respaldaremos tu radicación, esforzándonos por construir los templos vivos que somos cada uno, y por la reconstrucción material de tu Oratorio Central. Que con tu ayuda podamos preparar un digna morada a la Madre del Pueblo, especialmente de los pobres (Cfr. Carta. Junio de 1990 nº 36)

8.- Oración final:

Ver última página.

 

 

 

 

 

 

 

Oración final

 

Muy amado Niño Jesús, que esperaste encerrado por nueve meses en el seno maternal, amoroso y obediente de María, el tiempo de nacer; e inflamaste en ardientes deseos los corazones de nuestra Madre y Reina, la Santísima Virgen María y de San José, y te ofreciste a Dios Padre por la salvación del mundo, también de tu Oratorio, que ya preveías en lontananza, ten piedad de nosotros.

Danos un regalo de Navidad muy precioso a tu obra del Oratorio en estos quince años. Haz que la Madre se quede no solamente en la Imagen de gracia del Oratorio sino también en el Lugar, haciéndolo un lugar santo y de peregrinación, donde cada vez quede más asegurada la radicación de nuestra Madre.

Sobre todo, Niño Jesús, danos el regalo precioso que el Oratorio se construya firmemente en las piedras vivas de tu Templo, que somos todos nosotros, con toda la Iglesia, en comunión y participación, buscando la Santidad, buscando ser luz y sal de la tierra. Amén.

R. Hazlo por favor, Niño Jesús, ten piedad, por amor a tu Madre y a San José. Avemaría