Sagrado Corazón de Jesús

Oración Inicial

 

Humildemente puesto ante ti, ĦOh Jesús mío! considerando las inefables muestras de amor que has dado y las sublimes lecciones que me enseña continuamente tu Corazón adorable, te pido con humildad la gracia de conocerte, amarte y servirte como fiel discípulo tuyo, para hacerme digno de las gracias y bendiciones, que generoso, concedes a los que de verdad te conocen, aman y sirven. ĦMira, que soy muy pobre, dulcísimo Jesús, y necesito de ti, como el mendigo necesita la limosna que le dan!

ĦMira Jesús que yo soy muy ignorante, soberano Maestro, y necesito tus divinas enseñanzas, para que me ilumines y guíes en mi ignorancia! ĦMira que soy muy débil, todopoderoso amparo de los débiles, y caigo a cada paso y necesito apoyarme en ti, para no desfallecer! Sé todo para mí, Sagrado Corazón, socorro de mi miseria, lumbre de mis ojos, bastón para mis pasos, remedio de mis males, auxilio de toda necesidad.

De ti lo espera todo mi pobre corazón. Tú lo alentaste y convidaste, cuando con los tiernos acentos dices repetidas veces en tu Evangelio: "Vengan a Mí,... Aprendan de Mí,... Pidan, llamen,..." A las puertas de tu Corazón vengo hoy, y llamo, y pido, y espero. De mi corazón te hago, ĦOh, Señor!, firme, decidida y entrega comprometida. Tómalo tú, dame en cambio lo que sabes me ha de hacer una persona buena en la tierra y dichosa en la eternidad. Amén.

 

Oración Final

 

ĦOh Jesús!, te consagro mi corazón, colócalo en el tuyo, pues solo en él quiero vivir y sólo en él quiero amar, en tu Corazón quiero vivir desconocido del mundo y conocido solamente por ti. En este Corazón beberé los ardores del amor que consumirán el mío; en él encontraré la fuerza, la luz, el calor y el verdadero consuelo. Cuando el mío esté desfallecido, él me reanimará, cuando inquieto y turbado, él me tranquilizará.

ĦOh Corazón de Jesús!, haz que mi corazón sea el altar de tu amor; que mi lengua publique tu bondad, que mis ojos estén siempre clavados en tu llaga: que muy especialmente medite tus adorables perfecciones; que mi memoria conserve siempre el precioso recuerdo de tus misericordias; reparación que te ofrecerán nuestras buenas obras, realizadas por amor.

Después de esto, Señor, queremos renovarte, con toda la sinceridad de nuestras almas, la absoluta consagración a tu Divino Corazón. Queremos que sea auténticamente para nosotros "el Camino, la Verdad y la Vida", el Divino Reparador de nuestros pecados y el asilo seguro en la hora de la muerte. Queremos vivir contigo, por ti y para ti, y llegar por este camino a una feliz y eterna glorificación que vendrá de ti.

Aprovechamos, Señor, esta entrega nuestra para pedirte, humildemente, por la Santa Madre Iglesia, por su Santidad el Papa, y toda la Jerarquía que lo acompaña y obedece; por la perseverancia de los justos, la conversión de los pecadores y el acercamiento y unión de los hermanos separados.

De una manera muy especial, te pedimos por nuestra patria, para que sus instituciones se amolden siempre a tus divinas Leyes, que son la mayor garantía de la verdadera justicia y que nos aseguren la paz.

Todo esto, Señor, te lo presentamos y pedimos por medio del Corazón Inmaculado de tu Madre Santísima que, por designio tuyo, es también nuestra Madre y Reina de Chile. Con Ella, estamos seguros de vivir siempre junto a tu Corazón, aquí en la tierra, y alabándote eternamente en el cielo. Así sea.

 

ĦSagrado Corazón de Jesús, bendice nuestra Patria!

ĦSagrado Corazón de Jesús, protege nuestras familias!

ĦSagrado Corazón de Jesús, en ti confío!

(Con licencia de la Autoridad Eclesiástica)