PREDICA DEL DÍA 7 DE JUNIO DE 2004

DIA DE LA 9ª PIEDRA FUNDACIONAL:

ESCLAVITUD MARIANA

. . . . Nosotros tenemos acá una cosa increíble, así como en la historia de las mil y una noches, no es cierto? En una de esas historias sale que había una caverna, que era la guarida de Alí Baba. Este era uno de los cuentos ....le decía a la roca que cerraba la caverna: "Sésamo, ¡ábrete!". Y se abría una roca que hacía las veces de gran portón, por donde entraban galopando Alí Babá y sus cuarenta ladrones, ¿como los Pincheiras, que están de moda hoy? Algo así pasa con esta grabadora. No hay como hacerla funcionar. Lo que más me resulta es invocar a una niñita abortada, cuya foto corrió el mundo por internet. La grabadora tiene el problema de que no anda siempre sino raramente, y cuando se tranca, no hay caso, entonces actúo como Alí Baba; no le digo: "Sésamo, ábrete", pero sí, Ka-tchi-ta, ayúdame. Como están hechas en China estas grabadoras o si no en Japón....... (En este momento se paró la grabadora) ¿Se dieron cuenta de lo que acaba de suceder? A la Madre no le gustó lo que estaba diciendo, quiere que lleve la prédica por otro lado. No lo puedo asegurar absolutamente pero sí me parece que algo no agradó a la Madre Santísima de lo que yo estaba refiriendo.

. . . . Hay que sacar rápidamente la conclusión de lo que acaba de pasar: hay que permanecer de continuo con mucha obediencia a Dios, ¿no es cierto?, con mucha obediencia en todos los detalles de la vida. Uno se ríe porque dice: pero ¿cómo puede ser que funcione esta grabadora que se para de pronto inopinadamente, de puro viejita que está: cerca de treinta años, si no me equivoco? ¿cómo puede ser?, uno implora y resulta, no implora, no resulta, y hace la misma acción física idéntica, pero sin implorar, no anda, implora, la misma acción física y anda, ¿es raro, no es cierto? Es como si Dios me quiere decir: Sí, es muy importante que ustedes recen también por esos niños abortados, porque si sus madres no quisieron ser madres de ellos a lo mejor Dios se los concede como hijos, ¿no?, ¡claro!, ¿por qué no?, por lo menos con Catita Santander, feligresa de mi Parroquia, fallecida con menos de un mes de vida, se nota claramente que es así; falleció recién bautizada y sabemos que como en ella no hubo ningún pecado personal Dios la hizo santa. Catita es santita; pertenece al elenco de los santos de nuestras familias, que se invocan en la liturgia bautismal. (Todos los santos de nuestras familias, rueguen por nosotros).

. . . . Esa niñita china, tirada a la calle, junto a la cuneta de una calle de China, que supe de ella por una secuencia de fotografías que llegó por internet, se la pedí a la Madre, que me la diera retroactivamente, dándole un bautismo de deseo, para que fuera santita, a esa víctima de los infanticidios y abortos frecuentes en China. Yo le puse un nombre, seguro de que Ella me la concedía: Ka-tchi-ta, si es que hay una forma de bautismo de deseo retroactivo. Jesús no solo salvó a los contemporáneos de El, sino para atrás, hasta llegar incluso a Adán y Eva. Sin saberlo a ciencia cierta, lo pedí con toda la fuerza de mi corazón. Me dio tanta ternura cuando se la pedí; me parecía que era la Madre misma que me la entregaba.

. . . . Me recordé de Sta. Teresita del Niño Jesús, que cuando era niña le pidió a Jesús que le diera la salvación de un criminal malísimo e impenitente, que rechazó la confesión hasta el último momento antes de subir al cadalso. El Señor le dio un signo a Sta. Teresita, que El le había aceptado la súplica tan fuerte e insistente. Pranzini, contaba el diario La Croix del día siguiente de la ejecución, había tomado el crucifijo y por tres veces le había besado en las llagas... Yo esperaba que el Señor que todo lo puede hubiera dado el bautismo de deseo a esa niñita tirada inhumanamente junto a una cuneta. Entonces en la práctica significaba que ella pasaba a ser mi primera hija chinita. Pasaba a ser entonces una santita como la Catita, ¿no es cierto? Con mi derecho de padre adoptivo le puse un nombre, el de Catita, aunque por inculturación con un nombre que me sonara a nombre chino: Ka-tchi-ta. Es decir, siguiendo la experiencia de Catita Santander, puedo decir que esa niña es una santita, porque es una bautizada que murió. Está en el Cielo, claramente está en el cielo, nunca cometió un pecado, es inmaculada, limpia de corazón.

. . . . En el evangelio de hoy nos dice Jesús: "dichosos los limpios de corazón porque verán a Dios" (Mt 5,8). Ka-tchi-ta es limpia de corazón; no alcanzó a infectarse con la cultura pagana china, materialista atea, que no concede valor humano a un niño recién nacido, y por eso está bajo la influencia de la cultura de la muerte. Por eso puedo esperar que ella ve a Dios, y si es como creemos que puede existir ese bautismo de deseo, en que también le di un nombre, inspirado en el nombre de una guaguita fallecida recién bautizada. Y con la seguridad de la fe, le pido que me ayude y me ayuda. ¡Qué impresionante! ¿no?, Dios lo hace para que ustedes crean que hay que rezar también por los difuntos no bautizados, no porque el difunto pueda bautizarse después de la muerte, como lo hacen los mormones, sino para rezar retroactivamente, para que el bautismo haya actuado antes de que la mataran. Ya que su mamá natural víctima de una cultura pagana se desentendió, ustedes la asumen como mamás, (hermanas que me escuchan); y ustedes (hermanos que me escuchan) los asumen como padres a esos pobres niños abortivos. Claro, concedo que tengo la ventaja de que yo mismo vi la foto de ella, el bultito, el cadáver tirado en la cuneta. Entonces, ahí la tengo más próxima, pero cuando ustedes sepan de alguien que va a abortar o que abortó, aprovechen de hacerlo. Cuando sepan que hay alguien que tiene dispositivos intrauterinos, todos los meses un hijo nuevo, casi seguro, pidan, recen por él porque Dios actúa. Dios existe y la oración de los fieles es importante delante de Dios, como lo vimos en el caso de Pranzini en la vida de Sta. Teresita. Si uno lo hace por fe, Dios les va a regalar muchos hijos e hijas espirituales adoptivos, número de hijos que jamás habrían podido tener si no fuera porque están consagrados.

. . . . Y eso que experimento con esa niña muerta, esa chinita, es real. También se me enoja de repente cuando no quiere indiscreción, detiene la grabadora y no graba, ustedes se acaban de dar cuenta, lo vieron ustedes con sus propios ojos, bueno me equivoco, mejor decir que me creen que yo les estoy diciendo que se paró la grabadora, porque ustedes no están viendo, pero después estudiando el cassette se van a dar cuenta que el tema se interrumpe.

. . . . Después de esta introducción por lo que acaba de suceder con nuestra grabación, tomo el hilo de nuevo. Hoy día el Señor nos da dos lecciones muy importantes por medio de las lecturas bíblicas en este lunes de la décima semana, un día después del domingo de la Santísima Trinidad: la primera, tomada del primer libro de Reyes capítulo 17, donde Dios alimenta a su hijo, el profeta Elías, porque Ajab se ha portado muy mal, se ha dejado influir nefastamente por una pésima mujer, Jezabel, mala mujer, una mujer inteligente y astuta, pero de cultura pagana, que había por el paganismo llegado a renunciar a la piedad, la justicia, la verdad y todo lo humano. La cultura a veces es nefasta, cuando está inspirada por ideologías y religiones paganas.

. . . . Ella introducía su paganismo sistemáticamente, lo metía sin ningún obstáculo dentro del reinado de Ajab, rey de Israel, del reino del norte y entonces en este pasaje, va Elías tesbita de Galaad, y dice por orden de Dios, que no va a caer rocío ni lluvia, mientras él no lo mande. Y porque es obra de Dios efectivamente la naturaleza climática actúa de tal manera que no cayó rocío ni lluvia mientras él no lo mandó, tres años duró esta atroz sequía.

. . . . El Señor en seguida le dice: huye, ándate al torrente Kerit, no Karit, la Biblia de Jerusalén, por lo menos, dice Kerit, yo le creo más en ese sentido a las traducciones más exactas, más científicas, Kerit, y ahí entonces, ese lugar que estaba al oriente del Río Jordán, ¿dónde queda? No sé, solamente sé que estaba al oriente, y entonces Dios le dice que vaya al torrente, ¿por qué le dice que vaya al torrente?, porque ese es un río torrentoso que tiene agua por mucho tiempo, mucho más tiempo que el resto de los lugares del país, hasta que se va a secar también el torrente Kerit, no va a quedar ni una gota de agua y Dios lo saca de ahí y se lo lleva para otro lado, emigra de nuevo, pero él no puede hablar mientras Dios no le diga: ¡ahora!

. . . . Como me sucedió a mí hoy: empiezo a predicar de algo que Dios no quiere y para la grabadora no más, porque es el mismo Dios que hace que la niña china pueda actuar tantas y tantas veces, como Uds. lo han experimentado cuando a cada rato se corta la grabadora y no hay cómo hacerla andar. Es Dios el que hace eso, no es Ka-tchi-ta claro que decimos bromeando que por ser china está más cerca de los japoneses y se mete dentro de la máquina y la hace funcionar. Son cosas que decimos; mientras Elías tesbita no llame a la lluvia, no va a haber lluvia y va a venir una hambruna tremenda y va a caer la majestad de Ajab, va a ser humillada hasta el polvo, porque no tiene cómo darle agua a su pueblo. Todo se seca, los aljibes más antiguos que tenían agua hasta el borde, ve con horror cómo baja el agua, baja, baja, baja, ya no hay agua ni para las bestias ni para los hombres, no hay nada que comer y nada que beber y no solamente para la parte de Palestina, de Samaria, sino que también el norte. Siria, Líbano, todo está en sequía total, un año seco, otro año seco, otro año seco, tres años, prácticamente, ya están todos al borde de la muerte.

. . . . ¿Qué cosa le da el Señor a Elías para sustentarlo?, le manda cuervos, dice el versículo 6, y se lo ha pronosticado desde un principio: "que le va a mandar cuervos para que lo alimenten, y Elías, obedeciendo a Dios, así como la Madre Santísima, esclava del Señor, se hace esclavo del Señor. Elías se va al torrente Kerit, a comer pan y agua, aparentemente, a vivir en una cárcel, pero es obediente a Dios y baja y cumple, hizo lo que el Señor le mandó, nos dice en el versículo 5 y en el 6, entonces dice que llegaron los cuervos, de mañana le traían pan y en la noche le traían carne; en el torrente Kerit tenía agua para beber y tenía, lo deducimos, un lugar de oración tranquilo. Posiblemente debió haber en el torrente Kerit, una cueva donde se habrá alojado y protegido de la intemperie.

. . . . Por algo Dios lo mandó; Dios provee a sus hijos, en forma muy escueta, resumida, lo suficiente para vivir, pero durita, siempre pasionista. "Hizo", yo creo que ahí está lo importante; Elías hizo lo que Dios le mandó que hiciera y nosotros también tenemos que hacer lo que Dios manda, no tenerle miedo a nada, a nada, ni que se tranque la grabadora, que yo no soy técnico en grabación, no tengo idea de qué puede estar pasando aquí, pero obedezco simplemente, solamente obedezco y eso es lo que importa, ¿no es cierto?, volverse esclavos del Señor...tanto, tanto que me está sonando esto de esclavitud mariana ¿no?, tanto me está llamando, como que Dios me está apurando: Sergio, Sergio, esclavitud mariana, así como la Virgen María se hizo esclava mía, hazte tú esclavo de María, hazte esclavo de María, yo creo que por ahí va la cosa ¿no es cierto?

. . . . Bueno, pareciera que estamos muy cerca de una piedra fundacional, porque este es un nuevo torrente, un torrente que Dios va a regalar al Oratorio y una fuerza y un talento extraordinario, si nosotros nos hacemos esclavos de María, como lo hizo San Luis María Grigñón de Montfort, va a llegar al Oratorio una profundidad que no entendemos la grandeza de lo que Dios va a hacer con esto, por eso ¿cuándo?, Dios dirá, el símbolo me suena como que van a ser las cadenas, una cadena, porque ahí, en la cadena va indicado: soy esclavo, esclavo, no esclavo de Satanás, como los góticos y pancks, que andan con tremendas cadenas, sino que esclavo de María y porque esclavo de María, esclavo de Dios, ¡por supuesto! Toda esclavitud con María siempre es una esclavitud con Dios, ¡qué lindo! ¿no? ¡qué hermoso es!.

. . . . Y ahí, entonces, en ese contexto nos da el Señor las bienaventuranzas, ¿cómo ocurre? Es como un nuevo Moisés que sube al Monte y en el Monte, Dios le da la ley, una nueva ley de vida, que sale en el capítulo 5 de San Mateo. Vio una muchedumbre y Jesús subió al monte y desde el monte comienza a predicar ¿y cuál es su predicación?, no es: no hagan esto, no hagan esto otro, como lo hiciera Moisés, sino que dice una recomendación, dice: felices los que ..., y cuáles son los puntos que nos da? En primer lugar da una bienaventuranza en el versículo 3: los pobres en el espíritu ¿y cuál es el premio que les ofrece? De ellos es el reino de los Cielos. Después, en el versículo 4, los mansos, felices los mansos y ¿cuál es la promesa para los mansos?- poseerán la tierra, en cambio los violentos no poseerán, viene otro y les quita lo que adquirieron con violencia. En cambio el que es humilde y sencillo, pacífico que nunca quiere guerra con nadie, ni siquiera le desea un pequeño mal a su adversario, es el manso, pacífico, que poseerá la tierra. La tercera bienaventuranza es: felices los que lloran, es increíble, los que lloran, los que sufren en esta tierra, porque serán consolados, y el consuelo de Dios es tan grande, miren Elías: perseguido de muerte, cómo posee la tierra y como Dios lo consuela en el torrente Kerit, está con él y lo ayuda y lo lleva precisamente a esa humildad a esa sencillez de vida.

. . . . Bueno, entonces ese sería el punto vital, clave, en la entrega de Dios: Él lo quiere, Él lo desea, Él quiere que nosotros seamos pobres, que lloremos en este mundo, y después, felices los que tienen hambre y sed de justicia porque serán saciados, y después, en el versículo 7 dice: felices los misericordiosos ¿por qué? Porque el que es misericordioso, alcanzará misericordia, por eso no hay que ser duro de corazón, nunca seamos duros de corazón con nadie, nadie, nadie, siempre sentir misericordia ante el sufrimiento ajeno, siempre hacernos solidarios con el que sufre, porque seremos entonces misericordiosos, y los misericordiosos van a alcanzar misericordia, porque todos nosotros somos pecadores.

. . . . Yo tengo demás motivos para que el Señor me mande al infierno para siempre, demás motivos, demás, de puras tonteras que he hecho en mi vida, demás para que Dios diga: no sirves para mi reino, quedas excluido, no podrás volver más a Mí.

. . . . El que se fue al infierno no vuelve, es sin vuelta; es una opción que no tiene ninguna posibilidad de cambiarse, como claramente lo deja entrever el pasaje del pobre Lázaro y el rico Epulón. Es un viaje sin retorno.

. . . . Después viene entonces el versículo 8, felices los limpios de corazón, porque verán a Dios, por eso hay que ser puros hermanos, hermanas, no acostumbrarse a la impureza, los ojos se empañan cuando vemos televisión, mucha televisión, entra mucha cosa mundana, frivolidad y hasta inmoralidades de todo tipo, dentro de la cabeza.

. . . . Cuántas veces me encuentro con personas que me hablan del chat y del internet, que han pasado toda una noche metidos en la impureza, por no poder someter bien los programas que se ven en esos medios de comunicación. Por eso hay que estar también dispuestos a cortar con el chat y/o el internet porque si no podemos programarlo bien, nos hará mal, porque ahí navegando, en las aguas del mundo puedo encontrarme con multimedias que no corresponden: que técnicamente son muy valiosos pero no son morales, y desdicen en el campo de nuestra autenticidad. No todo lo que se puede editar es bueno. Por ejemplo: cosas que hacen mal, espectáculos de masacre, de muerte, de odio, rostros espantosos, cosas sexuales en desorden, cosas desorbitadas, ¡nada que ver!, ¿limpio de corazón?, no, no es limpio de corazón, entonces, ¿qué es lo que nos dice la Escritura?, si tu ojo te produce escándalo, córtatelo, porque más vale entrar tuerto al reino de los Cielos que ir con los dos ojos al infierno, y si tu mano te causa escándalo, córtatela, más te vale entrar manco al Cielo que ir con las dos manos al infierno: es fuerte el Señor, de una lógica impecable, (esto está en el capítulo 5 de San Mateo en los versículos 29 y 30). Es fuerte el Señor, fuerte, que se traduce en el radicalismo de la Iglesia, por eso es que yo les digo: radicalismo también de tomar las cadenas, hacerme esclavo de María.

. . . . Ese es el radicalismo, esa es la inteligencia máxima, y tal vez con todo lo que he dicho ya es Piedra Fundacional esto, eso lo dirá el tiempo. Sí, porque si yo he predicado tanto y tanto, y no quedo tranquilo, vuelvo de nuevo al mismo tema, por algo será, pues Dios me está pidiendo una nueva piedra fundacional.

. . . . Hermanos y hermanas, está pidiendo que Él quiere que sus hijos e hijas nos volvamos esclavos del Señor, que nos pongamos simbólicamente cadenas; listo, póngase una cadena al cuello y un anillo en la nariz para que lo lleve la Madre para donde quiera.

. . . . En definitiva eso es lo que hay que hacer, el que hace eso es inteligente, lógico, el máximo de inteligencia. A los ojos del mundo no, por supuesto; ¿dónde está mi libertad?, ¿qué me importa mi libertad?, mi libertad es volverme esclavo del Señor, esa es mi libertad, mi máxima libertad es hacer lo mismo que la mayor de todas las mujeres, la que libremente dijo: He aquí la esclava del Señor, Lc 1, 38, He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según Tu palabra.

. . . . Eso es lo que hay que hacer, eso es radicalismo, eso es ir al fondo del asunto y no quedarse en la superficie. Que Dios nos bendiga, a lo mejor va a ser el día 7 de junio cuando vamos a celebrar la 9ª piedra fundacional, porque he dicho tantas cosas que ahí a lo mejor ya está, Dios dirá si era así o no. Que Dios nos bendiga, nos proteja y nos ayude a ser fieles porque aunque sea en el torrente Kerit nos va a mandar cuervos y nos va a mandar agua y nos lo va a mandar, donde nadie tiene agua, nosotros vamos a tener, donde nadie tiene pan, nosotros vamos a tener pan, hasta pan me llegó a mi, que me dieron los hermanos porque se me había acabado y carne también llega, no falta, aunque estoy enfermo igual me alimento y si no me puedo alimentar por el estómago me alimentaré por sonda y si no puedo por la alimentación por sonda, por intravenosa espiritual, como el Padre Pío, ¿cuántos años se alimentó el Padre Pío sin comer nada? , ¿qué sabe uno lo que va a hacer Dios con nosotros? Dios tiene todos los recursos que existen, me pueden sacar el hígado, el páncreas, todas las cosas que son necesarias para vivir y si le sacan una de esas cosas se muere uno, y a mí tal vez me sacan todas esas cosas y sigo viviendo ¿no? Es que Dios hace lo que quiere, ¿cómo anda esta grabadora? No porque esté buena en sí sino porque Dios quiere. Y si yo hablo lo que Dios no quiere que hable acá, les apuesto que se va a trancar y no habrá forma de hacerla grabar, como ya tantas veces me ha ocurrido.

. . . . Mejor dicho pasa a cada rato, a cada rato pasa eso, hoy mismo me puse a hablar de un tema que Dios no quería, se cortó la grabadora, volví a ponerme en órbita y volvió a andar la grabadora, ¡qué lindo!, por eso, felices, felices los perseguidos, felices los perseguidos, porque de ellos es el reino de los Cielos, felices los que trabajan por la justicia, también por el bien, por la construcción del Reino y ustedes trabajan, son hermanos misioneros, hermanas apostólicas, hermanas misioneras, que trabajan en el mundo ¿no es cierto?, que le ponen empeño, que hacen todo lo posible para que el mundo cambie, y cambia, alrededor de nosotros va cambiando, construyendo la paz, construyendo la justicia; y finalmente en el versículo 11, felices cuando los injurien, los calumnien con toda clase de mentiras, contando cosas malas que ustedes jamás han hecho, y se los van a decir, felices, y ¿cómo termina?, cuando pase todo eso, alégrense y gocen, dice el versículo 12, alégrense y gocen, porque grande es la recompensa que les espera, los futbolistas se empeñan toda una noche luchando para ver si acaso meten un par de goles que le den la victoria a su país, ¿no es cierto? , ¿cuánto rato dura esa victoria?, unos festejos de dos, tres días y se acabó, eso era todo, eso era todo; no luchemos en la vida por un premio que se aja, que se marchita, sino por la corona inmarcesible, que no se puede marchitar, que nos regala el Señor Jesús.

. . . . El que se haga esclavo, libremente esclavo de María, verá lo que va a pasar, qué grande la recompensa que le espera, se vendió a Ella y perdió su libertad, Ella va a disponer y ¿a dónde lo va a llevar Ella? A la santidad, a volverse otro Cristo, Cristo en mí y yo en Él, transfigurado en otro Cristo, sufriente, luminoso, gozoso, pero también glorioso finalmente. . .

. . Que el Señor y la Madre nos bendigan y nos ayuden en el torrente del Kerit, donde nos volvemos esclavos de María, donde le ponemos las manos así, para que ponga las cadenas y nos lleve encadenados de pies y manos al Cielo, en el nombre el Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén.