Guía de las bendiciones de las comidas:

(Va siguiendo el orden del calendario litúrgico en la Oración de las Horas)

Calendario de julio

Jueves 1º Se reza el martes de la 1ª semana (Corresponde al calendario litúrgico)

Domingo 4 a sábado 10 Se reza en la 2ª semana de julio.

Domingo 11 a sábado 17 Se reza en la 3ª semana de julio.

Domingo 18 a sábado 24 Se reza en la 4ª semana de julio.

Domingo 25 a sábado 31 Se reza en la 1ª semana de julio.

Domingo 1 a sábado 7 Se reza en la 2ª semana de agosto

VII. JULIO. Estamos llamados, sorprendentemente llamados, a agarrar firmemente en nuestras manos el relevo de la misión que dejaron grandes misioneros.

A) 1ª SEMANA. María Santísima, la gran misionera, nos promete que la misión saldrá adelante aunque nuestras débiles fuerzas debieran temer el fracaso.

Domingo 1ª Semana de Julio

Mat 28,19 Vayan, pues, y evangelicen a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo

Te adoramos de todo corazón al servirnos estos alimentos. Toda la creación en nosotros, te ama, te adora. Al servirnos los alimentos que son una caricia de tu bondad; nos comprometemos a luchar por la expansión de tu reino de amor. Amén.

Lunes 1ª Semana de Julio

Mt 10,42 « Y todo el que dé de beber tan sólo un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños, por ser discípulo, les aseguro que no perderá su recompensa. »

Te pedimos, Madre y Reina, que nos diste la misión de ir e incendiar el mundo, que al comer nuestros alimentos, lo hagamos como un acto de cariño y solidaridad con nuestros misioneros. Amén.

Martes 1ª Semana de Julio

Lc 19,5-6 Cuando Jesús llegó al sitio donde estaba la higuera, alzando la vista, le dijo: « Zaqueo, baja en seguida; porque conviene que hoy me quede en tu casa. » Se apresuró a bajar y lo recibió con alegría.

Jesús que ibas de pueblo en pueblo llevando la buena nueva, y muchos te invitaban a sus casas para comer con ellos, al servirnos estos alimentos queremos convidar a la Madre y Reina misionera que nos ayude a estar insertos en la misión del Oratorio, que ya no debe extinguirse nunca más. Amén.

Miércoles 1ª Semana de Julio

Lc 1,47-49 Mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque se ha fijado en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán feliz, porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso; Santo es su nombre.

Espíritu Santo, inspirados por ti, alabamos en esta hora de nuestra refección a la Madre y Reina de los Apóstoles. Te rogamos que nos consigas hasta el fin del mundo, la gracia de Jesús para ir e incendiar al mundo. Amén.

Jueves 1ª Semana de Julio

Mc 16,15-16.20 Y les dijo: « Vayan por todo el mundo y proclamen la Buena Nueva a toda la creación. El que crea y sea bautizado, se salvará; el que no crea, se condenará. Ellos salieron a predicar por todas partes, colaborando el Señor con ellos y confirmando la Palabra con las señales que la acompañaban.

María Santísima, en este mes recordamos la gran tarea que le diste al Oratorio de hacer suya la misión dada por Jesús a sus apóstoles; cuánto tenemos que agradecerte por esta gracia que ya vemos en sus frutos; al comer estos alimentos, lo hacemos recordando a nuestros misioneros. Amén.

Viernes 1ª Semana de Julio

Fil 4,6 No se inquieten por nada; antes bien, en toda ocasión, presenten a Dios sus peticiones, mediante la oración y la súplica, acompañadas de la acción de gracias.

Jesús del Gólgota, Jesús de los brazos abiertos, con su sacrificio partió la misión de evangelizar a todo el mundo. Con nuestro sacrificio en esta comida, estamos ayudando a que se alimenten nuestros misioneros y que la Madre Santísima los ayude a superar sus problemas. Amén.

Sábado 1ª Semana de Julio

1Ts 1,8 Partiendo de ustedes ha resonado la Palabra del Señor y la fe de ustedes en Dios se ha difundido no sólo en Macedonia y en Acaya, sino por todas partes, de manera que nada nos queda por decir.

Como la pólvora se enciende y se propaga, así se encienden las diversas regiones del mundo, con la fuerza del evangelio, que forma santos. En esta comida, te pedimos Madre, que tu nombre sea conocido y amado en todas la partes del mundo y que así prorrumpa en cantos y alegres expresiones bendiciendo tu nombre. Amén.

B) 2ª SEMANA. La misión del Oratorio se extiende con opción preferencial por el pueblo compuesto por la gran mayoría, que constituye la clase media popular. Sus grandes protagonistas han de venir del mundo popular.

Domingo 2ª Semana de Julio

Nm 24,5-7 Qué hermosas son tus tiendas, Jacob, y tus moradas, Israel! Como valles espaciosos, como jardines a la vera del río, como áloes que plantó el Señor, como cedros a la orilla de las aguas. Sale un héroe de su descendencia, domina sobre pueblos numerosos. Se alza su rey por encima de Agag, se alza su reinado.

Santísima Trinidad, que todo el pueblo te adore en este domingo, recordando la resurrección del Hijo. Al servirnos con alegría dominical estos alimentos, te suplicamos que venga sobre nosotros la maravilla de tu bendición misionera. Amén.

Lunes 2ª Semana de Julio

Col 1,3. 4,2 Damos gracias sin cesar a Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, por ustedes en nuestras oraciones. Sean perseverantes en la oración, ocupados en ella con acción de gracias.

Te pedimos, Madre Santísima, al recibir con mucha gratitud los alimentos, ahora que empieza la obra de tantos misioneros, que llevan con sacrificio, lejos de sus casas y lejos de su patria, la misión de extender tu obra, que te corones como Reina de la misión. Amén.

Martes 2ª Semana de Julio

Sir 33,17-18 Por la bendición del Señor me he adelantado, y como viñador he llenado el lagar. Miren que no para mí solo me he afanado, sino para todos los que buscan la instrucción.

Jesús, nuestro Señor, Tú nos envías a la viña de tu Pueblo, sobre todo de tu pueblo más sencillo, marginado y pobre, que constituye la gran mayoría del Pueblo: la clase media popular. Nosotros queremos recoger y pisar en tu lagar aunque se tiñan de rojo nuestras vestiduras. Ahora nos preparas con estos alimentos. Amén.

Miércoles 2ª Semana de Julio

2Cro 6,33 Escucha tú desde los cielos, lugar de tu morada, y haz cuanto te pida el extranjero, para que todos los pueblos de la tierra conozcan tu Nombre y te teman, como tu pueblo Israel, y sepan que tu Nombre es invocado sobre esta Casa que yo he construido.

Espíritu Santo, haznos alabar al Padre, con un corazón recto y puro, alabarlo porque se ha dignado enviarnos al pueblo para ayudarlo a alabar al único que merece realmente nuestra alabanza. En esta hora de nuestra refección con María nuestra Madre y Reina del envío resulta más cálida esta alabanza. Amén.

Jueves 2ª Semana de Julio Mt 11,4-5 Jesús les respondió: Vayan y cuéntenle a Juan lo que oyen y ven: los ciegos pueden ver y los cojos andan, los leprosos quedan limpios y los sordos oyen, los muertos resucitan y se anuncia a los pobres la Buena Nueva.

Padre Santo, te agradecemos con el más rendido afecto, que te hayas dignado elegirnos para servir al pueblo humilde y sencillo, tantas veces postergado en hospitales, banquetes, universidades, en la bolsa y en los ministerios del Estado. Al comer nuestro alimento, gracias Padre, por María Santísima, gracias Padre. Amén.

Viernes 2ª Semana de Julio

Dan 3,87 Santos y humildes de corazón, bendigan al Señor, cántenle, alábenle eternamente.

Madre y Reina dolorosa, en esta hora de nuestra refección humilde y austera, vemos a Jesús colgando en el madero de la cruz, porque tiene que salvar a su Pueblo, a esos mil rostros de Cristo que padece y está marginado. Ayúdanos a estar con El en la brecha. Amén.

Sábado 2ª Semana de Julio

Jdt 15,9-10 Llegando ante Judit, todos al unísono la bendijeron diciendo: « Tú eres la exaltación de Jerusalén, tú el gran orgullo de Israel, tú la suprema gloria de nuestra raza. Bendita seas del Señor Omnipotente por siglos infinitos. » Y todo el pueblo respondió: « ¡Amén! »

Jesús, Señor, que coronas a María Santísima como la Madre y Reina de la Iglesia, en esta hora de nuestra refección te recordamos la mayoría del Pueblo, sencillo y marginado pero que grita de todo corazón: "Viva, viva, María". Feliz te aclaman todas las generaciones. Amén.

C) 3ª SEMANA.

Mat 24,45 ¿Quién es el siervo fiel y prudente, a quien el señor puso al frente de su servidumbre para darle la comida a su tiempo?

La práctica evangelizadora de nuestro envío nos hará adecuarnos sabiamente a las necesidades y contingencias de los pueblos. María Santísima enciende en nosotros la fuerza del envío. Amén.

Domingo 3ª Semana de Julio

Jn 4,13-14 Jesús le respondió: Todo el que beba de esta agua, volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para vida eterna.

Santísima Trinidad, nos reúnes en estos momentos junto a la mesa de nuestros alimentos; con la resurrección de Cristo Jesús, nos señalas un alimento mejor que éste que ahora comemos y volvemos a sentir hambre y sed. Nos envías a evangelizar e incendiar al mundo. Amén.

Lunes 3ª Semana de Julio

Mt 26,17 El primer día de los Azimos, los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron: « ¿Dónde quieres que te hagamos los preparativos para comer el cordero pascual? »

Te pedimos Reina Santísima del envío, que nos ayudes a llevar, en forma práctica y metódica la obra de la misión apostólica. Así como la hechura de estos alimentos tiene momentos prácticos muy concretos, así la obra de San Pablo evangelizador y la de todos los misioneros exige preparativos. Amén.

Martes 3ª Semana de Julio

Exo 23,20 He aquí que yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te guarde en el camino y te conduzca al lugar que te tengo preparado.

Oh Espíritu Santo, que nos enciendes en el anhelo de la Evangelización, de tomar el relevo, de llevar el envío. En esta hora de nuestros alimentos, ayúdanos a poner los medios prácticos para que nuestro trabajo misionero no sea una quimera sino una contundente realidad. Amén.

Miércoles 3ª Semana de Julio

Lc 1,45-48 ¡Feliz la que ha creído que se cumplirán las cosas que le fueron dichas de parte del Señor! Y dijo María: Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada.

Madre Santísima, que te alaben los pueblos y que los pueblos te reconozcan como la estrella de la evangelización, la que suscitas entre tus hijos, apóstoles, que proclamen las grandezas que el Señor ha hecho en ti. Al servirnos estos alimentos, te alabamos agradecidos porque a tus enviados nunca nos falta el alimento. Amén.

 

Jueves 3ª Semana de Julio

Jn 6,57-58 Lo mismo que el Padre, que vive, me ha enviado y yo vivo por el Padre, también el que me coma vivirá por mí. Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron sus padres, y murieron; el que coma este pan vivirá para siempre.

Gracias Jesús de la última Cena, que enviaste a tus apóstoles con la fuerza del pan bajado del cielo; al servirnos estos alimentos hechos por manos humanas, haz que podamos ayudar al pueblo a ser agradecido. Es un deber de autenticidad agradecer lo que con tanta fidelidad y misericordia hemos recibido. Amén.

Viernes 3ª Semana de Julio

1Ts 2,9-10 Recuerden, hermanos, nuestros trabajos y fatigas. Trabajando día y noche, para no hacernos un peso a ninguno de ustedes, les proclamamos el Evangelio de Dios. Ustedes son testigos, y Dios también, de cuán santa, justa e irreprochablemente nos comportamos con ustedes, los creyentes.

Madre y Reina Santísima, dulzura de nuestras cruces, tus enviados a evangelizar, recibimos nuestro alimento, no ociosos sino trabajando firmemente con el Desafío, el de la cruz, para que ayudemos a que los pueblos miren a Cristo sacrificado y se transformen en pueblo de Dios, que caminen hacia el alimento que no perece. Amén.

Sábado 3ª Semana de Julio

Dan 3,52 Bendito seas, Señor, Dios de nuestros padres, alabado, exaltado eternamente. Bendito el santo nombre de tu gloria, alabado, exaltado eternamente.

Prorrumpimos en grandes alabanzas y vivas de júbilo, a ti Madre maravillosa en la gracia de Dios, que te nos haces presente este sábado a la hora de la comida. Envíanos, con tu presencia, para ir por el camino, ayudando a que los pueblos te conozcan y por ti a Jesucristo, único salvador. Amén.

D) 4ª SEMANA. Mt 23,27 ¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, pues son semejantes a sepulcros blanqueados, que por fuera parecen bonitos, pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia!

Lo auténtico es aceptar y construir hasta las últimas consecuencias en la línea del envío. No aceptar la llamada del envío es una trampa y una hipocresía

Domingo 4ª Semana de Julio.

Sb 7,22-23 Pues hay en ella un espíritu inteligente, santo, único, múltiple, sutil, ágil, perspicaz, inmaculado, claro, impasible, amante del bien, agudo, incoercible, bienhechor, amigo del hombre, firme, seguro, sereno, que todo lo puede, todo lo observa, penetra todos los espíritus, los inteligentes, los puros, los más sutiles.

Santísima Trinidad, eres purísima, nada inauténtico hay en ti. En este domingo a la hora de los alimentos te adoramos aceptando, sin mentiras y cobardes hipocresías que pueden encallar nuestro envío. Tú nos has enviado a incendiar el mundo. Con la fuerza de esta comida, haz que nos preparemos a cumplir nuestro envío. Amén. (cf Refl.Comid. Domingo 4ª Semana de Julio).

Lunes 4ª Semana de Julio

Is 58,6-7 ¿No será más bien este otro el ayuno que yo quiero: desatar los lazos de maldad, deshacer las coyundas del yugo, dar la libertad a los quebrantados, y arrancar todo yugo? ¿No será partir al hambriento tu pan, y a los pobres sin hogar recibir en casa? ¿Que cuando veas a un desnudo le cubras, y no te apartes de tu semejante?

Te pedimos, Madre Santísima, por todos los pueblos, especialmente por los que se encuentran alejados de tu Hijo. Así como podemos comer estos alimentos, te pedimos que los pueblos alejados y hambrientos de Cristo, tengan suficientes obreros para cumplir el envío. Amén.

Martes 4ª Semana de Julio

1Ts 1,3 Tenemos presente ante nuestro Dios y Padre la obra de la fe de ustedes, los trabajos de su caridad, y la tenacidad de su esperanza en Jesucristo nuestro Señor.

San José, que te sentabas diariamente a la mesa de la familia de Nazaret, para compartir los alimentos, después de haber trabajado como carpintero, ganándote el pan con el sudor de tu frente, junto a María, tu esposa y el Niño Dios, tu Hijo adoptivo; haz que comamos el pan y nuestro alimento después de haberlo ganado en la lucha por cumplir el envío. Amén.

Miércoles 4ª Semana de Julio

Flp 1,21-22 Para mí la vida es Cristo, y la muerte, una ganancia. Pero si el vivir en la carne significa para mí trabajo fecundo, no sé qué escoger...

Te alabamos Espíritu Santo que has suscitado en los corazones de los santos un deseo irresistible y un hambre implacable de misionar y ayudar, que el nombre adorable de mi Jesús, sea más conocido, amado y seguido. Con la sensación de hambre física de esta hora, haz que se encienda también en nosotros el hambre espiritual del envío. Amén.

Jueves 4ª Semana de Julio

Lc 22,15-16 Y les dijo: Con ansia he deseado comer esta Pascua con ustedes antes de padecer; porque les digo que ya no la comeré más hasta que se cumpla en el Reino de Dios.

Jesús, amado Señor, junto a tu Madre, te pedimos sentarnos a la mesa de la última Cena, para que en el símbolo de estos alimentos materiales que calman el hambre física, se manifieste el deseo intenso del Pan del cielo que suscita en nosotros el envío, el fuerte deseo de ayudarte de todos los modos posibles a que tu Madre sea más conocida y amada por los pueblos. Amén.

Viernes 4ª Semana de Julio

Jn 1,29-30 Al día siguiente ve a Jesús venir hacia él y dice: Ese es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo. Este es por quien yo dije: Detrás de mí viene un hombre, que se ha puesto delante de mí, porque existía antes que yo.

Padre Santo, cuanto nos has amado. En el Cordero de Dios sacrificado en el madero de la cruz, vemos cuanta es la fuerza de tu amor misericordioso. Al comer estos alimentos, con pequeños sacrificios y sin represiones, queremos poner todo nuestro empeño para que todos los pueblos te conozcan y te amen. Haz que cumplamos nuestro envío. Amén.

Sábado 4ª Semana de Julio

Mt 2,9 Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y de pronto la estrella que habían visto en el Oriente apareció delante de ellos, hasta que llegó y se detuvo encima del lugar donde estaba el niño. Al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría.

Con todas las arpas y con todas las orquestas, la Iglesia prorrumpe en gritos de alabanzas por María Santísima, la estrella del envío en la evangelización. Por ti nos ha llegado el Verbo de Dios. Al comer nuestros alimentos con tanta alegría, haz que nos reanimen a luchar sin descanso por el cumplimiento del envío. Amén.

 

 

VIII. AGOSTO.

Con María Reina coronada por medio del trabajo intenso de los grupos marianos de autoeducación te pedimos Madre, que consigas que el pueblo poco a poco, se vaya convirtiendo en pueblo de Dios.

A) 1ª SEMANA. Ap 2,3-5 Tienes paciencia: y has sufrido por mi nombre sin desfallecer. Pero tengo contra ti que has perdido tu amor de antes. Date cuenta, pues, de dónde has caído, arrepiéntete y vuelve a tu conducta primera. Si no, iré donde ti y cambiaré de su lugar tu candelero, si no te arrepientes.

Es en el Oratorio, en la imagen de los desafíos donde nace la necesidad imprescindible de luchar por la autoeducación.

Domingo 1ª Semana de Agosto

Lc 24,30.32 Y sucedió que, cuando se puso a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. Se dijeron uno a otro: ¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?

Padre Santísimo de nuestro Señor Jesucristo, nos sentamos a la mesa, como los peregrinos de Emaús y arden nuestros corazones, mientras compartimos los alimentos en unión fraternal. Te adoramos desde lo hondo junto a nuestra Madre; seguiremos luchando por nuestra autoeducación para que permitas que la Madre se quede en nuestro Oratorio, en su imagen bendita de Madre del Pueblo. Amén.

Lunes 1ª Semana de Agosto

Rm 12,9-12 Que la caridad de ustedes sea sin fingimiento... amándose cordialmente los unos a los otros; estimando en más cada uno a los otros; con un celo sin negligencia; con espíritu fervoroso; sirviendo al Señor; con la alegría de la esperanza.

Querida Madre, que te estableces en nuestros oratorios, vemos como la vida bulle por todas partes, como se prolonga con el afán con que empieza la semana. Nosotros también renovamos nuestra alimentación física y espiritual. Al servirnos esta comida, con solidaridad, nos proponemos también luchar por nuestra autoeducación, para que reines en nuestros corazones. Amén.

Martes 1ª Semana de Agosto

Mt 13,55-56 ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? Y sus hermanas, ¿no están todas entre nosotros? Entonces, ¿de dónde le viene todo esto?

San José, obrero de las manos encallecidas, que después de la labor te sentabas a comer con los tuyos; ayúdanos, con nuestra autoeducación, a meternos firmemente en la batalla de cada día por sacar las tareas diarias adelante y sentarnos no ociosos, a compartir el pan de la amistad. Amén.

Miércoles 1ª Semana de Agosto

Dt 10,20-21 Al Señor tu Dios temerás, a él servirás, vivirás unido a él y en su nombre jurarás. El será objeto de tu alabanza y él tu Dios, que ha hecho por ti esas cosas grandes y terribles que tus ojos han visto.

Seas alabado para siempre mi Señor. Mientras compartimos nuestros alimentos, te rogamos que todos nuestros esfuerzos de autoeducación se vuelvan generosamente una alabanza auténtica, con nuestra Madre, a ti Señor creador del universo, protagonista de la historia, que besas cada flor en su belleza. Alabado, eternamente alabado, también en esta comida. Amén.

Jueves 1ª Semana de Agosto

Jn 6,31-32 Nuestros padres comieron el maná en el desierto, según está escrito: Pan del cielo les dio a comer. Jesús les respondió: En verdad, en verdad les digo: No fue Moisés quien les dio el pan del cielo; es mi Padre el que les da el verdadero pan del cielo.

Te agradecemos tanto, buen Jesús, que no solamente nos das, desde los tiempos más remotos, el alimento material para seguir viviendo, sino además el Maná, el Pan vivo bajado del cielo, que eres tú. Ayúdanos a comer estos alimentos, luchando tenazmente por nuestra autoeducación para que la Madre se quede en nuestro Oratorio. Amén.

Viernes 1ª Semana de Agosto

Ga 4,19 ¡Hijos míos!, por quienes sufro de nuevo dolores de parto, hasta ver a Cristo formado en Uds.

Para ponernos a tono, con el sacrificio y pasión de Cristo, haremos hoy viernes, nuevamente un pequeño sacrificio en la comida; con esta firme autoeducación vamos logrando poderosamente poner nuestro respaldo humano para que la Madre y Reina se quede en nuestros oratorios. Amén.

Sábado 1ª Semana de Agosto

Ap 21,2 Y vi la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de estar junto a Dios, engalanada como una novia ataviada para su esposo. Y oí una fuerte voz que decía desde el trono: Esta es la morada de Dios con los hombres.

Reina maravillosa, admirable, llena de fulgor, arrebolada con la luz intensa, que viene de lo alto, blanca Señora vestida de sol, al servirnos nuestros alimentos con hambre y satisfacción, renovamos también nuestra hambre de que no te vayas nunca de nuestras vidas. Con el respaldo de la autoeducación de nuestros grupos, quédate siempre. Amén.