Carta del Hno. Carlos Villanueva Q.

desde el Nordeste Brasileño

 

Tudo Bem!!!

Estoy muy contento de escribirle desde el estado de Maranhão, Brasil, en el Nordeste brasileño, ciudad de Barão de Grajau City. Me siento como en el fin del mundo, impresionado conociendo el Brasil verdadero, probando las frutas tropicales, con un gran calor todo el día (30 todo el tiempo, hasta de noche), durmiendo en hamacas y tomando jugo de coco en coco.

 

Todo el mundo me mira extraño. Nunca nadie había visto un tipo con hábito, la gente es muy religiosa, afectiva y calurosa y con el hno. Jessandro comenzaremos una pequeña misión vocacional. Con él estamos visitando casas, rezando rosarios y conversando con muchachos que manifiestan tener vocación. Aquí hay mucha juventud, si el Oratorio se viniese, arrasaría fulminantemente.

Casi todo aquí es sorprendente. Nunca me imaginé ver camaleones salvajes en los patios de las casas... parece chiste de Condorito.

Un fuerte abrazo, hacemos lo que Dios quiere: llevar a la Madre lejos, hasta el fin de los mapas.

Ir. Carlos

pd. Ir. Jessandro vuelve después a Sta. Maria conmigo, está feliz de la vida y se le nota muy

motivado por el Oratorio; por él todos conocen la obra.

 

Barão de Grajau, Maranhão, Julio de 2004