Guía de las bendiciones de las comidas:

 

(Va siguiendo el orden del calendario litúrgico en la Oración de las Horas)

Calendario de agosto

Domingo 1º Se reza en la 2ª semana (Corresponde al calendario litúrgico de Las Horas)

Domingo 8 a sábado 14 Se reza en la 3ª semana de agosto.

Domingo 15 a sábado 21 Se reza en la 4ª semana de agosto.

Domingo 22 a sábado 28 Se reza en la 1ª semana de agosto.

Domingo 29 a sábado 4 Se reza en la 2ª semana de agosto.

Domingo 5 a sábado 11 Se reza en la 3ª semana de septiembre.

VIII. AGOSTO.

Con María Reina coronada por medio del trabajo intenso de los grupos marianos de autoeducación te pedimos Madre, que consigas que el pueblo poco a poco, se vaya convirtiendo en pueblo de Dios.

A) 1ª SEMANA. Ap 2,3-5 Tienes paciencia: y has sufrido por mi nombre sin desfallecer. Pero tengo contra ti que has perdido tu amor de antes. Date cuenta, pues, de dónde has caído, arrepiéntete y vuelve a tu conducta primera. Si no, iré donde ti y cambiaré de su lugar tu candelero, si no te arrepientes.

Es en el Oratorio, en la imagen de los desafíos donde nace la necesidad imprescindible de luchar por la autoeducación.

Domingo 1ª Semana de Agosto

Lc 24,30.32 Y sucedió que, cuando se puso a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo iba dando. Se dijeron uno a otro: ¿No estaba ardiendo nuestro corazón dentro de nosotros cuando nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?

Padre Santísimo de nuestro Señor Jesucristo, nos sentamos a la mesa, como los peregrinos de Emaús y arden nuestros corazones, mientras compartimos los alimentos en unión fraternal. Te adoramos desde lo hondo junto a nuestra Madre; seguiremos luchando por nuestra autoeducación para que permitas que la Madre se quede en nuestro Oratorio, en su imagen bendita de Madre del Pueblo. Amén.

Lunes 1ª Semana de Agosto

Rm 12,9-12 Que la caridad de ustedes sea sin fingimiento... amándose cordialmente los unos a los otros; estimando en más cada uno a los otros; con un celo sin negligencia; con espíritu fervoroso; sirviendo al Señor; con la alegría de la esperanza.

Querida Madre, que te estableces en nuestros oratorios, vemos como la vida bulle por todas partes, como se prolonga con el afán con que empieza la semana. Nosotros también renovamos nuestra alimentación física y espiritual. Al servirnos esta comida, con solidaridad, nos proponemos también luchar por nuestra autoeducación, para que reines en nuestros corazones. Amén.

Martes 1ª Semana de Agosto

Mt 13,55-56 ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas? Y sus hermanas, ¿no están todas entre nosotros? Entonces, ¿de dónde le viene todo esto?

San José, obrero de las manos encallecidas, que después de la labor te sentabas a comer con los tuyos; ayúdanos, con nuestra autoeducación, a meternos firmemente en la batalla de cada día por sacar las tareas diarias adelante y sentarnos no ociosos, a compartir el pan de la amistad. Amén.

Miércoles 1ª Semana de Agosto

Dt 10,20-21 Al Señor tu Dios temerás, a él servirás, vivirás unido a él y en su nombre jurarás. El será objeto de tu alabanza y él tu Dios, que ha hecho por ti esas cosas grandes y terribles que tus ojos han visto.

Seas alabado para siempre mi Señor. Mientras compartimos nuestros alimentos, te rogamos que todos nuestros esfuerzos de autoeducación se vuelvan generosamente una alabanza auténtica, con nuestra Madre, a ti Señor creador del universo, protagonista de la historia, que besas cada flor en su belleza. Alabado, eternamente alabado, también en esta comida. Amén.

Jueves 1ª Semana de Agosto

Jn 6,31-32 Nuestros padres comieron el maná en el desierto, según está escrito: Pan del cielo les dio a comer. Jesús les respondió: En verdad, en verdad les digo: No fue Moisés quien les dio el pan del cielo; es mi Padre el que les da el verdadero pan del cielo.

Te agradecemos tanto, buen Jesús, que no solamente nos das, desde los tiempos más remotos, el alimento material para seguir viviendo, sino además el Maná, el Pan vivo bajado del cielo, que eres tú. Ayúdanos a comer estos alimentos, luchando tenazmente por nuestra autoeducación para que la Madre se quede en nuestro Oratorio. Amén.

Viernes 1ª Semana de Agosto

Ga 4,19 ¡Hijos míos!, por quienes sufro de nuevo dolores de parto, hasta ver a Cristo formado en Uds.

Para ponernos a tono, con el sacrificio y pasión de Cristo, haremos hoy viernes, nuevamente un pequeño sacrificio en la comida; con esta firme autoeducación vamos logrando poderosamente poner nuestro respaldo humano para que la Madre y Reina se quede en nuestros oratorios. Amén.

Sábado 1ª Semana de Agosto

Ap 21,2 Y vi la Ciudad Santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo, de estar junto a Dios, engalanada como una novia ataviada para su esposo. Y oí una fuerte voz que decía desde el trono: Esta es la morada de Dios con los hombres.

Reina maravillosa, admirable, llena de fulgor, arrebolada con la luz intensa, que viene de lo alto, blanca Señora vestida de sol, al servirnos nuestros alimentos con hambre y satisfacción, renovamos también nuestra hambre de que no te vayas nunca de nuestras vidas. Con el respaldo de la autoeducación de nuestros grupos, quédate siempre. Amén.

B) 2ª SEMANA.

Is 37,31 El resto que se salve de la casa de Judá echará raíces por debajo y fruto en lo alto. Is 37,32 Pues saldrá un Resto de Jerusalén, y supervivientes del monte Sión; el celo del Señor Sebaot lo hará.

El pueblo se ha ido alejando pero con mucha autoeducación irá regresando a los brazos de su Madre, que los espera en las miríadas de pequeños oratorios.

Domingo 2ª Semana de Agosto

Is 25,6-8 Hará el Señor a todos los pueblos en este monte un convite de manjares frescos, convite de buenos vinos: manjares suculentos, vinos depurados, consumirá en este monte el velo que cubre a todos los pueblos y la cobertura que cubre a todos los gentes; consumirá a la Muerte definitivamente. Enjugará el Señor Dios las lágrimas de todos los rostros, y quitará la vergüenza de su pueblo sobre toda la tierra, porque el Señor ha hablado.

En este domingo queremos adorarte y llenarnos de santa alegría. Que todos los pueblos regresen a ti, Dios uno y trino, que te conozcan y amen y canten una canción nueva de alegría y esperanza junto a la Madre y Reina del pueblo al servirnos los alimentos, te cantamos tierna Madre. Amén.

Lunes 2ª Semana de Agosto

Jn 17,14-16 Yo les he dado tu Palabra, y el mundo los ha odiado, porque no son del mundo, como yo no soy del mundo. No te pido que los retires del mundo, sino que los guardes del Maligno. Ellos no son del mundo, como yo no soy del mundo.

Querida Madre y Reina nuestra, estamos en el mundo, con todas sus contingencias de cada día; pero no somos del mundo. Con nuestra autoeducación nos distinguimos en la práctica de los valores mundanos. Al servirnos estos alimentos, tal como los que son del mundo, lo hacemos de otra forma. Amén.

Martes 2ª Semana de Agosto

Gn 3,17-19 Al hombre le dijo: Por haber escuchado la voz de tu mujer y comido del árbol del que yo te había prohibido comer, maldito sea el suelo por tu causa: con fatiga sacarás de él el alimento todos los días de tu vida. Espinas y abrojos te producirá, y comerás la hierba del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan, hasta que vuelvas al suelo, pues de él fuiste tomado. Porque eres polvo y al polvo volverás.

Buen Jesús, al lado de San José, venimos a servirnos estos alimentos después de habernos ganado el pan con el sudor de la frente. En nuestros grupos marianos queremos coronar contigo a tu Madre, como Reina de nuestras vidas. Amén.

Miércoles 2ª Semana de Agosto

Jr 24,6-7 Pondré la vista en ellos para su bien, los devolveré a este país, los reconstruiré para no derrocarlos y los plantaré para no arrancarlos. Les daré corazón para conocerme, pues yo soy el Señor, y ellos serán mi pueblo y yo seré su Dios, pues volverán a mí con todo su corazón.

Alabada sea eternamente la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, por estos alimentos que vamos a recibir para restaurar las fuerzas y la lucha en nuestra autoeducación, para que los pueblos puedan estar verdaderamente volcados a ti. Amén.

Jueves 2ª Semana de Agosto

Jn 6,31-35 Nuestros padres comieron el maná en el desierto, según está escrito: Pan del cielo les dio a comer. Jesús les respondió: En verdad, en verdad les digo: No fue Moisés quien les dio el pan del cielo; es mi Padre el que les da el verdadero pan del cielo; porque el pan de Dios es el que baja del cielo y da la vida al mundo. Entonces le dijeron: Señor, danos siempre de ese pan. Les dijo Jesús: Yo soy el pan de la vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, y el que crea en mí, no tendrá nunca sed.

Jesús, con cuanta gratitud queremos recordar en este día, junto a nuestra Patrona, Reina y Madre, por tu entrega tan generosa del pan del cielo y del pan de la tierra, que se nos multiplica en la mesa del Pueblo. Amén.

Viernes 2ª Semana de Agosto

Mt 10,40-42 Quien a Uds. recibe, a mí me recibe, y quien me recibe a mí, recibe a Aquel que me ha enviado. Quien reciba a un profeta por ser profeta, recompensa de profeta recibirá, y quien reciba a un justo por ser justo, recompensa de justo recibirá. Y todo aquel que dé de beber tan sólo un vaso de agua fresca a uno de estos pequeños, por ser discípulo, les aseguro que no perderá su recompensa.

Madre dolorosa, nos enseñas, también en las comidas, a pensar en todo el pueblo y no solo en los que tienen, sino en las familias en que falta el alimento cotidiano. Ayúdanos a solidarizar mediante nuestra autoeducación y pequeños sacrificios hechos con solidaridad. Amén.

Sábado 2ª Semana de Agosto

Jdt 13,18-20 ¡Bendita seas, hija del Dios Altísimo más que todas las mujeres de la tierra! Y bendito sea Dios, el Señor, Creador del cielo y de la tierra, que te ha guiado para cortar la cabeza del jefe de nuestros enemigos. Que Dios te conceda, para exaltación perpetua, el ser favorecida con todos los bienes, porque no vacilaste en exponer tu vida a causa de la humillación de nuestra raza.

La multitud de los ángeles se llena de estupor con la obra del Hijo en ti, María, la llena de gracia y gloria. Nosotros, al servirnos nuestros alimentos cantamos y aplaudimos tu gloria jubilosa; que todos los pueblos te alaben, oh María, que todas las generaciones te llamen feliz. Amén.

C) 3ª SEMANA. Con una santa odología queremos hacer auténtica tu coronación en nuestros grupos marianos, Madre y Reina muy amada.

Domingo 3ª Semana de Agosto

Mt 4,8-10 Todavía le lleva consigo el diablo a un monte muy alto, le muestra todos los reinos del mundo y su gloria, y le dice: « Todo esto te lo daré si postrándote me adoras. Le dice entonces Jesús: Apártate, Satanás, porque está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto.

Al ver nuestra mesa servida, no podemos menos, Padre Nuestro, que adorarte por las obras salidas de tus manos, por el Hijo eternamente amado. Tu obra se corona en María Santísima; haz que nuestros grupos marianos ayuden poco a poco a que el Pueblo te adore de corazón. Amén.

Lunes 3ª Semana de Agosto

Sal 1,1-3 ¡Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos ni en la senda de los pecadores se detiene, ni se sienta en el banco de los burlones, pero se complace en la ley del Señor, su ley susurra día y noche! Es como un árbol plantado junto a corrientes de agua, que da a su tiempo el fruto, y jamás se marchita su follaje; todo lo que hace sale bien.

Te suplicamos, Madre, que en este lunes nos ayudes a crecer en nuestros grupos marianos, para que la autoeducación sea una obra real y efectiva en la transformación de las familias. Al servirnos los alimentos con mucha gratitud de poder tenerlos, ayúdanos Madre a trabajar por tu Oratorio. Amén.

Martes 3ª Semana de Agosto

Sal 96,7-9 Den al Señor, familias de los pueblos, den al Señor gloria y poder, den al Señor la gloria de su nombre. Traigan ofrendas y entren en sus atrios, póstrense ante el Señor en esplendor sagrado, ¡tiemble ante su faz la tierra entera!

Las manos se extienden en ofrenda al prepararnos y bendecir los alimentos que vamos a servirnos. Los grupos marianos son nuestro esfuerzo cotidiano de autoeducación, que te ofrecemos, así como Dios nos entrega amorosamente estos alimentos. Amén.

Miércoles 3ª Semana de Agosto

Si 11,20-22 Manténte en tu quehacer y conságrate a él, en tu tarea envejece. Si No te admires de las obras del pecador, confía en el Señor y en tu esfuerzo persevera. Que es cosa fácil a los ojos del Señor enriquecer de golpe al indigente. Sí, la bendición del Señor es la recompensa del piadoso, y en un instante hace florecer su bendición.

Seas alabada, Madre y Reina Santísima, al servirnos estos alimentos, junto a San José, en la casa de Nazaret, donde compartiste las luchas de cada día, para seguir viviendo... Hoy te alabamos aportando nuestro esfuerzo de autoeducación de hoy día para ser más solidarios. Amén.

Jueves 3ª Semana de Agosto

Is 40,27-29 ¿Por qué dices, Jacob, y hablas, Israel: Oculto está mi camino para el Señor, y a Dios se le escapa mi derecho? ¿Es que no lo sabes? ¿Es que no lo has oído? Que Dios desde siempre es Señor, creador de los confines de la tierra, que no se cansa ni se fatiga, y cuya inteligencia es inescrutable. Que al cansado da vigor, y al que no tiene fuerzas la energía le acrecienta.

Con cuanta gratitud venimos, Madre y Reina de los grupos marianos, a servirnos estos alimentos que son como el signo de esas gracias que nos van alimentando día a día por tu presencia en el Oratorio respaldado por los grupos de autoeducación. Amén.

Viernes 3ª Semana de Agosto

1Co 9,24-27 ¿No saben que en las carreras del estadio todos corren, pero uno solo recibe el premio? ¡Corran de manera que lo consigan! Los atletas se privan de todo; y eso ¡por una corona corruptible!; nosotros, en cambio, por una incorruptible. Así pues, yo corro, no como a la ventura; y ejerzo el pugilato, no como dando golpes en el vacío, sino que golpeo mi cuerpo y lo esclavizo; no sea que, habiendo proclamado a los demás, resulte yo mismo descalificado.

Poco a poco vamos buen Jesús, aprendiendo a hacer pequeños sacrificios, que nuestros grupos de autoeducación van suscitando en la vida práctica de cada miembro del grupo. Con estos sacrificios de solidaridad queremos que no falte el alimento de cada día. Amén.

Sábado 3ª Semana de Agosto

1Cro 16,22-26 Cante al Señor toda la tierra, anuncie su salvación día tras día. Cuéntenle su gloria a las naciones, a todos los pueblos sus maravillas. Que es grande el Señor y muy digno de alabanza, más temible que todos los dioses. Porque nada son todos los dioses de los pueblos, pero el Señor hizo los cielos.

Cantamos nuevamente en sábado las maravillas que el Señor ha hecho en ti, oh María, Reina maravillosa, Madre del Pueblo. Nuestros grupos marianos, hoy, felices y emocionados de servirnos nuestros alimentos contigo, cantamos el gozo de tus alabanzas. Amén.

D) 4ª SEMANA.

Sin hipocresías sino en la diáfana hermosura de la autenticidad, con nuestros grupos marianos estaremos colocándote la corona más bella de tus gracias y esplendores.

Domingo 4ª Semana de Agosto

Sal 19,2-5 El cielo proclama la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de sus manos; un día transmite al otro este mensaje y las noches se van dando la noticia. Sin hablar, sin pronunciar palabras, sin que se escuche su voz, resuena su eco por toda la tierra y su lenguaje, hasta los confines del mundo.

Te adoramos, Santísima Trinidad, llenos de agradecimiento al servirnos estos alimentos que Tú has preparado para nosotros en la naturaleza que el hombre modifica con su trabajo. Sin mentiras ni hipocresías queremos reconocer la maravilla de tus obras, los grupos marianos de autoeducación. Amén.

Lunes 4ª Semana de Agosto

Pr 31,10-14 Una mujer completa, ¿quién la encontrará? Es mucho más valiosa que las perlas. En ella confía el corazón de su marido, y no será sin provecho. Le produce el bien, no el mal, todos los días de su vida. Se busca lana y lino y lo trabaja con manos diligentes. Es como nave de mercader que de lejos trae su provisión.

Te pedimos, buen Jesús, que estos alimentos sean un signo de tu amor que nos renueva en nuestra lucha diaria, dentro de la cotidianidad de cosas, personas y circunstancias en las que nos movemos. La autoeducación con la Madre y Reina es una excelente brújula. Amén.

Martes 4ª Semana de Agosto

Sb 7,1-7 Yo también soy un hombre mortal como todos, un descendiente del primero que fue formado de la tierra. En el seno de una madre fui hecho carne. Yo también, una vez nacido, aspiré el aire común, caí en la tierra que a todos recibe por igual y mi primera voz fue la de todos: lloré. Por eso pedí y se me concedió la prudencia; supliqué y me vino el espíritu de Sabiduría.

Madre, qué auténtico es San José, cuando se mueve magistralmente dentro de la pobreza y el trabajo para llevar el alimento de cada día a su familia. Nosotros queremos luchar sin mentiras ni trampas, procuramos obtener una autoeducación madura para ganar el pan con honestidad. Amén.

Miércoles 4ª Semana de Agosto

Col 1,15-17 El es Imagen de Dios invisible, Primogénito de toda la creación, porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las Potestades: todo fue creado por él y para él, él existe con anterioridad a todo, y todo tiene en él su consistencia.

Jesús, buen Señor, te alabamos porque por ti fueron hechas las cosas; sin ti no tendríamos estos alimentos. Ayúdanos a ser auténticos y evitar la levadura de los fariseos y de Herodes, con su atado de mentiras y trampas. Amén.

Jueves 4ª Semana de Agosto

Jn 1,45-47 Felipe se encuentra con Natanael y le dice: Ese del que escribió Moisés en la Ley, y también los profetas, lo hemos encontrado: Jesús el hijo de José, el de Nazaret. Le respondió Natanael: ¿De Nazaret puede haber cosa buena? Le dice Felipe: Ven y lo verás. Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: Ahí tienen a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.

Te agradecemos, Madre Santísima, porque nos acompañas en esta comida. Como en la última Cena, Jesús está con nosotros, a tu lado, para ayudarnos a volvernos auténticos, sin mentiras ni dobleces, ser marianos de corazón, luchando poco a poco, para lograrlo, como Natanael, el israelita de verdad. Amén.

Viernes 4ª Semana de Agosto

Tb 4,18-19 Busca el consejo de los prudentes y no desprecies ningún aviso saludable. Bendice al Señor Dios en toda circunstancia, pídele que sean rectos todos tus caminos y que lleguen a buen fin todas tus sendas y proyectos. Pues no todas las gentes tienen consejo. Así, pues, hijo, recuerda estos mandamientos y no permitas que se borren de tu corazón.

Espíritu Santo, no podemos definitivamente volvernos fieles a ti si no nos hacemos como la Madre, la llena de gracia, buscadores de la verdad y de la autenticidad. Sin sacrificios no podemos comer el pan de cada día, que ahora nos servimos. Amén.

Sábado 4ª Semana de Agosto

1S 25,32-33 David dijo a Abigaíl: Bendito sea el Señor, Dios de Israel, que te ha enviado hoy a mi encuentro. Bendita sea tu prudencia y bendita tú misma que me has impedido derramar sangre y tomarme la justicia por mi mano.

Reina de los cielos, te cantamos llenos de entusiasmo juvenil por la obra magnífica que Dios ha hecho en ti. Al servirnos estos alimentos queremos ir poco a poco escribiendo la página más bella de nuestra vida: la autenticidad que construimos en nuestros grupos y que de ninguna manera es un imposible o una quimera. Amén.

IX. SEPTIEMBRE.

En este mes ayúdanos a encontrar un contacto bueno con el Padre; que la imagen del Padre nos compenetre, abriéndonos a la transoperancia divina, que nos hace también descubrir la maternidad de la Madre Santísima.

A) 1ª SEMANA.

Por María Santísima, la Madre, vamos a descubrir que Cristo Jesús nos ama y por El llegamos al Padre, descubrimos que hay un Padre, que nos ama entrañablemente.

Domingo 1ª Semana de Septiembre

Gen 6,21 Tú mismo procúrate toda suerte de víveres y hazte acopio para que les sirvan de comida a ti y a ellos.

Santísima Trinidad, al comenzar esta comida, te adoramos por tu bondad sin medida, nos regalas a María Santísima, para que por Ella, pudiéramos captar su maternidad y por su maternidad llegáramos a descubrir, desde el lado de nuestra naturaleza, tu paternidad con que nos amas sin medida. Amén.

Lunes 1ª Semana de Septiembre

Ef 2,17-19 Vino a anunciar la paz: paz a Uds. que estaban lejos, y paz a los que estaban cerca. Pues por él, unos y otros tenemos libre acceso al Padre en un mismo Espíritu. Así pues, ya no son extraños ni forasteros, sino conciudadanos de los santos y familiares de Dios.

Madre, te pedimos que podamos encontrarte cada vez más, que podamos tener la vivencia profunda, que así como son tan reales y prácticos y aquí presentes estos alimentos, podamos sentirte cercana. Querida Madre del Oratorio, haznos descubrir por ti, la paternidad de Dios, que se nos ha mostrado en el Hijo. Amén.

Martes 1ª Semana de Septiembre

Pr 8,17-20 Yo amo a los que me aman y los que me buscan me encontrarán. Conmigo están la riqueza y la gloria, la fortuna sólida y la justicia. Yo camino por la senda de la justicia, por los senderos de la equidad, para repartir bienes a los que me aman y así llenar sus arcas.

Amarte, Madre Santísima, como San José, que te amaba entrañablemente, significa preocuparnos de tus cosas; que seas más conocida y amada. San José se preocupaba de tu alimento y el del Niño Jesús. Con gratitud nos servimos ahora esta comida, que Dios nos regala en su bondad. Amén.

Miércoles 1ª Semana de Septiembre

2Mc 15,34 Todos entonces levantaron hacia el cielo sus bendiciones en honor del Señor que se les había manifestado, diciendo: Bendito el que ha conservado puro su Lugar Santo.

Alabado seas Espíritu Santo que nos das estos alimentos para comerlos gustándolos para que nos hagan bien a la salud; te alabamos Espíritu Santo porque nos haces encontrarnos con María Santísima. Al encontrar su maternidad se nos hace más próxima la paternidad del Padre Celestial. Amén.

Jueves 1ª Semana de Septiembre

Lc 22,14-16 Cuando llegó la hora, se puso a la mesa con los apóstoles; y les dijo: « Con ansia he deseado comer esta Pascua con Uds. antes de padecer; porque les digo que ya no la comeré más hasta que halle su cumplimiento en el Reino de Dios. »

Te agradecemos Jesús en este día en que recordamos la última Cena. Ahora también estamos a punto de comer, como tú comiste en esa oportunidad junto a tus discípulos. Gracias por habernos dado a tu Madre, que nos aproxima al Padre Dios. Amén.

Viernes 1ª Semana de Septiembre

Pr 23,19-22 Escucha, hijo, y serás sabio, y endereza tu corazón por el camino... No seas de los que se emborrachan de vino, ni de los que se hartan de carne, porque borracho y glotón se empobrecen y la pereza se viste de harapos. Escucha a tu padre, que él te engendró, y no desprecies a tu madre por ser vieja.

Junto a tu cruz, Jesús, estaba tu Madre; ahora también está Ella con nosotros, al servirnos con pequeños sacrificios estos alimentos. Cuando nos ponemos egoístas y glotones terminamos tristes y apesadumbrados; haznos descubrir más y más a tu Madre, que es nuestra Reina. Amén.

Sábado 1ª Semana de Septiembre

Is 66,12-13 Porque así dice el Señor: Fíjense que yo tiendo hacia ella, como río la paz, y como raudal desbordante la gloria de las naciones, Uds. serán alimentados, en brazos serán llevados y sobre las rodillas serán acariciados. Como uno a quien su madre le consuela, así yo los consolaré (y por Jerusalén serán consolados).

¡Qué hermoso es alabarte, Madre; mientras más te queremos y nos dejamos conmover por las maravillas, que Jesús ha hecho en ti, nos vamos acercando al Padre Dios. El nos da los alimentos y nos da acceso a su corazón enamorado de cada uno de nosotros. Viva, viva, María. Amén.