Mucho que decir

. . . . Hay mucho que decir sobre el asesinato del Padre Gazziero en la Catedral de Santiago. Por una parte nos surge la apremiante pregunta ¿cómo es que alguien con sus cinco sentidos puede entregar su corazón al mal por el mal?

. . . . Nos llama profundamente la atención esto, por otra parte, porqué a ese sacerdote que no era culpable de nada, estaba celebrando su Santa Misa, ese sábado en las vísperas de la solemnidad de Santiago Apóstol, degollado por el tirano, el rey Herodes Agripa. Celebraba como cualquier sábado para sus feligreses de la catedral, termina su Misa, sale del altar rumbo a la sacristía, y ahí de repente lo intercepta un hombre vestido todo de negro que llevaba un puñal, premeditadamente comprado y afilado al propio para matar y posiblemente degollar violentamente al sacerdote, fuera el que fuera, solamente por ser sacerdote, a nombre de la gloria de Satán. ¡Es increíble en la época del secularismo!

. . . . ¡Qué importante tienen que ser los sacerdotes para Satanás, según ese satánico! Verdaderamente los odia y persigue a muerte, porque en su sacrificio de cada Santa Misa, le desbarata sistemáticamente sus planes de horror.

. . . . Dios permite el mal y saca del mal un bien mayor, como en todas las cosas lo descubrimos; siempre permite Dios el mal pero para sacar un bien mayor. Por ejemplo, el mal pésimo, terrible de la muerte, de la matanza de Su Hijo en una Cruz, que recordamos todos los viernes, en especial el Viernes Santo

. . . . . De ese asesinato horrendo surgió la resurrección de Jesucristo y con eso entonces también la resurrección de sus hijos que somos nosotros.

. . . . Estos hermanos nos dicen entonces que se trata de seguir adelante, firmes con el Señor, confiadamente, luchando para ser de Él, sobre todo por medio de María Santísima.

. . . . Nos llama profundamente la atención la secuencia de hechos: el joven que viene de Coyhaique, y el P. Faustino estuvo allí un tiempo, unos dos años antes que naciera Rodrigo.

. . . . Todo se estaba preparando ese día sábado en que tenía que morir, era el sábado en la tarde, la vigilia de la solemnidad de Santiago Apóstol, que se celebraba en la ciudad de Santiago, sobre todo en la misma Catedral donde tenía que morir también degollado. ¿Por qué tenía que suceder todo eso? Para Dios no hay nada imposible, y Dios permite un mal para sacar un bien mayor. ¿De dónde sacamos esa fe en la realidad que Dios saca un bien mayor?, Porque le va a regalar a Chile un hombre santo, según yo pienso, sin eso sí adelantarme para nada al juicio de la Iglesia. Creo humildemente, pero con mucha confianza, que la Iglesia seguramente va a llegar algún día a beatificarlo, porque es un mártir, porque murió por causa de Cristo, lo mataron única y exclusivamente por ser sacerdote, por ser de Cristo, no lo mataron por intereses económicos, por venganza, sino que solamente por ser de Cristo.

. . . . Por eso es que nos encontramos con un caso extraordinariamente bonito también, porque muchas cosas santas se van a lograr a partir de acá: para nuestro Oratorio está claro que murió por causa de Cristo un sacerdote en el año sacerdotal.

. . . . Pedimos entonces, con fe y mucha insistencia humilde, con importunidad y oportunidad, que el Señor le devuelva la mano a la Iglesia con más vocaciones sacerdotales, por eso el Oratorio Mariano está dispuesto a asumir las vocaciones de jóvenes que tienen la vocación sacerdotal para ir a servir al mundo, para ayudar a tantos jóvenes que no han tenido la oportunidad de encontrarse con sacerdotes santos y convincentes que los ayuden a librarse de tantos errores, como los del satanismo.

. . . . Ahora bien, hay varios signos que manifiestan una presencia de Dios muy especial, en este asesinato, donde Dios permite el mal, como en el caso del Gólgota o de Belén, cuando el martirio de los niños inocentes, que murieron por la persecución a Cristo Niño.

. . . . Estos signos son por una parte, que el que lo mata lo mata en el nombre de Satanás; pertenece a una secta diabólica, es satánico, es un compositor de canciones satánicas, es un buscador de Satanás y busca glorificarlo matando, haciendo un sacrificio de un sacerdote, como ya había sacrificado animalitos, con su amigo Cristian Uribe, de Coyhaique.

. . . . Ese es un signo que Dios permite este mal, para hacernos descubrir al rojo vivo, a donde puede ir a parar quien le entrega su corazón al príncipe de las tinieblas.

. . . . Otro signo especial es que esto ocurre un día sábado, el día sábado es el día de la Virgen, coincide en que el sacerdote es un siervo de María, pertenece a una congregación que se llama los Siervos de María.

. . . . Fallece un día sábado, es como que María Santísima lo toma a él, hay manifestaciones de que Ella lo toma a este hijo suyo que tendrá que ser un mártir, morir por causa de Cristo. La Iglesia nos muestra en su tradición que los que mueren por Cristo aunque no haya sido en un acto de heroísmo voluntario, consciente, como es el caso de los inocentes, ya son mártires. Por eso la Iglesia los celebra el día 28 de diciembre, en las postrimerías de la fiesta de la Navidad. Ellos murieron por causa de Cristo, ya que Cristo era perseguido, los hirieron a ellos, ahora en este caso del Sacerdote Faustino Gazziero, hay una profundidad especial, porque el asesino lo buscó a él por ser sacerdote, por representar a Cristo, para glorificar de esa manera a Satanás matando a un sacerdote.

. . . . Nos encontramos entonces con que hay otro signo más, que manifiesta haber una selección divina; Dios ha permitido este mal paso como permitió el mal paso del pueblo de Israel que condenó a su Señor, a su Maestro, al Mesías, pero saca un bien mayor, porque saca la salvación del género humano.

. . . . En este caso, a pesar de que hubo un acto diabólico, satánico, se trata también de un acto salvífico; no podemos decir que el Gólgota sea un lugar diabólico, sino que el Gólgota se transforma en un lugar de santidad, lugar donde se salva el género humano. Y así también la Catedral no está profanada, no está manchada, sino que todo lo contrario, está marcada ahora por un signo más excelente que antes; se trata de la santificación de un hombre, un sacerdote con todos sus pecados, con todas sus caídas personales que haya podido tener, pero que el Señor lo ha elevado a una gran calidad de vida por hacerse verdadero misionero de Cristo, en una Santa Misa ha sido abatido por el cuchillo premeditadamente comprado, premeditadamente afilado para matar a un sacerdote.

. . . . También se puede ver otro signo que se nota en este caso del asesinato del Padre Faustino; se trata de un premio a tantos misioneros que dejaron la patria y vinieron a Chile a misionar, y a nuestras patrias y nuestros países de América, la Patria grande.

. . . . Será también especial para nuestros misioneros que fallezcan en otros países, están como alentados por el Señor para decirle: mire, el primer mártir lo tomamos de un extranjero que vino a misionar a Chile y se nacionalizó chileno.

. . . . Otro signo en que se nota la obra de Dios permitiendo el mal, está en que el episcopado nacional estaba reunido en Santiago esos días haciendo retiro. Entonces cuando ocurrió este acto, todo el episcopado acudió al funeral, ésta es una coincidencia inaudita. Realmente nos encontramos ante un signo de Dios que marca la vida de este hombre que algún día la Iglesia, esperamos, pueda beatificarlo. De esto no podemos hacer más que conjeturas; no sabemos, no podemos adelantarnos a los hechos, la Iglesia es soberana en el tema de las beatificaciones y canonizaciones, como lo hemos experimentado en el caso del beato Alberto Hurtado, y asimismo de Fray Andresito.

. . . . Lo que no quita que nos pueda parecer una posible beatificación del P. Faustino Gazziero. Otro signo también muy importante es que el presidente de la república y altos dignatarios del gobierno y de otras Iglesias no católicas estuvieron presentes en su funeral en la Catedral. Por eso es que el Cardenal Francisco Javier Errázuriz, dijo que este hecho había trascendido los muros de la Iglesia.

. . . . Y aún nos quedan más signos; había un clima de relativa alegría durante todo el funeral. Había como un entusiasmos casi podríamos decir. Y otro signo es que él había predicado sobre Santiago apóstol, hablando concretamente de que ese apóstol había sido degollado y él fue degollado también. Por supuesto él no lo sabía, de no mediar una inspiración sobrenatural previa. De todos modos se trata de más signos de Dios permitiendo el horror de esa forma inédita de asesinato en Chile. Es como que Dios fue profetizando lo que debía suceder ese fatídico y dichoso sábado. Él seguramente no se daba cuenta de la profecía, así como el Padre Kentenich no se daba cuenta de la profecía cuando me escribió "Ego mitto te ite et incendite mundum", no pensó que iba a nacer todo un movimiento apostólico del Oratorio Mariano, a quien el Señor le iba a regalar ese envío. El no sabía al poner ese autógrafo en el dorso de esa fotografía, que Dios y la Santísima Virgen iban a crear un movimiento mariano y que esa frase se refería a ese movimiento y a su fundador.

. . . . Eso no lo podía saber él y yo tampoco, menos todavía, pero cuando se dio el caso ahí ya se notó que había sido una profecía. En forma similar, el Padre Faustino profetizó su propia muerte, predicó sobre Santiago Apóstol, que había sido degollado, sin darse cuenta que estaba profetizando que él también iba a ser degollado. Asimismo otro punto es que esa alegría que había, se mostró en aplausos llenos de entusiasmo y emoción. Nunca en un funeral hay aplausos, tres hermanas apostólicas estuvieron presentes ahí y corroboran que efectivamente ellas experimentaron esos aplausos, aunque también hubo llantos y lágrimas.

. . . . Nos preguntamos también: ¿cómo llegó el asesino a esto odio de Jesucristo? El Mercurio publicó el domingo 1º de agosto una entrevista que le hicieron al amigo más íntimo que tenía Rodrigo, Cristián Uribe, su amigo de Coyhaique, con quien tocaban en un conjunto de música metálica. Comenzaron muy jóvenes con música metálica, al principio Rodrigo era folclorista, hay una fotografía que sale en el Mercurio, donde se le ve en el punto central en la segunda fila, parado detrás de un compañero que estaba sentado en medio, tal vez el más importante, y él estaba parado detrás de él, vestido de huaso. Después derivó a la música metálica y se hizo diabólico, el satanista que iba a matar al sacerdote Faustino.

. . . . Entonces se ve que Rodrigo, el "Respi", comenzó con música, con mucha música, y de la música se pasó a la música metálica, finalmente de la música metálica, crearon música satánica; se transformó en creador de música, pero una música que a nadie le interesaba escuchar, así que la cantaban para ellos no más, una música profundamente diabólica, se hizo tatuajes a fuego, con signos diabólicos en su cuerpo.

. . . . Poco a poco fue todo abundando, avanzando, avanzando cada vez más hacia el satanismo, hasta el punto en que llega a determinar solo, sin decirle a nadie que tiene que matar a un sacerdote. Viaja a Santiago con el propósito predeterminado de matar, para dar gusto a Satanás. Él no sabía a quien iba a matar; el sacerdote que le cayó en suerte era uno que había estado en Coyhaique antes que él naciera, dos años antes. Había estado de donde él venía.

. . . . Su colega de grupo satánico, Cristián Uribe, declaró a El Mercurio, que antes también sacrificaron animales, un gato, por ejemplo, lo mataron sacrificándolo a Satanás. Dice el amigo que un día Rodrigo se fue al bosque para resolver el dilema de "quien soy", hizo una fogata y reclamó la presencia de Satán. Relata Cristián, que se le apareció uno de los demonios. Precisa demostrando conocimientos secretos sobre la variedad de los demonios, que no recuerda cual fue, si Lucifer o la cabra infernal.

. . . . Dice Cristián que le preguntó a Rodrigo qué quería, le contestó: dinero, la respuesta del demonio fue que no, que pronto iba a saber de su destino.

. . . . Luego comenta que Rodrigo en esos momentos sintió el dolor más grande que había experimentado en su vida, y cayó al suelo. Sobre si el episodio como ese lo hace pensar que su amigo actúo poseído es categórico, no actúo poseído, las determinaciones las hace uno, enfatizó.

. . . . Podemos constatar que Rodrigo es un muchacho que se fue posesionando del demonio, por una serie de actos, yo no digo que esté poseído del demonio, como los posesos, sino que solamente está influido fuertemente por Satanás, atrozmente influido.

. . . . Otro hecho interesante también es que la fotografía de su amigo Cristián Uribe fue la que salió publicada, por la prensa, como si fuera Rodrigo. Cristián quiere llamar demandar a la familia de Rodrigo, ¿por qué ustedes han hecho esto?, de haber sacado esa fotografía, publicarla como si fuera él, cuando era yo, la fotografía era mía, ¿por qué la publicaron ustedes?

. . . . Es una fotografía que recorrió todo Chile, entonces cuando la gente lo vea a Cristián, va a pensar: ah, tú eres el que mató al sacerdote, y resulta que él no lo ha hecho.

. . . . Dios permitió que el mal amigo, que ayudó a que el otro fuera satánico, haya recibido también un castigo, su fotografía fue tomada por la de su correligionario, Rodrigo o el Respi, que asesinó al P. Faustino.