Oración en la Política

 

Madre y Reina, guía y maestra en la Iglesia,

nos enseñas también a dar al César lo que es del César,

pero en primer lugar a Dios, lo que es de Dios.

Te rogamos por nuestra Patria,

para que consagrados por el Príncipe de la Paz,

luchemos fervorosamente para que nunca dejen de implantarse

leyes de acuerdo con nuestra identidad cristiana y católica,

sin transigir en los principios instaurados por Jesucristo,

por un mal entendido oportunismo.

Haznos participar, cada uno según su vocación,

en la acción política contingente,

sin permitir que nuestra familia como tal haga opciones

partidistas contingentes, al menos nunca los consagrados,

sacerdotes y religiosos. Amén