¿Hacia un método eficaz

de control y masificación humana?

. . . . Los novelistas y cineastas, introduciéndose en el campo de la ciencia ficción, nos han dejado entrever desde hace más de un siglo, la posibilidad de un mundo dominado por poderes oscuros y terroríficos. Entre estos hay que poner a H.G. Wells, quien a fines del siglo 19 nos hizo imaginar y entrever vivamente una posible victoria de extraterrestres sobre la humanidad, marcianos, que podrían invadir la tierra sometiendo a los humanos a una esclavitud jamás vista en su obra de ciencia ficción "La guerra de los mundos" (1898). En la foto aparecen los robots armando autos en una armaduría de Estados Unidos. Los robots sueldan piezas de un automóvil en la línea de producción automatizada de una fábrica estadounidense. A medida que han ido avanzando la tecnología informática y la robótica, los robots han sido capaces de efectuar tareas cada vez más complicadas.

. . . . Casi medio siglo después el cineasta y creador de obras radiofónicas, Orson Welles, representó esta novela con colores tan bien logrados, que cundió el pánico en miles de radioescuchas. Miles de personas llegaron a creer que los marcianos habían llegado a invadir la tierra efectivamente, por su versión radiofónica en 1938 de la Guerra de los mundos, del autor británico H. G. Wells. Nunca creyó que iba a tener tanto éxito en la radiofonía con esta versión tan realista que sembró el pánico entre miles de oyentes. En la foto una autopista de Los Angeles en USA.

. . . . Los pesimistas de siempre creen que el hombre llegará a destruir totalmente la humanidad con sus inventos y formas de depredación masiva, primero contra el medio ambiente sobre los vegetales y animales, después contra el propio hombre y su entorno. Ahora el hombre ha descubierto un microchip que se introduce debajo de la piel, por medio de una especie de jeringa, que introduce ese señalizador, que podría ser usado con fines políticos y de otro tipo de control.

. . . . El gobierno de Estados Unidos aprobó ahora en octubre la comercialización de un microchip que se coloca bajo la piel y brinda a los médicos información básica sobre las personas que los utilizan, pero que en el futuro podría ser utilizado en materia de seguridad, como ya se está haciendo en México.

. . . . La compañía Applied Digital anunció que la Food and Drug Administration (FDA), la agencia federal que controla la venta y difusión de alimentos y medicinas, aprobó la introducción al mercado estadounidense de su producto VeriChip, al que presentó como "el primer microchip de identificación a través de frecuencias de radio implantable para uso humano".

. . . . El VeriChip fue aprobado para "usos médicos", dijo la empresa, la cual sin embargo no ocultó que tiene intenciones de extender su aplicación a otros terrenos.

. . . . "Nosotros estamos promoviendo VeriChip como un medio universal de identificación", dice la empresa en su sitio de Internet. "Esperamos que sea utilizado en una variedad de aplicaciones, incluyendo seguridad financiera y en los transportes, acceso a residencias y edificios comerciales y seguridad militar y gubernamental", señalan. En la foto, eclosión de arañas de jardín que salen de su capullo de seda, donde fueron desarrollándose callada y misteriosamente, como tantos inventos de la humanidad.

. . . . La empresa destacó, en este sentido, que no corresponde a la FDA decidir el producto puede ser utilizado para aplicaciones de "identificación de seguridad, financiera o personal".

. . . . El VeriChip fue presentado a principios del año pasado en México, donde es comercializado por la empresa Solusat, una subsidiaria de Applied Digital. En el país latinoamericano, el microchip fue lanzado como una herramienta de seguridad para luchar contra la plaga de los secuestros extorsivos.

. . . . Por ahora, el VeriChip será utilizado en Estados Unidos solamente para brindar información sobre alergias, grupo sanguíneo e historia clínica a los médicos, según se anunció.

. . . . Pero no es difícil prever un futuro más amplio para este producto en un país donde las medidas de control y seguridad se refuerzan día a día tras los atentados del 11 de setiembre del 2001 contra el Pentágono y las torres gemelas de Nueva York. En la foto un edificio de Oklahoma, que fue objeto de un atentado en 1995, que fue la antesala, por así decirlo del desastre de las Torres Gemelas.

. . . . El microchip, cuya información se lee con la ayuda de un escáner -también producido por la Applied Digital- podría ser utilizado por ejemplo en los aeropuertos, adonde las autoridades estadounidenses profundizaron los controles de manera dramática después de los atentados, cometidos por extremistas que subieron sin problemas a los aviones que luego usaron como misiles.

. . . . El VeriChip es un microchip inerte, encapsulado y "energizado" -según

explicaron sus creadores- que transmite su información cuando es leído por el escáner. Su tamaño es comparado con la punta de un bolígrafo o un pequeño grano de arroz y es presentado como "indestructible".

. . . . Según destacó Applied Digital, el microchip no contiene químicos ni baterías y dura hasta veinte años. Es colocado en la parte inferior del brazo, debajo de la piel en el tríceps, con una jeringa especialmente diseñada.

. . . . El usuario debe pagar 9,95 dólares al mes para mantener su información actualizada en el registro de posicionamiento global satelital. El pago "se carga automáticamente a la tarjeta de crédito del suscriptor", informa la Applied Digital. A la información se accede luego de "leer" el código de dieciséis números contenidos en el chip.

. . . . En Estados Unidos, este mecanismo viene siendo utilizado solamente para detectar mascotas y ganado. En México, según se recordó hoy, se vende a 150 dólares y ya fue implantado en unos mil pacientes.

. . . . Pero cuando se lanzó, en enero del 2003, se presentó como un mecanismo ideal para enfrentar importantes problemas de seguridad, como los secuestros y la fuga de presidiarios. Al menos cien empleados del ministerio de Justicia mexicano tienen implantado este microchip, se recordó hoy en Washington. En la foto un cerebro humano, con sus hemisferios, centros de inteligencia y razonamiento, el bulbo raquídeo para las funciones involuntarias, como la respiración y otras similares. El cerebelo ayuda al equilibrio y la postura. Esta maravilla de Dios, que está en Jesús, la Sma. Virgen, estuvo en los santos... y volverá a estar cuando resuciten, puede ser atrozmente manipulada y destruida.

. . . . A principios de este año, en España dieron un paso importante hacia el reemplazo de la tarjeta de crédito por uno de estos microchips. A los dueños de la discoteca Baja Beach Club, en Barcelona, se les ocurrió que un VeriChip sería un buen regalo para sus clientes VIP, los cuales pudieron utilizarlos como tarjetas de crédito para comprar tragos. En la foto, el primero a la derecha, con uniforme militar, Hermann Göring, responsable de la autorización de los campos de concentración en Alemania, donde fueron asesinados millones de judíos y adversarios políticos y religiosos del nacismo. La búsqueda del genocidio y exterminio de grandes grupos humanos, ha sido un error constante de una humanidad que se aleja del Señor. Quizá qué maldades podrá inventar el hombre con estos verichip.

. . . . La Iglesia no se opone al progreso de la ciencia pero tampoco la absolutiza y siempre predica que la ciencia, como todo lo hecho por el hombre tiene que someterse a la ética y al bien de todo el hombre. No puede ser que se apruebe moralmente algo que parece ser un bien si va a ser usado para el mal. No todo lo que el hombre puede hacer es legítimo hacerlo. El hombre puede calcular la capacidad de resistencia física en distintos tipos de sufrimientos, como lo hizo el científico nazi Dr. Mengele, aprovechando la impunidad de los campos de concentración nazi. No por ser descubrimientos que puedan aprovechar a la humanidad, no por eso va a ser legítimo lo que él hizo, con vergüenza imborrable para la ciencia, ya que en su nombre se perpetraron tales faltas gravísimas contra los derechos humanos.

. . . . Nos enseña el magisterio en el Catecismo: "Es ilusorio reivindicar la neutralidad moral de la investigación científica y de sus aplicaciones. Por otra parte, los criterios de orientación no pueden ser deducidos ni de la simple eficacia técnica, ni de la utilidad que puede resultar de ella para unos con detrimento de otros, y, menos aún, de las ideologías dominantes. La ciencia y la técnica requieren por su significación intrínseca el respeto incondicionado de los criterios fundamentales de la moralidad; deben estar al servicio de la persona humana, de sus derechos inalienables, de su bien verdadero e integral, conforme al designio y la voluntad de Dios (Cat. Cath. nº 2294).