Acta de Radicación en María Reina

. . . . Madre Santísima, Madre del Oratorio Mariano, Madre del Pueblo de Dios, radícate en nuestro Oratorio de María Reina para siempre, y nosotros respaldaremos tu radicación, esforzándonos por construir los templos vivos que somos cada uno, y por la vinculación continua a este oratorio de María Reina.

 

. . . . Que con tu ayuda podamos prepararte una digna morada, Madre del Pueblo, especialmente de los pobres. Así daremos cabal cumplimiento a tu deseo que nuestro fundador te comprara una tierra donde tú pudieras ser reina.

. . . . Ahora ya no solo la imagen que vino de Colombia a Chile, está santificada con una especial presencia tuya, sino también la misma tierra de María Reina se hace santa y se irá haciendo más y más santa con el correr del tiempo. Gracias Madre y Reina nuestra.

. . . . Como en las bodas de Caná estamos seguros que harás maravillas en este Oratorio y en esta tierra santificada por tu presencia. Ya vendrá el pueblo peregrino trayendo el pan y el vino, para que tu Hijo reine por siempre con nosotros. Amén