HOJA CANTOS NOVENA

CELEBRACION EXTERNA

 

11.- ORACION DEL DESAFIO

 

Madre: Cómo podría olvidarme de Ti?

Cuántas cosas

has hecho por nosotros!

Te hemos pedido bendiciones

a través de nuestro Oratorio.

Y cuánto nos has regalado!

Madre:

"Cómo podría olvidarme de Ti?

Desde el Desafío

del 29 de junio de 1971,

hemos ido sintiendo cada vez más que Tú estás acá,

que te has quedado

en nuestro Oratorio

donde quiera que esté.

Esa fue tu respuesta de amor

a nuestro Desafío

y a nuestro respaldo de amor.

Madre: Cómo podría olvidarme de Ti?

Ahora te pedimos más aún:

necesitamos construir

nuestra comunidad

del Oratorio, danos, por eso, santos;

danos personas auténticas,

vivificadas por la gracia

de Cristo. Danos

personalidades auténticas,

formadoras de un auténtico orden social;

de una comunidad auténtica

que sea la base

de la gran primavera

que ha de venir.

Madre: Cómo no confiar en Ti?

Y repetimos el Desafío,

esta vez más hondamente

desde el 3 de noviembre de 1972:

"Madre: lleno de audacia

me atrevo a pedirte

que te vayas del Oratorio

el día que no haya

ningún hijo tuyo

que aspire sinceramente

a la santidad:

a ser un auténtico mariano".

Madre: Cómo podría olvidarme de Ti?

Creo, Madre, ardientemente

que Tú te encargarás

de hacer nacer acá,

en tu Oratorio,

santos de nuestro pueblo

para la Iglesia. Amén.

Madre: Cómo podría olvidarme de Ti?