3º día: 16 de diciembre

En el nombre del Padre +, y del Hijo + y del Espíritu Santo +, con la Madre de nuestro Oratorio, en la espera de Belén. Amén.

1.- Canto inicial: Apareció en el cielo

2.- Oración Introductoria:

Volver a la página inicial de la novena.

3.- Lema motivador: La Madre quiere que la ayudemos a establecerse en el Oratorio en forma firme e inamovible. ¿Nos desentendemos?

4.- Pequeña explicación:

No podemos desentendernos de las cosas de nuestra Madre y Reina. En el fondo, no tomarla en cuenta en sus deseos tan firmes que nos ha manifestado, equivale a negarla. Ciertamente no queremos negarnos a Ella, que nos dice: amo a los que me aman y me buscan. Es la voluntad de Ella que la ayudemos a establecerse más y más en nuestros oratorios. Ojalá que en muchos ya pudiera haber radicación. Para que esto funcione es necesario construir los templos vivos que somos cada uno de nosotros. Lo hacemos con autosantificación junto a la familia de Belén.

5.- Texto bíblico: 1 Corintioa 3,4-11

Cuando uno dice: "Yo soy de Pablo", y el otro:

"Yo de Apolo", ¿acaso no están procediendo como lo

haría cualquier hombre?

Después de todo, ¿quién es Apolo, quién es

Pablo? Simples servidores, por medio de los cuales

ustedes han creído, y cada uno de ellos lo es

según lo que ha recibido del Señor.

Yo planté y Apolo regó, pero el que ha hecho

crecer es Dios.

Ni el que planta ni el que riega valen algo,

sino Dios, que hace crecer.

No hay ninguna diferencia entre el que planta y

el que riega; sin embargo, cada uno recibirá su

salario de acuerdo con el trabajo que haya realizado.

Porque nosotros somos cooperadores de Dios, y

ustedes son el campo de Dios, el edificio de Dios.

Según la gracia que Dios me ha dado, yo puse

los cimientos como lo hace un buen arquitecto, y

otro edifica encima. Que cada cual se fije bien de

qué manera construye.

El fundamento ya está puesto y nadie puede

poner otro, porque el fundamento es Jesucristo.

6.- La Iglesia nos enseña:

En la aparición de Guadalupe, junto al cerrito Tepeyac, en México, la Santísima Virgen le encomienda al indio Juan Diego, la tarea de comunicarle al Obispo, para que le construya una Iglesia en ese lugar. "Oye esto hijo mío el más pequeño, ten por cierto que son muchos mis servidores y mensajeros, a quienes puedo encargar que lleven mi mensaje y hagan mi voluntad. Pero es muy necesario que tú personalmente vayas y hables de esto, y que precisamente por tu mano se cumpla mi voluntad. "Mucho te ruego, hijo mío el más pequeño y con toda energía te mando que precisamente vayas otra vez mañana a ver al Obispo. Y en mi parte hazle saber, hazle oír bien mi voluntad, para que haga mi casa que le pido. Y otra vez dile que yo en persona, la siempre Vírgen María, la Madre de Dios, te envía."

7.- Tradiciones del Oratorio Mariano:

Decíamos en la "Charla del 29 junio 1996, en el Colegio SSCC Alameda" que por María Santísima vamos a Jesús: "Es doctrina permanente de la Iglesia que María nos lleva a Jesús. Es el camino más seguro, más rápido y más perfecto para llegar a Jesús. Además, significa cumplir la voluntad de Jesús implícita en su testamento:"Discípulo, esa es tu Madre..."(Jn.19,27). Se basa en que el Señor estará presente en su Iglesia hasta el fin del mundo: "Estaré todos los días hasta el fin del mundo"(Mt.28,20). Por eso, por María nosotros nos unimos con Jesús que está siempre presente en su Iglesia hasta el fin del mundo.

8.- Oración final:

Volver a página inicial.