5º día: 18 de diciembre

En el nombre del Padre +, y del Hijo + y del Espíritu Santo +, con la Madre de nuestro Oratorio, en la espera de Belén. Amén.

1.- Canto inicial: Sí, Madre mía sí.

2.- Oración Introductoria:

Volver a página inicial de la novena.

3.- Lema motivador: Ya en el Oratorio Central se ha cumplido el anhelo de la radicación definitiva.

4.- Pequeña explicación:

El Oratorio Central ha tenido ya el privilegio de poder tener no solamente una Imagen de gracia sino la seguridad y estabilidad del lugar. Pero no debe quedarse ahí, el Oratorio para poder crecer en forma madura, necesita la radicación y perpetuidad típica de los santuarios, que evocan la eternidad del Santuario Celestial.

5.- Texto bíblico: Esdras 5,1-2

Entonces el profeta Ageo y el profeta Zacarías,

hijo de Idó, comenzaron a profetizar a los judíos

de Judea y de Jerusalén, en nombre del Dios de

Israel que velaba sobre ellos.

Al oírlos, Zorobabel, hijo de Sealtiel, y Josué,

hijo de Josadac, se decidieron a reanudar la

construcción de la Casa de Dios que está en

Jerusalén, acompañados por los profetas de Dios

que los apoyaban.

En ese mismo tiempo, Tatnai, gobernador de la

región de este lado del Eufrates, Setar Boznai y

sus colegas fueron a verlos y les preguntaron:

"¿Quién les dio la orden de edificar esta Casa y

Jerusalén están en ruinas y sus puertas han sido

incendiadas".

6.- La Iglesia nos enseña:

En el Catecismo nos enseña (n° 756): «También muchas veces a la Iglesia se la llama construcción de Dios. El Señor mismo se comparó a la piedra que desecharon los constructores, pero que se convirtió en la piedra angular. Los apóstoles construyen la Iglesia sobre ese fundamento, que le da solidez y cohesión. Esta construcción recibe diversos nombres: casa de Dios en la que habita su familia, habitación de Dios en el Espíritu, tienda de Dios con los hombres (Ap 21, 3), y sobre todo, templo santo. Representado en los templos de piedra, los Padres cantan sus alabanzas, y la liturgia, con razón, lo compara a la ciudad santa, a la nueva Jerusalén.

7.- Tradiciones del Oratorio Mariano:

Llegamos a la conclusión que había que trasladar momentáneamente el Oratorio Central de Sazié a Carrera, pero prometíamos que el Oratorio Mariano debía volver a Sazié para radicarse definitivamente en este lugar (Cfr. Carta. Junio de 1990 nº 35).

8.- Oración final:

Volver a página inicial.