9 día: 22 de diciembre

En el nombre del Padre +, y del Hijo + y del Espíritu Santo +, con la Madre de nuestro Oratorio, en la espera de Belén. Amén.

1.- Canto inicial: Himno del Oratorio

2.- Oración Introductoria:

Volver a página inicial de la novena.

3.- Lema motivador: Niñito Jesús del Adviento: Haz que la Madre se quede no solamente en la Imagen de gracia del Oratorio sino también en el Lugar, haciéndolo un lugar santo y de peregrinación.

4.- Pequeña explicación:

La acción sobre la Imagen en primer lugar sucedió ya en el Tepeyac. Fue la Imagen impresa en la tilma del indio Quauhtlatoatzin, San Juan Diego, la primera manifestación que cautivó al pueblo mexicano, convirtiendo en menos de 20 años a 9 millones de indígenas impermeables a la fe europea, que les había arrebatado el dominio de su patria. Pero también, quedó muy en claro que Ella había pedido la edificación de un santuario, un lugar santo. En el Oratorio Mariano primero fue la Imagen y después, con los años el lugar, siempre procurado, pero con mucha dificultad pudo darse una radicación.

5.- Texto bíblico: Deuteronomio 10,8.11

Entonces el Señor puso aparte a la tribu de Leví

para que transportara al Arca de la Alianza del

Señor, para que estuviera en su presencia y lo

sirviera, y para que bendijera en su Nombre, como

lo ha venido haciendo hasta ahora.

El Señor me dijo: "Ve ahora mismo a ponerte al

frente del pueblo, para que entren a tomar

posesión de la tierra que juré dar a sus padres".

6.- La Iglesia nos enseña:

Nos explica el Catecismo, en el n 2691, "Los santuarios son, para los peregrinos en busca de fuentes vivas, lugares excepcionales para vivir en comunión con la Iglesia las formas de la oración cristiana".

7.- Tradiciones del Oratorio Mariano:

Acta de Radicación: "Madre Santísima, Madre del Oratorio Mariano, Madre del Pueblo de Dios, radícate en nuestro Oratorio Central de Sazié para siempre, y nosotros respaldaremos tu radicación, esforzándonos por construir los templos vivos que somos cada uno, y por la reconstrucción material de tu Oratorio Central. Que con tu ayuda podamos preparar un digna morada a la Madre del Pueblo, especialmente de los pobres (Cfr. Carta. Junio de 1990 n 36)

8.- Oración final:

Volver a página inicial.