Novena Escrita con ocasión

de los quince años

de la radicación

(23 de diciembre 1987 - 23 de diciembre 2002)

La novena empieza el día 14 de diciembre.

2.- Oración Introductoria:

. . . .Querida Madre y Reina nuestra, Reina del Oratorio Central; la Iglesia nos ha enseñado por los Sumos Pontífices, que no puede sucumbir eternamente aquel a quien ayuda y toma bajo su protección la Santísima Virgen María, principalmente en el crítico momento de la muerte. Por eso con tanta fe te repite tu Pueblo fiel, esperando la Navidad, que ruegues por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte. Aprópiate del lugar del Oratorio Central, cada vez más y más. Si hasta por medio de un laico y hasta un pagano, como era Ciro, el Señor quiso empezar la reconstrucción de su templo, no te olvides de apoderarte de nuestro Oratorio. Recuerda que la Iglesia desde los tiempos de San Ireneo creía que tú has sido constituida causa de salvación para todo el género humano, porque nos conectas plenamente con Jesucristo, el Niño de Belén, el Único Salvador". Amén.

1. Primer día de la Novena

. . . .04L1Novena.htm

2. Segundo día de la Novena

. . . .04L2Novena.htm

3. Tercer día de la Novena

. . . .04L3Novena.htm

4. Cuarto día de la Novena

. . . .04L4Novena.htm

5. Quinto día de la Novena

. . . .04L5Novena.htm

6. Sexto día de la Novena

. . . .04L6Novena.htm

7. Séptimo día de la Novena

. . . .04L7Novena.htm

8. Octavo día de la Novena

. . . .04L8Novena.htm

9. Noveno día de la Novena

. . . .04L9Novena.htm

 

Oración final

 

. . . .Muy amado Niño Jesús, que esperaste encerrado por nueve meses en el seno maternal, amoroso y obediente de María, el tiempo de nacer; e inflamaste en ardientes deseos los corazones de nuestra Madre y Reina, la Santísima Virgen María y de San José, y te ofreciste a Dios Padre por la salvación del mundo, también de tu Oratorio, que ya preveías en lontananza, ten piedad de nosotros.

. . . .Danos un regalo de Navidad muy precioso a tu obra del Oratorio en estos quince años. Haz que la Madre se quede no solamente en la Imagen de gracia del Oratorio sino también en el Lugar, haciéndolo un lugar santo y de peregrinación, donde cada vez quede más asegurada la radicación de nuestra Madre.

. . . .Sobre todo, Niño Jesús, danos el regalo precioso que el Oratorio se construya firmemente en las piedras vivas de tu Templo, que somos todos nosotros, con toda la Iglesia, en comunión y participación, buscando la Santidad, buscando ser luz y sal de la tierra. Amén.

. . . .R. Hazlo por favor, Niño Jesús, ten piedad, por amor a tu Madre y a San José. Avemaría