Guía de las bendiciones de las comidas:

 

(Va siguiendo el orden del calendario litúrgico en la Oración de las Horas)

Calendario de Enero

Domingo 2 a sábado 8 Se reza en la 2ª semana (Corresponde al calendario litúrgico de Las Horas)

Domingo 9 a sábado 15 Se reza en la 1ª semana de enero.

Domingo 16 a sábado 22 Se reza en la 2ª semana de enero.

Domingo 23 a sábado 29 Se reza en la 3ª semana de enero.

Domingo 30 a sábado 5 Se reza en la 4ª semana de febrero.

 

 

I. ENERO.

 Domingo 1ª Semana litúrg. en Enero

 

Gen 27,25 Dijo entonces Jacob: « acércamelo, que coma de la caza, hijo, para que te bendiga mi alma. » Se la acercó y comió; le trajo también vino, y bebió.

 

En este domingo, adoramos al Señor, nuestro Padre, con el Hijo, en el Espíritu Santo. En torno a esta mesa, te invitamos, Madre, a gozar de la alegría dominical, unidos entre hermanos, como familia que se abre paso hacia tu coronación como Reina del ecumenismo. Amén.

 

Lunes 1ª Semana litúrg. en Enero

 

Dan 4,9 Era hermoso su ramaje, abundante su fruto; había en él comida para todos, a su sombra se cobijaban las bestias del campo, en sus ramas anidaban los pájaros del cielo, y toda carne se alimentaba de él.

 

Madre Santísima, tu Oratorio te suplica que seas la Reina del ecumenismo; que logres la maravilla del entendimiento de personas de diferentes modos de creer. Haznos compartir el pan y la amistad, como Reina de nuestro hogar unido y acogedor. Amén.

 

Martes 1ª Semana litúrg. en Enero

 

Mt 5,9 Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

 

Junto con Jesús, te invitamos, Madre y Reina nuestra, que vengas a estar en esta comida con nosotros, tú, la Reina unidora, que vas a conseguir el milagro del ecumenismo practicado. Te ofrecemos nuestros trabajos y la alegría de poder recibir en paz los alimentos. Amén.

 

Miércoles 1ª Semana litúrg. en Enero

 

Gen 26,30 El les dio un banquete, y comieron y bebieron.

 

Nosotros, como pequeños miembros de la Iglesia, te alabamos, Madre, en esta hora de la comida, en que nos reunimos a compartir. Maravillas ha hecho el Señor en ti, Reina del ecumenismo, que nos enseñas a escuchar, aun en el canto del gallo, la voz de Dios. ¡Gloria al Señor y gloria a ti! Amén.

 

Jueves 1ª Semana litúrg. en Enero

 

Jn 6,5 Al levantar Jesús los ojos y ver que venía hacia él mucha gente, dice a Felipe: « ¿Donde vamos a comprar panes para que coman éstos? »

 

Te agradecemos, Madre y Reina nuestra, en esta hora en que compartimos el pan, porque nos consigues todo lo que necesitamos para vivir. A veces lo has conseguido en forma milagrosa, como en las Bodas de Caná. Te agradecemos particularmente porque nos enseñaste a escuchar la voz de Dios. Amén.

 

Viernes 1ª Semana litúrg. en Enero

 

Gen 2,17 Del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque el día que comas de él, morirás sin remedio.

 

Reina del ecumenismo, sin sacrificio, sin entrega por nuestros hermanos, nunca llegaremos a compartir verdaderamente, sin caer en la hipocresía. Al llegar a esta hora de nuestra comida, danos voluntad para hacer pequeños sacrificios, que nos ayuden a salir adelante, en el respeto y cariño a nuestros hermanos. Amén.

 

Sábado 1ª Semana litúrg. en Enero

 

Sal 30,12-13 Has trocado mi lamento en una danza, me has quitado el vestido de saco y me has ceñido de alegría; mi corazón por eso te salmodiará sin tregua; Señor, Dios mío, te alabaré por siempre.

 

Aleluya, gloria al Señor, en esta hora de la comida, aleluya, porque nos regaló esta Madre maravillosa, María Reina del ecumenismo. Aleluya, cantaremos con todos nuestros hermanos separados. Aleluya, maravillas del Señor en toda su creación, en la que nos hace compartir el pan. Aleluya. Amén.

 

B) 2ª SEMANA.

 

Domingo 2ª Semana litúrg. en Enero

 

Exo 12,16 En el primer día tendrán reunión sagrada; también en el día séptimo se reunirán en asamblea sagrada. Ningún trabajo se hará en esos días, salvo la comida para cada uno. Esto es lo único que podrán hacer.

 

Te adoramos Padre, te adoramos Hijo único del Padre, en la unidad del Espíritu Santo, al comer nuestra comida; con tu bondad infinita repartes los alimentos, para que a nadie le falte; adorándote te suplicamos que así sea, con nuestra Madre y Reina del ecumenismo. Amén.

 

Lunes 2ª Semana litúrg. en Enero

 

Dan 4,22 « Serás arrojado de entre los hombres y con las bestias del campo morarás; hierba, como los bueyes, tendrás por comida, y serás bañado del rocío del cielo; siete tiempos pasarán por ti, hasta que reconozcas que el Altísimo domina sobre el imperio de los hombres y que se lo da a quien le place.

 

Reina de nuestro Pueblo, muchas veces marginado, te pedimos insistentemente para que así como nos consigues que podamos comer reunidos en esta hora, nos regales de tu Hijo, la gracia de ver de cerca la misteriosa unión de las iglesias.

 

Martes 2ª Semana litúrg. en Enero

 

Luc 10,40 mientras Marta estaba atareada en muchos quehaceres. Acercándose, pues, dijo: « Señor, ¿no te importa que mi hermana me deje sola en el trabajo de la casa? Dile, que me ayude. »

 

Madre y Reina te invitamos a que vengas con nosotros a participar en este momento en que vamos a recibir nuestros alimentos; te ofrecemos nuestros esfuerzos y trabajos, que sirvan para que los que nada tienen, encuentren una mano bondadosa para que les dé su alimento de cada día. Amén.

 

Miércoles 2ª Semana litúrg. en Enero

 

Deu 6,11 Acuérdate del Señor que te sacó de Egipto, no te olvides que recibiste casas llenas de toda clase de bienes, que tú no llenaste, cisternas excavadas que tú no excavaste, viñedos y olivares que tú no plantaste.

En esta hora en que compartimos el pan y la amistad, te alabamos Reina del ecumenismo, porque nos haces vencer nuestras diferencias y buscar la alegría de una paz conquistada. Para que todo el pueblo alce sus manos hacia ti, te proclamamos la feliz entre todas las mujeres, como nos enseña el evangelio. Amén.

 

Jueves 2ª Semana litúrg. en Enero

 

Jn 17,21 para que todos sean uno. Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado.

 

Gracias de antemano, Madre y Reina del pueblo unido, porque así como hoy nos consigues el alimento que vamos a compartir unidos, podamos los hermanos separados reencontrarnos en un abrazo común en la Mesa del Reino. Amén.

 

Viernes 2ª Semana litúrg. en Enero

 

Gen 3,1 La serpiente era el más astuto de todos los animales del campo que el Señor Dios había hecho. Y dijo a la mujer: ¿Cómo es que Dios les ha dicho: No coman de los frutos de ninguno de los árboles del jardín?

 

Los pobres, Madre y Reina, serán siempre la opción de la Iglesia. Todos podemos sacrificar un poquito, en este viernes, en que Jesús todo lo dio en la cruz, hasta su sangre para darnos el alimento que no perece. Ayúdanos a superar nuestra glotonería y egoísmo. Amén.

 

Sábado 2ª Semana litúrg. en Enero

 

Jdt 15,12-13 Todas las mujeres de Israel acudieron para verla y la bendecían danzando en coro. Judit tomaba tirsos con la mano y los distribuía entre las mujeres que estaban a su lado. Ellas y sus acompañantes se coronaron con coronas de olivo; después, dirigiendo el coro de las mujeres, se puso danzando a la cabeza de todo el pueblo.

 

Gloriosa María, asunta a los cielos, que nos ayudas en nuestro itinerario terrestre, gloriosa María, te aclama todo el pueblo; y tú, sonriente, vas obrando el milagro de la unidad de los hermanos separados. Al compartir nuestros alimentos, ayúdanos a aclamarte feliz, Reina gloriosa. Amén.

 

C) 3ª SEMANA.

 

Domingo 3ª Semana litúrg. en Enero

 

2P 2,13 Tienen por felicidad el placer de un día; hombres manchados e infames, que se entregan de lleno a los placeres mientras banquetean con vosotros.

 

Todos los domingos, te adoramos de modo especial, Padre Celestial, por tu Hijo el muy amado, en el Espíritu Santo, que clama en nuestros corazones como en el corazón de María, nuestra Madre y Reina. Reconocemos al servirnos estos alimentos, que toda la creación, hecha poco a poco por tu poder inagotable, procede de ti. Te adoramos Santísima Trinidad. Amén.

 

Lunes 3ª Semana litúrg. en Enero

 

Dan 4,29 De entre los hombres serás arrojado, con las bestias del campo morarás; hierba como los bueyes tendrás por comida, y siete tiempos pasarán por ti, hasta que reconozcas que el Altísimo domina sobre el reino de los hombres, y se lo da a quien le place.

 

Querida Madre Santísima, Reina en quien esperamos que nos consigas de Jesús, el Cristo, el único que puede salvar, te pedimos que junto a los alimentos, que vamos a servirnos en estos momentos, nos consigas, poco a poco el milagro de una comunidad que avanza hacia un ecumenismo auténtico. Amén.

 

Martes 3ª Semana litúrg. en Enero

 

Jn 5,17 Pero Jesús les replicó: « Mi Padre trabaja hasta ahora, y yo también trabajo. »

 

Reina y Madre muy querida, te queremos ofrecer nuestro esfuerzo y trabajo de este día, para que no nos falten los alimentos, para que siempre pongamos nuestra parte, vayamos a la práctica, que está hecha de mil detalles. Consíguenos, por tu lado, junto a los alimentos de cada día, el milagro de la unidad ecuménica. Amén

 

Miércoles 3ª Semana litúrg. en Enero

 

1Re 19,8 Se levantó, comió y bebió, y con la fuerza de aquella comida caminó cuarenta días y cuarenta noches hasta el monte de Dios, el Horeb.

 

Sea alabada eternamente la Santísima Trinidad, que hoy nos reúne junto a la Reina coronada del ecumenismo, para ir poco a poco librando sistemáticamente una ardua labor, como las hormiguitas en un trabajo tesonero para conseguir su alimento, y nosotros poder ayudar en la construcción del ecumenismo. Sea alabada eternamente la Santísima Trinidad. Amén

 

Jueves 3ª Semana litúrg. en Enero

 

Jn 17,23 Yo en ellos y tú en mí, para que sean perfectamente uno, y el mundo conozca que tú me has enviado y que los has amado a ellos como me has amado a mí.

 

Gracias, muchas gracias, por tener cada día nuestros alimentos que ahora nos vamos a servir en esta mesa de unidad y concordia. Gracias, Madre y Reina Santísima, porque también nos sentaremos un día los hermanos separados para compartir en el ecumenismo, contigo Reina del ecumenismo. Amén.

 

Viernes 3ª Semana litúrg. en Enero

 

Mt 26,26 Mientras estaban comiendo, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: Tomen, coman, esto es mi cuerpo.

 

La Iglesia te saluda con el título de "amantísima Madre". Eres nuestra Madre y Reina muy amada. El mayor amor del mundo consiste en darlo todo, hasta la propia vida, como Jesús lo ha hecho. Ha dado su cuerpo y sangre para que podamos comer una comida que nos llenará totalmente. También nos sacrificamos para que un día todos nos sentemos en la mesa de la unidad. Amén.

 

Sábado 3ª Semana litúrg. en Enero

 

So 3,16-18 Aquel día se dirá a Jerusalén: ¡No tengas miedo, Sión, no desmayen tus manos! El Señor tu Dios está en medio de ti, ¡un poderoso salvador! El exulta de gozo por ti, te renueva por su amor; danza por ti con gritos de júbilo, como en los días de fiesta.

 

Poco a poco vamos luchando, maravillosa Reina, poco a poco vamos construyendo para tener unidad. Poco a poco la Iglesia y nosotros crecemos en conocerte Reina Santísima. Junto al alimento que vamos a servirnos, te aclamamos Reina maravillosa de nuestro Oratorio en este sábado, en que ha de triunfar el ecumenismo. Amén.

 

D) 4ª SEMANA.

 

Domingo 4ª Semana litúrg. en Enero

 

Hch 2,44 Todos los creyentes vivían unidos y tenían todo en común; Hch 2,45 vendían sus posesiones y sus bienes y repartían el precio entre todos, según la necesidad de cada uno. Hch 2,46 Acudían al Templo todos los días con perseverancia y con un mismo espíritu, partían el pan por las casas y tomaban el alimento con alegría y sencillez de corazón. Hch 2,47 Alababan a Dios y gozaban de la simpatía de todo el pueblo.

 

Te adoramos, Eterna Trinidad, al lado de nuestra Madre y Reina; tu nos concediste poder sentarnos a la mesa, para compartir gustosos los frutos de esta tierra que tú creaste. Así como ustedes están unidos eternamente, sin aburrirse por la Trinidad de personas, haz que luchemos para que la Reina del ecumenismo logre la unidad de los hermanos separados. Amén.

 

Lunes 4ª Semana litúrg. en Enero

 

Dan 14,34 El ángel del Señor dijo a Habacuc: « Lleva esa comida que tienes a Babilonia, a Daniel que está en el foso de los leones. »

 

Te pedimos y suplicamos, Reina del ecumenismo, que así como nos vas a brindar ahora los alimentos que necesitamos para vivir, nos concedas un corazón auténticamente entregado a conquistar la unión con todos, también con los hermanos separados en diversas iglesias. Amén.

Martes 4ª Semana litúrg. en Febrero

 

1Co 16,16 También ustedes muéstrense sumisos a las autoridades y a todo aquel que con ellos trabaja y se afana.

 

Madre de los brazos extendidos, que ofreces al Niño en el templo, al bendecir estos alimentos, queremos ofrecerle al Señor nuestro empeño por vivir radicalmente en el Cáliz del Padre, dentro de nuestra familia, nunca separados ni en lo más mínimo de la Cátedra de San Pedro. Amén.

 

Miérc. 4ª Semana litúrg. en Febrero

 

Luc 10,7 Permanezcan en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No anden de casa en casa.

 

Madre, qué rico es poder tener estos alimentos que fueron preparados cariñosamente para poder vivir con gusto en la alabanza del Señor. El le ha preparado a nuestra familia un cáliz, el Cáliz del Padre, que nos asegura una gran claridad de línea, sobre todo por la Cátedra de San Pedro, a la que está tan adherido. Amén.

 

Jueves 4ª Semana litúrg. en Febrero

 

Jn 6,48.50 Yo soy el pan de la vida. Sus padres comieron el maná en el desierto y murieron; este es el pan que baja del cielo, para que quien lo coma no muera.

 

Madre Santísima, con mucho agradecimiento nos vamos a servir estos alimentos, símbolo de la Eucaristía, que comemos en el itinerario de esta vida rumbo al cielo, el banquete que no se acaba. En este caminar nos has dado el Cáliz del Padre, que nos asegura una gran precisión de línea, en esta época de masificación. Amén.

 

Viernes 4ª Semana litúrg. en Febrero

 

Gen 3,22 Y dijo el Señor Dios: « He aquí que el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, en cuanto a conocer el bien y el mal. Ahora, pues, cuidado, no alargue su mano y tome también del árbol de la vida y comiendo de él viva para siempre. »

 

Madre dolorosa, al comer nuestros alimentos haciendo pequeños sacrificios marcados por la necesidad de nuestra salud y por la decencia de no ser glotones, ofrecemos el sacrificio de no servirnos con quejas, malas caras o falta de comunión fraterna. En la Cátedra de San Pedro estamos seguros de ir por buen camino. Amén.

 

Sábado 4ª Semana litúrg. en Febrero

 

Jdt 15,14. 16,1 Judit entonó, en medio de todo Israel, este himno de acción de gracias y todo el pueblo repetía sus alabanzas:

 

Prorrumpimos, querida Madre, en grandes bendiciones, al comer estos alimentos, que es parte de nuestra vida, hasta gozarlos en el cielo, en una plenitud que no conocemos acá; por ahora el Cáliz del Padre nos garantiza la precisión de la línea de vida, para que no perdamos el camino. Nunca fuera de la Cátedra de San Pedro. Viva, viva, María. Amén.