Guía de las bendiciones de las comidas:

 

(Va siguiendo el orden del calendario litúrgico en la Oración de las Horas)

Calendario de Febrero

Domingo 6 a sábado 12 Se reza en la 4 semana de febrero

(Corresponde al calendario litúrgico de Las Horas)

Domingo 13 a sábado 19 Se reza en la 1 semana de febrero.

Domingo 20 a sábado 26 Se reza en la 2 semana de febrero.

Domingo 27 a lunes 28 Se reza en la 3 semana de febrero.

Martes 1 a sábado 5 Se reza en la 3 semana de marzo.

Domingo 6 a sábado 12 Se reza en la 4 semana de marzo.

 

  1. FEBRERO.

Domingo 6 a sábado 12 Se reza en la 4 semana de febrero

Domingo 6 (4 Semana de Febrero)

 

Rm 14,17-18 El Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo. Quien así sirve a Cristo, se hace grato a Dios y los hombres lo valorizan.

 

Al comer estos alimentos, te adoramos, Padre omnipotente y sabio, que tienes la historia en la mano, que vas inspirando al Santo Padre, y al Cáliz del Padre para que se vaya guiando y alimentando en el camino justo y de la verdad. Te adoramos de todo corazón en nuestro alimentarnos por tu bondad sin fin. Amén.

 

Lunes 7 (4 Semana de Febrero)

 

Mt 15,37 Comieron todos y se saciaron, y de los trozos sobrantes recogieron siete canastas llenas.

 

Te pedimos, Madre, al ponernos frente a nuestros alimentos, que nunca falten en la casa de tus hijos, especialmente en este día, en la mesa de los pobres. Asimismo te suplicamos que a nuestra familia no le falte la corrección de línea que viene del Cáliz del Padre, unido a la Cátedra de San Pedro.

 

Martes 8 (4 Semana de Febrero)

 

1Co 16,16 También ustedes muéstrense sumisos a las autoridades y a todo aquel que con ellos trabaja y se afana.

 

Madre de los brazos extendidos, que ofreces al Niño en el templo, al bendecir estos alimentos, queremos ofrecerle al Señor nuestro empeño por vivir radicalmente en el Cáliz del Padre, dentro de nuestra familia, nunca separados ni en lo más mínimo de la Cátedra de San Pedro. Amén.

Miérc. 9 (4 Semana de Febrero)

Luc 10,7 Permanezcan en la misma casa, comiendo y bebiendo lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No anden de casa en casa.

Madre, qué rico es poder tener estos alimentos que fueron preparados cariñosamente para poder vivir con gusto en la alabanza del Señor. El le ha preparado a nuestra familia un cáliz, el Cáliz del Padre, que nos asegura una gran claridad de línea, sobre todo por la Cátedra de San Pedro, a la que está tan adherido. Amén.

Jueves 10 (4 Semana de Febrero)

Jn 6,48.50 Yo soy el pan de la vida. Sus padres comieron el maná en el desierto y murieron; este es el pan que baja del cielo, para que quien lo coma no muera.

Madre Santísima, con mucho agradecimiento nos vamos a servir estos alimentos, símbolo de la Eucaristía, que comemos en el itinerario de esta vida rumbo al cielo, el banquete que no se acaba. En este caminar nos has dado el Cáliz del Padre, que nos asegura una gran precisión de línea, en esta época de masificación. Amén.

Viernes 11 (4 Semana de Febrero)

Gen 3,22 Y dijo el Señor Dios: He aquí que el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, en cuanto a conocer el bien y el mal. Ahora, pues, cuidado, no alargue su mano y tome también del árbol de la vida y comiendo de él viva para siempre.

Madre dolorosa, al comer nuestros alimentos haciendo pequeños sacrificios marcados por la necesidad de nuestra salud y por la decencia de no ser glotones, ofrecemos el sacrificio de no servirnos con quejas, malas caras o falta de comunión fraterna. En la Cátedra de San Pedro estamos seguros de ir por buen camino. Amén.

Sábado 12 (4 Semana de Febrero)

Jdt 15,14. 16,1 Judit entonó, en medio de todo Israel, este himno de acción de gracias y todo el pueblo repetía sus alabanzas:

Prorrumpimos, querida Madre, en grandes bendiciones, al comer estos alimentos, que es parte de nuestra vida, hasta gozarlos en el cielo, en una plenitud que no conocemos acá; por ahora el Cáliz del Padre nos garantiza la precisión de la línea de vida, para que no perdamos el camino. Nunca fuera de la Cátedra de San Pedro. Viva, viva, María. Amén.

Domingo 13 a sábado 19 Se reza en la 1 semana de febrero.

Domingo 13 (1 Semana de Febrero)

1Co 14,25-26 Los secretos de su corazón quedarán al descubierto y, postrado rostro en tierra, adorará a Dios confesando que Dios está verdaderamente entre ustedes. Qué concluir, hermanos? Cuando se reúnen, cada cual puede tener un salmo, una instrucción, una revelación, un discurso en lengua, una interpretación; pero que todo sea para edificación.

En este domingo, queremos escuchar las campanas que llaman a adorar al Señor, a reconocerlo, desde lo más profundo, como nuestro Dios. Adorarlo contigo, oh María, delante de estos alimentos, que el mismo nos brinda, como fruto de la tierra y del trabajo del hombre. El sacrificio es el ingrediente generoso que está en esta comida que anticipa el cielo, y que podemos comer en paz y honestidad. Gracias Señor. Amén.

Lunes 14 (1 Semana de Febrero)

Dan 14,37 Habacuc gritó: Daniel, Daniel, toma la comida que el Señor te ha enviado.

Al ponernos ante la mesa con los alimentos preparados, llenos de confianza en tu presencia maternal, oh María Santísima, queremos aceptar que sin cruz no hay victoria, sin sacrificarse los unos por los otros, no hay redención completa. Y los que buscan pasarlo bien, lo pasan mal. Te pedimos comprender y aceptar las cruces de la vida diaria para ayudar a nuestros hermanos. Amén.

Martes 15 (1 Semana de Febrero)

Hch 20,35 En todo les he enseñado que es así, trabajando, como se debe socorrer a los débiles y que hay que tener presentes las palabras del Señor Jesús, que dijo: Mayor felicidad hay en dar que en recibir.

Madre Santísima, queremos ofrecerte los pequeños y grandes sacrificios de este día para hacer más feliz la vida de los otros, ya que el dolor ayuda a redimir a los demás. Al servirnos los alimentos, sabemos que todos nos necesitamos entregando cada uno lo mejor de sí mismo para hacer la vida más alegre. Acepta nuestra ofrenda. Amén.

Miérc. 16 (1 Semana de Febrero.)

2Cr 30,22 Ezequías habló al corazón de todos los levitas que tenían perfecto conocimiento del Señor. Comieron durante los siete días las víctimas de la solemnidad, sacrificando sacrificios de comunión y alabando al Señor, el Dios de sus padres.

Querida Madre, qué maravillosa es la obra que has hecho en nuestro Oratorio, cómo vamos creciendo y alimentándonos espiritualmente, así como ahora vamos a comer esta comida agradable al paladar y apetecida por nuestro cuerpo, al mirar tantas personas positivas en nuestra familia del Oratorio, cómo no alabarte, Reina sublime! Amén.

Jueves 17 (1 Semana de Febrero)

Jn 6,27 Obren, no por el alimento perecedero, sino por el alimento que permanece para vida eterna, el que les dará el Hijo del hombre.

Gracias, Madre Santísima, porque has sido la dulzura de nuestras cruces y de nuestros sacrificios; ahora en este momento de alimentarnos, al poder comer, aunque otros -sea por enfermedad, por pobreza económica, por escasez o guerra-, no tienen qué comer. Cómo no darte gracias, Madre Amadísima, dulzura de nuestras cruces? Amén.

Viernes 18 (1 Semana de Febrero)

Gen 3,5 Es que Dios sabe muy bien que el día en que coman de este fruto, se les abrirán los ojos y serán como dioses, conocedores del bien y del mal.

Madre dolorosa de los viernes, en que Jesús padeció tanto, haznos compartir con los pequeños sacrificios de la vida ofrecidos libremente, sin andar quejándose, ni poniendo caras largas, para que sigas haciendo maravillas con las personas que queremos y has puesto junto a nuestra mesa familiar. Amén.

Sábado 19 (1 Semana de Febrero)

Lc 1,45-47 Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor! Y dijo María: Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador .

Eres maravillosa, oh María inmaculada, grandes maravillas has hecho en nuestro Oratorio. Al servirnos estos alimentos, que el Señor nos bendice, anticipamos un poco la dicha que está detrás de nuestros pequeños sacrificios de cada día, ofrecidos libremente por amor. Eres tan maravillosa que no podemos calcular siquiera la profundidad de tu gracia y belleza, que te ha dado el Señor. Amén.

Domingo 20 a sábado 26 Se reza en la 2 semana de febrero.

Domingo 20 (2 Semana de Febrero)

1Tm 2,1-2 Ante todo recomiendo que se hagan plegarias, oraciones, súplicas y acciones de gracias por todos los hombres; por los reyes y por todos los constituidos en autoridad, para que podamos vivir una vida tranquila y apacible con toda piedad y dignidad.

 

En honor a ti, Santísima Trinidad, elevamos esta plegaria de gratitud al servirnos estos alimentos, que en definitiva los hemos recibido de tu bondad. El sacrificio de Jesús es el alimento que prepara la alimentación celestial, que es la gloria. Allí no habrá más llanto ni dolor... por ahora el 3 Desafío nos ayuda a prepararnos, como el surco prepara la cosecha.

Lunes 21 (2 Semana de Febrero)

Age 1,6 Habéis sembrado mucho, pero la cosecha fue poca; habéis comido, pero sin quitar el hambre; habéis bebido, pero sin quitar la sed; os habéis vestido, mas sin calentaros, y el jornalero ha metido su jornal en bolsa rota.

Madre muy querida, que has querido llegar al pueblo para hacerlo Pueblo de Dios, te has elegido este Oratorio Mariano, que tiene que asumir poco a poco la cruz, como camino que auténticamente redime, colabora con los méritos infinitos de tu Hijo, haz que al compartir nuestros alimentos, viendo los sufrimientos del pueblo, queramos solidarizar dando de nuestra pobreza al que no tiene. Amén.

Martes 22 (2 Semana de Febrero)

1Co 3,8 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; si bien cada cual recibirá el salario según su propio trabajo.

Al llegar a nuestra hora de comer, estamos convidándote, Madre muy amada, a que estés con nosotros. Te ofrecemos la realidad que el pueblo sufre en algunos de sus miembros, que les falta de todo; asumiendo la madurez que se nos va gestando para poder ayudar a redimir con la cruz. Te ofrecemos nuestros sacrificios y te pedimos, que todos tengan hoy algo para comer en su mesa familiar. Amén.

Miérc. 23 (2 Semana de Febrero)

2Cr 31,10 Respondió el sumo sacerdote Azarías, de la casa de Sadoq, y dijo: Desde que se comenzaron a traer las ofrendas reservadas a la Casa del Señor, hemos comido y nos hemos saciado, y aún sobra muchísimo, porque el Señor ha bendecido a su pueblo; y esta gran cantidad es lo que sobra.

Te alabamos, bendita Madre del 3 Desafío, en el que por la cruz te quedas con nosotros, haciendo la dulzura de las cruces. Al comer nuestros alimentos pidiendo para que todo el pueblo tenga su alimento cotidiano, así como nosotros hoy, te alabamos porque nos consigues de todo lo necesario. Amén.

Jueves 24 (2 Semana de Febrero)

 

Jn 13,4-5 Se levanta de la mesa, se quita sus vestidos y, tomando una toalla, se la ciñó. Luego echa agua en una jarra y se puso a lavar los pies de los discípulos y a secárselos con la toalla con que estaba ceñido.

Gracias, Madre amada, porque nos enseñas en forma realista el sentido de cada comida. El momento de comer nos recuerda la Última Cena de Jesús, en que preparaba la hora de su sacrificio. El dolor y el sufrimiento de cada día no se queda en que duele sino que prepara la victoria de Jesús en nosotros y en nuestros hermanos..

Viernes 25 (2 Semana de Febrero)

Gen 3,6 Y como viese la mujer que el árbol era bueno para comer, apetecible a la vista y excelente para lograr sabiduría, tomó de su fruto y comió, y dio también a su marido, que igualmente comió.

En este día viernes, al bendecir nuestros alimentos, no podemos dejar de recordar el sacrificio de tu Hijo. Nuestro 3 Desafío nos ayuda a comprender que el verdadero alimento es el que da tu Hijo y que se proyecta y hace más y más fecundo por medio de nuestros sacrificios, sobre todo cuando compartimos en la mesa familiar. Amén.

Sábado 26 (2 Semana de Febrero)

Lc 2,33-35 Su padre y su madre estaban admirados de lo que se decía de él. Simeón les bendijo y dijo a María, su madre: Este está puesto para caída y elevación de muchos en Israel, y para ser señal de contradicción - y a ti misma una espada te atravesará el alma! - a fin de que queden al descubierto las intenciones de muchos corazones.

Madre y Reina Santísima, Qué bueno es compartir el alimento en familia! Hoy te alabamos en las vísperas del domingo, llenándonos de profunda alegría y dedicación. Madre que nos indicas el camino del 3 Desafío, la aceptación diaria de nuestra cruz, en la que nace la familia del Oratorio, como todos los miembros de la Iglesia, cómo no alabarte, a ti, la dulzura de nuestras cruces? Amén.

Domingo 27 a lunes 28 Se reza en la 3 semana de febrero.

Domingo 27 (3 Semana de Febrero)

Ap 7,11-12 Y todos los Angeles que estaban en pie alrededor del trono de los Ancianos y de los cuatro Vivientes, se postraron delante del trono, rostro en tierra, y adoraron a Dios Ap 7,12 diciendo: Amén. Alabanza, gloria, sabiduría, acción de gracias, honor, poder y fuerza, a nuestro Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Al recibir la eucaristía, adoramos al Señor de la gloria; al recibir asimismo el alimento de este día, haznos ser fieles a la adoración de quien todo nos viene, también el alimento de este día y la alegría de poder contar con el Cáliz del Padre, que conforma nuestra identidad propia, tan querida. Amén.

Lunes 28 (3 Semana de Febrero)

Mt 14,20 Comieron todos y se saciaron, y recogieron de los trozos sobrantes doce canastos llenos.

Madre, al pedirte que nos consigas de tu Hijo, la bendición de nuestros alimentos, te pedimos que nos mantengas unidos al Cáliz del Padre, en su certera línea profética frente a los nuevos tiempos, en su firme encadenamiento a la Cátedra de San Pedro, para marchar nutridos y con fuerzas hacia los tiempos futuros. Amén.

Martes 1 a sábado 5 Se reza en la 3 semana de marzo.

Martes 1 (3 Semana de Marzo)

Apo 22,12 Mira, vengo pronto y traigo mi recompensa conmigo para pagar a cada uno según su trabajo.

Con el ímpetu del Espíritu Santo que clama en nuestros corazones, queremos comer con gusto junto a nuestro prójimo, así como también ofrecer lo mejor de nosotros mismos, como una anunciación aceptada en la práctica, es decir poco a poco, y en forma muy realista. Amén.

Miércoles 2 (3 Semana de Marzo)

Mt 22,2 El Reino de los Cielos es semejante a un rey que celebró el banquete de bodas de su hijo.

Hoy queremos alabar de todo corazón junto a estos alimentos, la maravilla del trigo repartido por los campos, el agua que mana en las vertientes y en la llave, que nos la da prácticamente, como los frutos de la tierra, que son un anuncio de un banquete maravilloso. Amén.

Jueves 3 (3 Semana de Marzo)

Jn 6,63 El espíritu es el que da vida; la carne no sirve para nada. Las palabras que les he dicho son espíritu y son vida.

Cómo no agradecer el poder tener todos los días la comida, sin que nos falte? Agradecemos a las personas que la prepararon y con su trabajo esforzado nos la hacen prácticamente accesible hoy de nuevo. Todo esto es un anuncio de nuestra lucha por el reino de los cielos. Amén.

Viernes 4 (3 Semana de Marzo)

Exo 22,30 Hombres santos serán ustedes para mí. No coman la carne despedazada por una fiera en el campo; échensela a los perros

Algo deberemos también nosotros sacrificar; no es posible que sólo nos demos gusto: es un desequilibrio. También el sacrificio es parte de nuestro almuerzo y nuestra cena. Nos lleva a la vida eterna. La odología del sacrificio deberá imponerse en nosotros como anuncio de Dios. Amén.

Sábado 5 (3 Semana de Marzo)

Sal 133,1-2 Oh, qué bueno, qué dulce habitar los hermanos todos juntos! Como un ungüento fino en la cabeza, que baja por la barba, que baja por la barba de Aarón, hasta la orla de su manto.

Qué bueno es estar hoy de nuevo, juntos para servirnos estos alimentos, que Dios nos ha regalado! María, nuestra Madre y Reina, que seas siempre alabada, oh anuncio maravilloso de Dios, que se nos va dando poco a poco. Amén

 

Domingo 6 a sábado 12 Se reza en la 4 semana de marzo.

Domingo 6 (4 Semana de Marzo)

Ef 5,29-30 Porque nadie aborreció jamás su propia carne; antes bien, la alimenta y la cuida con cariño, lo mismo que Cristo a la Iglesia, pues somos miembros de su Cuerpo.

Te adoramos Santísima Trinidad, que nos amas tanto, cada día, cada domingo, nos sigues alimentando y manteniendo en la vida; tú nos respetas profundamente, sabes muy bien de qué necesidades e instintos estamos hechos y nos preparas una mesa... Amén.

Lunes 7 (4 Semana de Marzo)

Rom 13,13 Como en pleno día, procedamos con decoro: nada de comilonas y borracheras; nada de lujurias y desenfrenos; nada de rivalidades y envidias.

Madre muy querida, te pedimos que hoy nos acompañes en nuestra mesa familiar, donde nos anuncias la amistad y comunicación maravillosa del reino de los cielos. Te pedimos que nuestro caminar no esté mal concebido hasta el punto de llegar a perder el Reino... Amén.

Martes 8 (4 Semana de Marzo)

1Co 15,58 Así pues, hermanos míos amados, manténganse firmes, inconmovibles, progresando siempre en la obra del Señor, conscientes de que su trabajo no es vano al Señor.

Te ofrecemos, Jesús, nuestro empeño por hacer que los anuncios de Dios, sean aceptados plenamente, como lo hiciera nuestra querida Madre; son para nosotros más importantes aun que los alimentos que hoy nos estamos sirviendo. Amén.

Miércoles 9 (4 Semana de Marzo)

Mar 8,8 Comieron y se saciaron, y recogieron de los trozos sobrantes siete canastos.

Alabada seas magnífica María Santísima, por todas las maravillas que Dios nos ha regalado en ti. Por eso también cumplimos en esta hora de nuestros alimentos, con la Escritura que nos enseña: "Feliz me llamarán todas las generaciones"; es un anuncio de lo que haremos en el cielo. Amén.

Jueves 10 (4 Semana de Marzo)

Jn 6,9-10 Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y dos peces; pero qué es eso para tantos? Dijo Jesús: Hagan que se recueste la gente. Había en el lugar mucha hierba. Se recostaron, pues, los hombres en número de unos 5.000.

Te agradecemos tanto, Señor, porque nuevamente experimentamos que los alimentos no faltan; tampoco faltan tus anuncios por los que vivimos librándonos del poder que nos quita nuestra autenticidad. María, nuestra Madre y Reina, nos acompaña en estos momentos, cómo no agradecer? Amén.

Viernes 11 (4 Semana de Marzo)

1Sa 28,25 Lo sirvió a Saúl y sus servidores, comieron y levantándose se marcharon aquella misma noche.

Sacrificarnos como Jesús en la cruz, no va contra nuestra autenticidad, por lo contrario, comer sin hacer ningún sacrificio mata en nosotros la propia autenticidad. Qué lindo es sacrificarse un poco, para compartir con nuestro prójimo! Anunciamos así el reino de los cielos. Uno para todos, todos para uno. Amén.

Sábado 12 (4 Semana de Marzo)

Jdt 16,13 Cantaré a mi Dios un cantar nuevo: Tú eres grande, Señor, eres glorioso, admirable en poder e insuperable!

Qué bueno es estar los hermanos unidos en la mesa familiar! Le anunciamos al mundo la paz de los corazones que saben compartir y participar con cariño cada día. Qué bueno es poder comer, que nos alimenta y nos hace sentir gusto con los dones de Dios!