Novena del 3º Desafío

Día tercero de la Novena Sábado 5

Sábado 5

1.- Lema Motivador: (Jn 3,16) "Tanto amó el Padre al mundo, que le dio a su Hijo único, para que no muera.

2.- Canto

3.- Oración inicial

. . . .05Boracini.htm

4.- Lectura eclesiástica

En el Antiguo Testamento se habla varias veces del «fuego del cielo», que quemaba los sacrificios presentados por los hombres. Por analogía se puede decir que el Espíritu Santo es el «fuego del cielo» que actúa en lo más profundo del misterio de la Cruz. Proviniendo del Padre, ofrece al Padre el sacrificio del Hijo, introduciéndolo en la divina realidad de la comunión trinitaria. Si el pecado ha engendrado el sufrimiento, ahora el dolor de Dios en Cristo crucificado recibe su plena expresión humana por medio del Espíritu Santo. Se da así un paradójico misterio de amor: en Cristo sufre Dios rechazado por la propia criatura:«No creen en mí»; pero, a la vez, desde lo más hondo de este sufrimiento indirectamente desde lo hondo del mismo pecado «de no haber creído»- el Espíritu saca una nueva dimensión del don hecho al hombre y a la creación desde el principio. En lo más hondo del misterio de la Cruz actúa el amor, que lleva de nuevo al hombre a participar de la vida, que está en Dios mismo.» (Dominum et Vivificantem 41a)

 

5.- Lectura bíblica

(1Tm 2,3) Esto es bueno y agrada a Dios nuestro Salvador, (1Tm 2,4) pues él quiere que todos se salven y lleguen a conocer la verdad. (1Tm 2,5) Porque no hay más que un Dios, y un solo hombre que sea el mediador entre Dios y los hombres: Cristo Jesús. (1Tm 2,6) Porque él se entregó a la muerte como rescate por la salvación de todos y como testimonio dado por él a su debido tiempo. (1Tm 2,7) Para anunciar esto, yo he sido nombrado mensajero y apóstol, y se me ha encargado que enseñe acerca de la fe y de la verdad a los que no son judíos. Lo que digo es cierto; no miento.

6.- Reflexión

Tanto amó Dios a los pecadores, que somos nosotros, que se entregó a la muerte como rescate por la salvación de todos y como testimonio dado por él mismo, enviando a su Hijo Único, para que no cayéramos definitivamente en manos de las tinieblas. A su debido tiempo vino a nosotros, nacido de mujer, para poder asumir todas nuestras miserias, el pecado y la muerte, como su consecuencia evidenciada por la historia.

En lo más hondo de este misterio de la Cruz está actuando el amor insondable y divino del Señor, "ese loco de amor", que nos lleva de nuevo a los hombres a participar de la vida de su propia vida. Esto ocurre así porque él quiere que todos se salven y lleguen a conocer la verdad. Nuestra cruz abrazada libremente en este contexto, nos hace colaboradores del Señor en su programa de salvación. El tercer desafío es abrazar el camino de Jesús, y seguirlo lo más posible.

7.-Peticiones

En lo más hondo del misterio de la Cruz está actuando el amor insondable y divino del Señor. Nos ama hasta lo indecible.

Jesús, por amor asumiste la cruz porque sin esta obediencia al Padre nos habríamos condenado; no podíamos resistir al poder de las tinieblas.

Con María digamos al Señor

-Gracias Señor por habernos amado tanto.

Cristo Jesús, el amor es más fuerte, es más fuerte que la muerte y por eso es que los mártires han asumido el camino de la cruz; porque tu Espíritu Santo se los daba

Con María digamos al Señor

-Gracias Señor por habernos amado tanto.

Con profunda gratitud de poder ayudar a salvar a nuestros hermanos con nuestras cruces libremente asumidas, junto a los santos que entregaron su vida por los demás, como el buen Samaritano

Con María digamos al Señor

-Gracias Señor por habernos amado tanto.

8.-Decena del Santo Rosario

9.-Oración final

. . . .05Boracfin.htm

10.-Canto de despedida