La salud del Santo Padre

. . . .Parece que SS Juan Pablo II tuviera siete vidas.

. . . .En mayo de 1981 fue baleado por el famoso pistolero Alí Agca y la Santísima Virgen lo protegió misteriosamente. Era el día 13 de mayo día de la aparición de la Virgen de Fátima. La bala hizo un recorrido que ningún cirujano podría haber hecho, sin dañar ningún centro vital. Y era una bala salida del arma de un pistolero profesional y entrenado para no errar jamás un tiro, sobre todo a quemarropa como fue ese.

. . . .Estuvo un tiempo convaleciente y de nuevo lo vimos dándole firme con sus viajes, entre estos el viaje tan fructífero que hizo a Chile en 1987, seis años después del baleo.

. . . .Después estuvo muy dañado por el parkinson y ha levantado cabeza. Ahora último estuvo con obstrucción bronquial e internado en el Hospital Gemelli de Roma con un cuadro serio de alerta. Y no se ha dejado intimidar ni vencer; ha seguido luchando incansablemente por recuperar su salud con el fin de servir a la Iglesia "hasta que las velas no ardan", como dice el refrán popular.

. . . .Grupos de peregrinos le ayudaban espiritualmente con sus oraciones y verdaderas serenatas que le cantaban desde las afueras del hospital. Nosotros en nuestras Santas Misas diarias, en María Reina con la especial iniciativa de algunas hermanas, hemos rezado continuamente por él. Podría decirse que no hay ninguna Santa Misa que no se rece por él, así como se reza por el Padre Sergio, nuestro fundador; muy pronto vamos a celebrar la fiesta del Cáliz del Padre, asumido con mucho cariño junto a la Cátedra de San Pedro, nunca fuera de la Iglesia, a ningún precio.

. . . .Esperamos que esta fuerte palanca de oración por este gran Santo Padre, Juan Pablo II, sea eficaz para ayudarlo un poco a llevar su pesada cruz que es el peso de toda la Iglesia con sus múltiples problemas a veces dramáticos e insolubles al menos aparentemente. Nos emociona en su visita al pistolero que quiso matarlo ese 13 de mayo, en que la Sma. Virgen interpuso su mano ante la bala asesina.