Guía de las bendiciones de las comidas:

 

(Va siguiendo el orden del calendario litúrgico en la Oración de las Horas; el calendario litúrgico, Año del Señor, en el subtítulo de cada día: Horas, señala el número de la semana que está siguiendo el Salterio. Es el mismo orden de cuatro semanas, que siguen las Reflexiones de las Cuatro Semanas y las Reflexiones de las Comidas. No sigue el orden numérico de semanas en el mes, por tratarse de algo más emparentado con la liturgia.

 

Calendario de Abril

Domingo 3 a sábado 9 Se reza en la 2ª semana de abril

(Corresponde al calendario litúrgico de Las Horas)

Domingo 10 a sábado 11 Se reza en la 3ª semana de abril.

Domingo 17 a sábado 23 Se reza en la 4ª semana de abril.

Domingo 24 a sábado 30 Se reza en la 1ª semana de abril.

Domingo 1 a sábado 7 Se reza en la 2ª semana de mayo.

I. ABRIL.

Hay que ir hasta las últimas consecuencias en la defensa del mundo popular, nunca fuera de la Iglesia.

Domingo 3 (2ª Semana litúrg. en Abril)

Exo 16,35 Los israelitas comieron el maná por espacio de cuarenta años, hasta que llegaron a tierra habitada. Lo estuvieron comiendo hasta que llegaron a los confines del país de Canaán.

Con todo el pueblo nos arrodillamos este domingo para reconocerte, Dios nuestro, Dios del cielo y de la tierra, Dios de cuanto existe. Queremos que el pueblo entero llegue a convertirse en pueblo de Dios. Para esto lucharemos, para que el pueblo coma su alimento, reconociendo a su Dios. Amén.

Lunes 4 (2ª Semana litúrg. en Abril)

1Co 8,8 No es ciertamente la comida lo que nos acercará a Dios. Ni somos menos porque no comamos, ni somos más porque comamos.

Madre Santísima, te pedimos que así como nosotros vamos a comer ahora, podamos ayudar hasta las últimas consecuencias a que el pueblo pueda convertirse en pueblo de Dios. Que todo el pueblo grite de corazón "Nunca fuera de la Iglesia" Amén.

Martes 5 (2ª Semana litúrg. en Abril)

Mr 13,34 Al igual que un hombre que se ausenta: deja su casa, da atribuciones a sus siervos, a cada uno su trabajo, y ordena al portero que vele.

Señor Jesucristo, nuestro hermano, que nos conduces a la casa del Padre y nos sigues obteniendo nuestro alimento cotidiano, ayúdanos a luchar certeramente hasta sus últimas consecuencias a que el pueblo, reconociendo a la Madre del pueblo se llegue a convertir en pueblo de Dios. Esta es nuestra ofrenda ahora que vamos a comer. Amén.

Miércoles 6 (2ª Semana litúrg. en Abril)

Gen 47,13 No había pan en todo el país, porque el hambre era gravísima y tanto Egipto como Canaán estaban muertos de hambre.

Alabada seas María, María, la bendita entre todas las mujeres, ahora que nos vamos a servir estos alimentos, te agradecemos tanto por todo el pueblo, que el Señor, a pesar de tantos pecados, aun tolera y quiere salvar y le da su alimento. Amén.

Jueves 7 (2ª Semana litúrg. en Abril)

Jn 6,12-13 Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: « Recojan los trozos sobrantes para que nada se pierda. » Los recogieron, pues, y llenaron doce canastos con los trozos de los cinco panes de cebada que sobraron a los que habían comido.

A ti Espíritu Santo, con profunda gratitud, ante los alimentos que nos da el Padre gratuitamente a nosotros y al pueblo en general, te pedimos ir hasta las últimas consecuencias en el servicio al pueblo, para que se convierta en pueblo de Dios. Amén.

Viernes 8 (2ª Semana litúrg. en Abril)

2Cr 30,18 Una gran parte del pueblo, muchos de Efraím, de Manasés, de Isacar y de Zabulón, no se habían purificado, y con todo comieron la Pascua sin observar lo escrito. Pero Ezequías oró por ellos diciendo: « Que el Señor, que es bueno, perdone a todos aquellos cuyo corazón está dispuesto a buscar a Dios el Señor, el Dios de sus padres, aunque no tengan la pureza requerida para las cosas sagradas! » Y oyó el Señor a Ezequías y dejó salvo al pueblo.

Señor Jesucristo, que el Viernes Santo colgabas de una cruz, estando tu Madre al lado, destrozada de dolor, ayúdanos a comer nuestro alimento con pequeños sacrificios para ofrecerlos por la conversión del pueblo, para que se convierta en pueblo de Dios. Amén.

 

 

Sábado 9 (2ª Semana litúrg. en Abril)

Jdt 15,9 En llegando a su presencia, todos a una voz la bendijeron diciendo: « Tú eres la exaltación de Jerusalén, tú el gran orgullo de Israel, tú la suprema gloria de nuestra raza.

Madre y Reina Santísima, estamos muy contentos en esta hora de los alimentos. Eres la bendita Madre del Señor y bendita Madre de la Iglesia. Eres la bendita Reina de nuestras vidas, que nos animas a ir hasta las últimas consecuencias para sacar adelante al pueblo y formarlo como pueblo de Dios. Amén.

C) 3ª SEMANA.

Se trata de caminar odológicamente, nunca fuera de la Iglesia, luchando prácticamente por avanzar y no quedarnos estancados.

Domingo 10 (3ª Semana litúrg. en Abril)

1Co 10,31 En todo caso, lo mismo si comen, que si beben, que si hacen cualquier otra cosa, háganlo todo para la gloria de Dios.

Dios nuestro, ¡Qué grandes son tus obras! Gracias por estos alimentos que nos preparaste en las semillas de las plantas y en las fuentes de agua, hasta llegar a nuestra mesa. También queremos preparar el triunfo de María Santísima, ayudando en la práctica hasta las últimas consecuencias.

Lunes 11 (3ª Semana litúrg. en Abril)

1Tm 6,8 Mientras tengamos comida y vestido, estemos contentos con eso.

Señor Jesucristo, por María tu Madre intercesora, te pedimos al servirnos estos alimentos, que nos enseñes desde dentro de nosotros mismos, a que no el que dice Señor, Señor, entrará al reino sino los que practican tus palabras hasta sus últimas consecuencias y superan la hipocresía. Amén.

Martes 12 (3ª Semana litúrg. en Abril)

2Co 10,15 No nos gloriamos de los trabajos que otros han hecho,

saliéndonos de nuestros límites. Al contrario, esperamos poder

trabajar más entre ustedes, conforme ustedes vayan teniendo

más fe, aunque siempre dentro de nuestros límites.

Espíritu Santo, extiende con María Santísima, nuestras manos para ofrecer y no sólo recibir los alimentos que Dios nos ha preparado hoy generosamente. Haz que nos preparemos en una vida práctica de autoeducación a vivir profundamente el evangelio, haciéndolo poco a poco carne de nuestra carne. Amén.

Miércoles 13 (3ª Semana litúrg. en Abril)

Lev 26,5 El tiempo de trilla alcanzará hasta la vendimia, y la vendimia hasta la siembra; comerán su pan hasta saciarse y habitarán seguros en su tierra.

Alabado seas mi Señor por estos alimentos que siguen llegando inagotablemente a nuestra mesa familiar; alabado también porque seguimos autoeducándonos para vivir en la práctica el evangelio, que tu Hijo nos ha enseñado y que con nuestra Madre y Reina vamos practicando hasta sus últimas consecuencias. Amén..

Jueves 14 (3ª Semana litúrg. en Abril)

Jn 6,51 Yo soy el pan vivo, bajado del cielo. Si uno come de este pan, vivirá para siempre; y el pan que yo le voy a dar, es mi carne por la vida del mundo.

Padre nuestro, ¿Cómo no agradecerte tanto y tanto por tu Hijo presente en la eucaristía y por estos ricos alimentos que vamos a servirnos? Nuestra respuesta estará en llevar a la práctica gradualmente, en metas y grados, el cumplimiento fiel de nuestra vida cristiana. Amén.

Viernes 15 (3ª Semana litúrg. en Abril)

Mt 9,14 Entonces se le acercan los discípulos de Juan y le dicen: « ¿Por qué nosotros y los fariseos ayunamos, y tus discípulos no ayunan? » Mt 9,15 Jesús les dijo: « Pueden acaso los invitados a la boda ponerse tristes mientras el novio está con ellos? Días vendrán en que les será arrebatado el novio; entonces ayunarán ».

Madre y Reina nuestra, que estuviste junto a la cruz de tu Hijo, al sentarnos hoy viernes a la mesa familiar, estamos dispuestos a hacer pequeños sacrificios de solidaridad dentro de la familia, para superar en la práctica el egoísmo y la glotonería. Amén.

Sábado 16 (3ª Semana litúrg. en Abril)

Jdt 15,10 Al hacer todo esto por tu mano has procurado la dicha de Israel y Dios se ha complacido en lo que has hecho. Bendita seas del Señor Omnipotente por siglos infinitos. » Y todo el pueblo respondió: « ¡Amén! »

Gloria, gloria, alabanza y bendición al Señor porque en ti María, todo cobra sentido. El Señor va a hacer maravillas en nuestras vidas; nos va alimentando y también afirmando en nuestra vocación de practicar hasta las últimas consecuencias, nunca fuera de la Iglesia. Amén.

D) 4ª SEMANA.

En nuestra autenticidad evitaremos quedarnos en la hipocresía, de no ir hasta las últimas consecuencias, sino de conformarnos con la mentira de la superficialidad.

Domingo 17 (4ª Semana litúrg. en Abril)

Ap 4,8 Los cuatro Vivientes tienen cada uno seis alas, están llenos de ojos todo alrededor y por dentro, y repiten sin descanso día y noche: « Santo, Santo, Santo, Señor, Dios Todopoderoso, "Aquel que era, que es y que va a venir". »

Adorado Señor, santo, santo, santo, clama el cielo y la tierra. Hoy domingo, qué bien hace comer una buena comida, que nos recuerda el banquete del cielo. Resulta auténtico vivir sin mentiras ni egoísmos altaneros, llenos de enredos e hipocresías. Amén.

Lunes 18 (4ª Semana litúrg. en Abril)

Gen 28,20 Jacob hizo un voto, diciendo: « Si Dios me asiste y me guarda en este camino que recorro, y me da pan que comer y ropa con que vestirme, y vuelvo sano y salvo a casa de mi padre, entonces el Señor será mi Dios; y esta piedra que he erigido como estela será Casa de Dios; y de todo lo que me des, te pagaré el diezmo. »

Nos unimos contigo, Madre celestial, intercesora ante el Señor, Reina invicta, que nos consigues nuevamente nuestros alimentos que vamos a comer para servir con más fuerza y autenticidad, yendo hasta las últimas consecuencias y evitando la mentira. Amén.

Martes 19 (4ª Semana litúrg. en Abril)

Gen 14,18 Entonces Melquisedec, rey de Salem, presentó pan y vino, porque era sacerdote del Dios Altísimo.

Señor Jesucristo, único Rey de reyes, extendemos junto a estos alimentos, nuestras manos para ofrecer una lucha intensa por la autenticidad y la verdad, superando la levadura de la hipocresía y la mentira, hasta las últimas consecuencias. Amén..

Miércoles 20 (4ª Semana litúrg. en Abril)

Deu 8,9 Tierra donde el pan que comas no te será racionado y donde no carecerás de nada; tierra donde las piedras tienen hierro y de cuyas montañas extraerás el bronce.

Alabada seas eterna Trinidad, por María la Virgen auténtica, que nos enseña a vivir en la autenticidad, yendo con ella hasta las últimas consecuencias. Al servirnos estos alimentos, ¿cómo podemos ignorarte siendo que todo procede de ti? Amén.

Jueves 21 (4ª Semana litúrg. en Abril)

Jn 17,8 Las palabras que tú me diste se las he dado a ellos, y ellos las han aceptado y han reconocido verdaderamente que vengo de ti, y han creído que tú me has enviado.

Madre Santísima, los alimentos están ante nuestros ojos, en la mesa familiar; queremos agradecerte que nos acompañes particularmente en estos momentos, y agradecerte igualmente por nuestra lucha por la autenticidad, en la que ciertamente nos has estado ayudando "hasta las últimas consecuencias". Amén..

Viernes 22 (4ª Semana litúrg. en Abril)

Neh 9,25 Ciudades fuertes conquistaron y una tierra generosa; y heredaron casas de toda suerte de bienes rebosantes, cisternas ya excavadas, viñas y olivares, árboles frutales sin medida: comieron, se saciaron, engordaron, se deleitaron en tus inmensos bienes.

Jesús, que sufres en el madero de la cruz, junto a toda la Iglesia atravesada con María Santísima por una espada de dolor; ayúdanos a ofrecerte con autenticidad, servirnos estos alimentos con modestia y sacrificio, con alegría y sin reclamos. Amén.

Sábado 23 (4ª Semana litúrg. en Abril)

Mt 23,25 ¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que purifican por fuera la copa y el plato, mientras por dentro están llenos de rapiña y glotonería! ¡Fariseo ciego, purifica primero por dentro la copa, para que también por fuera quede pura!

Oh María, qué dulce nombre es el tuyo; qué bueno es comer hoy nuestra comida, sin odios ni mentiras, sin hipocresías ni injusticias. ¡Contigo, Madre y Reina, hasta las últimas consecuencias! Bendita, bendita, María. Amén.

A) 1ª SEMANA.

Por María Santísima y su Oratorio vamos hasta las últimas consecuencias, nunca fuera de la Iglesia.

Domingo 24 (1ª Semana litúrg. en Abril)

Rm 2,29 El verdadero judío lo es en el interior, y la verdadera circuncisión, la del corazón, según el espíritu y no según la letra. Ese es quien recibe de Dios la gloria y no de los hombres.

Madre Santísima. ahora que venimos a la mesa de nuestro encuentro, en este domingo, queremos adorar de todo corazón al Dios creador del universo, en la resurrección de su Hijo, Jesucristo. Queremos ir hasta las últimas consecuencias en el desarrollo de nuestra familia del Oratorio Mariano, con nuestros Desafíos y Piedras Fundacionales, como respuesta a la grandeza de nuestro Creador que nos alimenta. Amén.

Lunes 25 (1ª Semana litúrg. en Abril)

Rom 14,17 El Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo.

Padre bueno, te pedimos de todo corazón, ahora que te agradecemos y bendecimos por estos alimentos, que nos ayudes a vivir el espíritu del Paso de Pirque, que nos lleve a difundir la gran tarea mariana del Oratorio: hasta sus últimas consecuencias, siempre dentro de la Iglesia. Amén.

Martes 26 (1ª Semana litúrg. en Abril)

1Co 16,10 Si se presenta Timoteo, procuren que esté sin temor entre ustedes, pues trabaja como yo en la obra del Señor.

Señor Jesucristo, que nos das esta comida que vamos a recibir y nos diste tu Cuerpo y Sangre en alimento, ofrenda perpetua y amorosa al Padre, queremos ofrecer también el compromiso de ir hasta las últimas consecuencias con la misión del Oratorio Mariano, difundiendo a toda costa la posición de nuestra Madre Santísima. Amén.

Miércoles 27 (1ª Semana litúrg. en Abril)

Jn 6,53 Jesús les dijo: « En verdad, en verdad les digo: si no comen la carne del Hijo del hombre, y no beben su sangre, no tienen vida en ustedes.

Alabada seas eternamente, Santísima Trinidad, que nos das estos alimentos junto con la eucaristía. Grandes son tus maravillas sobre todo lo que has hecho con María Santísima, nuestra Madre y Reina coronada. Queremos defenderla siendo máximamente coherentes y consecuentes con su Oratorio. Amén.

Jueves 28 (1ª Semana litúrg. en Abril)

Mt 6,20-21 Amontónense tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni herrumbre que corroan, ni ladrones que socaven y roben. Porque donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.

¿Cómo no agradecerte de nuevo por estos alimentos que nos vamos a servir? María, nuestra Madre y Reina Santísima es también el tesoro que nos has dado Señor, y que quieres por expresa voluntad tuya que la recibamos en nuestra vida, hasta sus últimos consecuencias. Amén.

Viernes 29 (1ª Semana litúrg. en Abril)

1Sa 30,16 Les guió, y los hallaron desparramados por todo el campo, comiendo, bebiendo y bailando por el gran botín que habían tomado en tierra de filisteos y en tierra de Judá.

Madre Santísima, tú nos das la fuerza para no ser glotones y golosos en el comer; nos enseñas a saber sacrificarnos un poco con la comida, como tu Hijo en el Calvario se sacrificó totalmente. Por amor a nuestros hermanos, ayúdanos a hacer pequeños sacrificios en la convivencia. Amén.

Sábado 30 (1ª Semana litúrg. en Abril)

Hch 1,14 Todos ellos perseveraban en la oración, con un mismo espíritu en compañía de algunas mujeres, de María, la madre de Jesús, y de sus hermanos.

¡Qué bueno es encontrarnos unidos en oración y asimismo reunidos al comer estos alimentos. Madre, qué bueno es que el Señor te haya regalado a nosotros, tus hijos del Oratorio. ¡Qué bueno! Nos alegramos y queremos ir hasta las últimas consecuencias y defenderte, Madre y Reina. Amén.

Domingo 1 (2ª Semana litúrg. en Mayo)

Rm 14,17 Que el Reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo. Rm 14,18 Toda vez que quien así sirve a Cristo, se hace grato a Dios y aprobado por los hombres. Rm 14,19 Procuremos, por tanto, lo que fomente la paz y la mutua edificación.

Te adoramos Padre de eterna bondad, que alimentas hasta a los pajaritos del campo y a los pequeños insectos; con más razón a nosotros. En la resurrección de tu Hijo, seas adorado eternamente, que el pueblo se convierta, y vuelva su rostro hacia ti; haz que nuestra familia misionera lo ayude a encontrarte y encontrar su alimento. Amén.

Lunes 2 (2ª Semana litúrg. en Mayo)

Exo 16,4 El Señor dijo a Moisés: «Mira, yo haré llover sobre vosotros pan del cielo; el pueblo saldrá a recoger cada día la porción diaria; así le pondré a prueba para ver si anda o no según mi ley».

Te pedimos, Santísima Trinidad, por María, nuestra Madre, junto a estos alimentos, que la familia pueda ser vertiente de gracia, que sea verdaderamente unida, desde la profundidad y no solo por encima, para ayudar a que el pueblo se vuelva pueblo de Dios. .

Martes 3 (2ª Semana litúrg. en Mayo)

Rom 16,12 Saludad a Trifena y a Trifosa, que se han fatigado en el Señor. Saludad a la amada Pérside, que trabajó mucho en el Señor.

Madre Santísima del Señor, te ofrecemos ahora junto a nuestros alimentos, el trabajo de este día, para comer nuestros alimentos con dignidad. Haz que tu Hijo le conceda a todo el pueblo tener su alimento y que nuestra familia unida, vertiente de gracia, familia misionera, aporte los cinco panes y dos peces para que el pueblo se alimente. Amén.

Miércoles 4 (2ª Semana litúrg. en Mayo)

Sir 29,22 Más vale vida de pobre bajo techo de tablas que comida suntuosa en casa de extraños.

Espíritu Santo, te alabamos por las grandes cosas que haces con nosotros al constituirnos en una familia vertiente de gracia, que ayuda a la salvación del Pueblo, para que se convierta en pueblo de Dios. Al comer estos alimentos, anticipamos el día en que los pobres tengan su alimento de cada día. Te alabamos Espíritu Santo, con nuestra Madre Santísima. Amén. .

Jueves 5 (2ª Semana litúrg. en Mayo)

Jn 6,35 Les dijo Jesús: « Yo soy el pan de la vida. El que venga a mí, no tendrá hambre, y el que crea en mí, no tendrá nunca sed.

Te agradecemos, buen Jesús, porque nos das siempre lo necesario para comer cada día; así como en la última Cena nos preparaste una mesa con un alimento mejor, hoy te agradecemos porque nuestra familia puede ser vertiente de gracia, familia unida y unidora, familia misionada y misionera. Te agradecemos Jesús porque nos diste a María Santísima. Amén. .

Viernes 6 (2ª Semana litúrg. en Mayo)

Jdt 12,9 Y, ya purificada, entraba en la tienda y allí permanecía hasta que le traían su comida de la tarde.

Madre dolorosa, con la espada penetrando en tu alma, ¿cómo no vamos a hacer algún pequeño sacrificio cada día para acompañarte? Sobre todo ayúdanos a hacer el pequeño sacrificio de ser agradables a los que están alimentándose con nosotros. Así llega el pueblo a amar sin discordias; que nuestra familia misionera pueda ayudarlo... Amén.

Sábado 7 (2ª Semana litúrg. en Mayo)

Luc 14,12 Dijo también al que le había invitado: "Cuando des una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos te inviten a su vez, y tengas ya tu recompensa".

Madre Santísima, con toda la Iglesia prorrumpimos en cantos de alegría y bendición, ahora que vamos a servirnos nuestros alimentos, sin rutina, sino con amor y alegría, queremos anticipar que el pueblo se convierte en pueblo de Dios, por medio de una familia unida, misionera, vertiente de gracia. Amén.