Novena del Paso de Pirque

3.- Día 17

a) Lema motivador

3. Al haber participado en la exoneración del maestro de novicios, sin darse cuenta de ello, provocó en él una grave crisis vocacional.

b) Oración inicial para todos los días

Ver al final de la Novena. . . . 05doracinicial.htm

c) Texto Bíblico

Sal 46,2-7 Dios es para nosotros refugio y fortaleza, un socorro en la angustia siempre a punto. Por eso no tememos si se altera la tierra, si los montes se conmueven en el fondo de los mares, aunque sus aguas bramen y borboten, y los montes retiemblen a su ímpetu. ˇUn río! Sus brazos recrean la ciudad de Dios, santificando las moradas del Altísimo. Dios está en medio de ella, no será conmovida, Dios la socorre al llegar la mañana. Braman las naciones, se tambalean los reinos, lanza él su voz, la tierra se derrite.

d) Pequeña reflexión

3. Al haber participado en la exoneración del maestro de novicios, sin darse cuenta de ello, provocó en él una grave crisis vocacional.

Eran unas reuniones en situación estratégicas ubicadas en el añoso parque de San Juan de Pirque, había todo un ambiente de scout y de entretenidas reuniones de grupos de formación, como ocurre en nuestros grupos marianos. Por eso no se dio cuenta que estaban entrando en un campo peligroso. Venía con toda la fuerza del ideal de entrega total a la consagración, no entendía los conceptos que se usaban para ir tejiendo una red de desconfianza respecto al actual maestro de novicios. Quería aprender y estar de a caballo en los conceptos, pero francamente no se daba cuenta que estaban haciendo un mitin para echar al maestro de novicios. Era un motín a bordo. Eso no venía de nosotros mismos, tenía que estar orquestado desde otro lado. Cuando vino la acusación: tú echaste al maestro de novicios, saltó en el examen de conciencia: pero si yo no tenía idea.. ży cómo firmaste ahí?...sí, firmé; que yo amaba a la Madre y que daba mi vida por Ella, pero no firmé que se fuera el maestro de novicios. El documento que yo había firmado era para que se fuera... me produjo un grave problema de crisis vocacional. Me sentí utilizado para una maniobra que ahora ciertamente no estaba de acuerdo.

e) Texto del Magisterio

Catequesis la Virtud Teologal de la Esperanza de Juan Pablo I, del 20 de Septiembre de 1978, Audiencia General del Miércoles.

He dicho que la esperanza es obligatoria; pero no por ello es fea o dura. Más aún, quien la viva, viaja en un clima de confianza y abandono, pudiendo decir con el salmista: " Señor, tú eres mi roca, mi escudo, mi fortaleza, mi refugio, mi lámpara, mi pastor, mi salvación. Aunque se enfrentara a mí todo un ejército, no temerá mi corazón; y si se levanta contra mí una batalla, aun entonces estaré confiado ".

Diréis quizá: żNo es exageradamente entusiasta este salmista? żEs posible que a él le hayan salido siempre bien todas las cosas? No, no le salieron bien siempre.

f) Oración final

Ver al final de la Novena. . . . 05doracfinal.htm

Oración inicial para la novena del paso de Pirque.

Querida Madre, Reina y Soberana de nuestras vidas, aunque tiemble la tierra y se desencajen los cimientos de nuestras cosas y organizaciones, nosotros ponemos nuestra confianza en Ti y en Tu Hijo, por quien podemos tener acceso a nuestra salvación. Nuestra familia del Oratorio, desde sus inicios experimentó momentos difíciles en que se nos vino abajo el grupo en quien confiábamos, como si fueran nuestros propias manos, pies y ojos. Pero tú, Madre Santísima no nos dejaste solos y por el Paso de Pirque preparaste la fundación de los grupos marianos y a la misma familia del Oratorio con todas sus piedras fundacionales. Aunque tiemble la tierra y se sacudan los montes, nosotros confiamos en ti, la mediadora que nos traes a Jesús, en Él confiamos y nos va sacando adelante como ocurrió en el Paso de Pirque, que vino a resultar un gran regalo de Dios aunque costó mucho discernir sus caminos. Amén

Oración final.

Ciñe tu espada valiente y cabalga, muévete y anda hasta las últimas consecuencias, siendo en todo consecuente en los dictámenes de la conciencia, aunque nunca fuera la Iglesia. Quien tiene el timón de la historia es el Señor. Por eso no tememos ningún mal, sobre todo que el Señor nos ha regalado tu compañía Madre, Patrona y Reina Santísima, ven con nosotros en esta gran campaña de ir hasta las últimas consecuencias contigo, teniendo en claro el parámetro "nunca fuera de la Iglesia", ya que a San Pedro, Jesús le prometió que las puertas del infierno no podrían contra su Iglesia.