Novena del Paso de Pirque

9.- Día 23

a) Lema motivador

9. La intervención divina resolvió el conflicto: Hasta las `últimas consecuencias pero nunca fuera de la Iglesia.

b) Oración inicial para todos los días

Ver al final de la Novena. . . .05doracinicial.htm

c) Texto Bíblico

Mt 16,15-19 Les dijo Jesús: « Y ustedes ¿quién dicen que soy yo? » Simón Pedro contestó: « Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo. » Replicando Jesús le dijo: « Bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te ha revelado esto la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo a mi vez te digo que tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las puertas del Infierno no prevalecerán contra ella. A ti te daré las llaves del Reino de los Cielos; y lo que ates en la tierra quedará atado en los cielos, y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos. »

d) Pequeña reflexión

9. La inspiración divina resolvió el conflicto: hasta las últimas consecuencias pero nunca fuera de la Iglesia.

Años demoró el Padre Sergio en evaluar si esto había sido de Dios o no. Pero de hecho lo iba llevando a una actitud independiente, sin jamás desobedecer expresamente en nada a ningún superior. Sin casi darse cuenta, se iba construyendo en su corazón una mentalidad especial para ver las cosas, siempre en comunión con la Iglesia; y ante lo que se separaba de ella, de inmediato venía la respuesta negativa de su parte. Siempre su preocupación era, qué enseña la Iglesia relativo a eso.

Se fueron formando los carismas marianos, oratoriano, popular, la odología y la visión sobre la autenticidad, es decir, nuestros carismas fundacionales, pero durante años quedaba el sabor y el miedo de ese día del Paso de Pirque, si era todo eso un invento del demonio para hacerlo tropezar y llevar a muchos al infierno detrás de sí. Cuando los frutos se fueron mostrando como buenos, ahí lleguó a tener una seguridad en la fe que el Paso de Pirque había sido una obra de Dios.

e) Texto del Magisterio

Encíclica Ut Unum Sint de Juan Pablo II, del 25 de Mayo de 1995, Sobre el empeño Ecuménico.

La Iglesia católica sabe que, en virtud del apoyo que le viene del Espíritu, las debilidades, las mediocridades, los pecados y a veces las traiciones de algunos de sus hijos, no pueden destruir lo que Dios ha infundido en ella en virtud de su designio de gracia. Incluso " las puertas del infierno no prevalecerán contra ella " (Mt 16, 18). Sin embargo la Iglesia católica no olvida que muchos en su seno ofuscan el designio de Dios. Al recordar la división de los cristianos, el Decreto sobre el ecumenismo no ignora la " culpa de los hombres por ambas partes ", reconociendo que la responsabilidad no se puede atribuir únicamente a los " demás ".

 

f) Oración final

Ver al final de la Novena. . . . 05doracfinal.htm

 

Oración inicial para la novena del paso de Pirque.

Querida Madre, Reina y Soberana de nuestras vidas, aunque tiemble la tierra y se desencajen los cimientos de nuestras cosas y organizaciones, nosotros ponemos nuestra confianza en Ti y en Tu Hijo, por quien podemos tener acceso a nuestra salvación. Nuestra familia del Oratorio, desde sus inicios experimentó momentos difíciles en que se nos vino abajo el grupo en quien confiábamos, como si fueran nuestros propias manos, pies y ojos. Pero tú, Madre Santísima no nos dejaste solos y por el Paso de Pirque preparaste la fundación de los grupos marianos y a la misma familia del Oratorio con todas sus piedras fundacionales. Aunque tiemble la tierra y se sacudan los montes, nosotros confiamos en ti, la mediadora que nos traes a Jesús, en Él confiamos y nos va sacando adelante como ocurrió en el Paso de Pirque, que vino a resultar un gran regalo de Dios aunque costó mucho discernir sus caminos. Amén

Oración final.

Ciñe tu espada valiente y cabalga, muévete y anda hasta las últimas consecuencias, siendo en todo consecuente en los dictámenes de la conciencia, aunque nunca fuera la Iglesia. Quien tiene el timón de la historia es el Señor. Por eso no tememos ningún mal, sobre todo que el Señor nos ha regalado tu compañía Madre, Patrona y Reina Santísima, ven con nosotros en esta gran campaña de ir hasta las últimas consecuencias contigo, teniendo en claro el parámetro "nunca fuera de la Iglesia", ya que a San Pedro, Jesús le prometió que las puertas del infierno no podrían contra su Iglesia.