Novena del Paso de Pirque

Oración final.

Ciñe tu espada valiente y cabalga, muévete y anda hasta las últimas consecuencias, siendo en todo consecuente en los dictámenes de la conciencia, aunque nunca fuera de la Iglesia. Quien tiene el timón de la historia es el Señor. Por eso no tememos ningún mal, sobre todo que el Señor nos ha regalado tu compañía Madre, Patrona y Reina Santísima, ven con nosotros en esta gran campaña de ir hasta las últimas consecuencias contigo, teniendo en claro el parámetro "nunca fuera de la Iglesia", ya que a San Pedro, Jesús le prometió que las puertas del infierno no podrían contra su Iglesia.