EN BUSQUEDA DEL MODELO ANUAL

 

Muy queridos hermanos y hermanas del Oratorio Mariano, los modelos son más preciosos que el oro en láminas. Por eso esforzarnos en sacarlos es una importante obra.

Introducción:

. . . . Dios señaliza en el tiempo y quiere que el hombre interprete las señales, en el caso del Oratorio por ser una vertiente de gracia; cuando trabaja unido entonces el Oratorio se llena de paz y alegría. Unido, profundamente unido, en la búsqueda de ver las señales de Dios, qué quiere Dios para que trabajemos durante el tiempo que viene, un año, que pueda ser el modelo rector de nuestra comunidad y familia, que es el Oratorio Mariano.

. . . .Con fidelidad, con entusiasmo, con ardor, buscando los nuevos métodos que Dios nos quiera señalizar en sus llamadas divinas, siempre buenas, siempre provechosas para el hombre. En que al hombre le conviene obedecer como un esclavo que dulcemente acepta sus dulces cadenas.

Recuento de algunas señales:

1) Las señales de Dios en la Iglesia universal: Dios señaliza en toda la Iglesia algunos elementos que tienen que ser considerados por todos los fieles, también por el Oratorio Mariano; lo hacemos especialmente dentro del modelo anual nuestro y en ello hemos distinguido:

A) Año de la Eucaristía: La Madre Santísima, la Madre del pan, la Madre Eucarística, la mujer Eucarística, nos señala el camino de unirnos a Jesús Eucaristía, buscarlo, hacerlo el centro de nuestra vida diaria que sea el fundamento de nuestro diario vivir... Jesús presente en la Eucaristía.

B) Dos signos eclesiásticos grandes de nuestra época actual son el Papa S.S. Juan Pablo II, recientemente fallecido y el nuevo Sto. Padre que Dios le regala a su Iglesia. Frente al mar muy agitado, han venido estos dos grandes pilotos de la barca de Pedro. En Juan Pablo II consideramos la visita de Dios a su Iglesia con todos los dones de las visitas que significó para las iglesias locales y la vastísima e inagotable vertiente de sus recursos pastorales. Para todo el Oratorio la personalidad de Juan Pablo II y ahora el nuevo Papa Benedicto XVI, como el que lleva actualmente el timón de la barca de Pedro.

2) Señales de Dios en la Iglesia chilena donde emerge especialmente el modelo del año por ahora. Hay que distinguir especialmente el gran signo de la canonización del Beato Alberto Hurtado que queremos recibir como un gran don de Dios y como un gran desafío a las nuevas generaciones de asumir un género de vida santo.

. . . . También es un desafío para la creación de la parte de la caridad del Oratorio Mariano ya que el gran mensaje del Beato Alberto Hurtado fue el Hogar de Cristo, la caridad hacia el pobre a quien favoreció de todas las maneras que pudo.

3) Las señales de Dios en el Oratorio mismo:

A) Los 50 años del Paso de Pirque.

. . . . Dentro del lapso que debe durar el modelo anual va a ocurrir la celebración de los 50 años del Paso de Pirque , el 23 de abril del año 2006 se van a estar cumpliendo 50 años del Paso de Pirque "ir hasta la últimas consecuencias pero nunca fuera de la Iglesia", será como un mar bravío, lleno de energía creadora, el gran amor al Santo Padre y ser consecuente, luchar con las hipocresías, contra la masificación, que es el antitestimonio de luchar e ir hasta la últimas consecuencias.

B) Los 30 años del tercer desafío.

. . . . El tercer desafío nos dice que la cruz tiene que ser asumida en el Oratorio para que la Madre pueda quedarse en él sino la Madre se va a ir y por eso es que es importante que haya grupos marianos, que haya personas que busquen ser santas, que haya al menos una persona que acepte el tercer desafío.

. . . . Ya desde hace 30 años en el Oratorio hay personas que han mantenido el tercer desafío y por eso es que el Oratorio sigue adelante, pero nos preguntamos si irá a ser que siempre va a haber hasta el fin del mundo, así lo esperamos.

C) Los 20 años de Rubén Cárcamo.

. . . . Hace 20 años Rubén Cárcamo ofreció su vida igual que Bernardita Correa y falleció un día 21 de noviembre del año 1985, o sea ahora se están cumpliendo 20 años de su fallecimiento, es un gran signo de santidad que Dios provocó dentro del Oratorio. Los jóvenes con quienes se hizo el primer y segundo desafío están llamados de modo especial a la santidad de vida. En la foto aparece Gerardo Espinoza iniciándose en el Oratorio Central.