1ª Semana de Diciembre

 

A) 1ª SEMANA

. . . .María, la Patrona, la Madre, la Reina y Educadora ha querido radicarse en un lugar que llega a ser nuestro centro local, al que dinámicamente nos dirigimos día a día para solicitar las cinco gracias que Ella nos transmite... (Cfr. Refl.Comid. Sábado 4ª Semana de Noviembre).

Domingo 1ª Semana de Diciembre

Hch 20,7 El primer día de la semana, estando nosotros reunidos para la fracción del pan, Pablo, que debía marchar al día siguiente, conversaba con ellos y alargó la charla hasta la media noche.

. . . .Te adoramos, Padre, conmovidos por el Espíritu Santo que clama en nuestras entrañas aunque no te podemos ver con estos ojos. El domingo nos reúne en la Santa Misa y asimismo en la mesa familiar, para compartir los alimentos y la amistad; visitamos el Oratorio como lugar santo de la radicación de la Madre. Amén. (Cfr. Refl.Comid. Domingo 1ª Semana de Diciembre).

Lunes 1ª Semana de Diciembre

2S 22,7 Clamé al Señor en mi angustia, a mi Dios invoqué, y escuchó mi voz desde su templo, resonó mi llamada en sus oídos. 2S 22,10 El inclinó los cielos y bajó, un espeso nublado debajo de sus pies.

. . . .Te pedimos, Madre, que permanezcas siempre en nuestro Oratorio como lugar donde está tu imagen de gracia; te pedimos que podamos cumplir nuestros desafíos y que no te vayas nunca. Te pedimos que el Señor nos bendiga nuestros alimentos para seguir los trabajos del comienzo de la semana laboral. Amén. (Cfr. Refl.Comid. Lunes 1ª Semana de Diciembre).

Martes 1ª Semana de Diciembre

1R 19,4 El caminó por el desierto una jornada de camino, y fue a sentarse bajo una retama. Se deseó la muerte y dijo: « ¡Basta ya, Señor! ¡Toma mi vida, porque no soy mejor que mis padres! » 1R 19,5 Se acostó y se durmió bajo una retama, pero un ángel le tocó y le dijo: « Levántate y come. »

. . . .San José, consíguenos de tu esposa, María Santísima, que estos alimentos nos vengan en provecho y que sigamos nuestra lucha, contando eso sí, con la presencia de la Madre en nuestros oratorios. Tú, Padre, de las mujeres consagradas, te encomendamos a nuestras hermanas entregadas totalmente al Señor. Amén. (Cfr. Refl.Comid. Martes 1ª Semana de Diciembre).

Miércoles 1ª Semana de Diciembre

Gn 48,15 Y bendijo a José diciendo: « El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que ha sido mi pastor desde que existo hasta el presente día, Gn 48,16 el Angel que me ha rescatado de todo mal, bendiga a estos muchachos; sean llamados con mi nombre y con el de mis padres Abraham e Isaac, y multiplíquense y crezcan en medio de la tierra. »

. . . .Te alabamos, Espíritu Santo, porque has hecho grandes cosas santificando a María y a la Iglesia en un proceso de cada vez mayores repercusiones. Al comer nuestros alimentos te rogamos que nos hagas creer más y más en la presencia maravillosa de nuestra Madre. Amén. (Cfr. Refl.Comid. Miércoles 1ª Semana de Diciembre).

Jueves 1ª Semana de Diciembre

Jn 6,10 Dijo Jesús: « Haced que se recueste la gente. » Había en el lugar mucha hierba. Se recostaron, pues, los hombres en número de unos 5.000. Jn 6,11 Tomó entonces Jesús los panes y, después de dar gracias, los repartió entre los que estaban recostados y lo mismo los peces, todo lo que quisieron.

. . . .Jesús, que diste de comer a una multitud en el desierto, quédate con nosotros para conseguirnos el alimento del espíritu, que prepara a ir al cielo, y alimento material para poder estar sanos y trabajar más y mejor. Nos unimos espiritualmente con nuestra Madre María. Amén. (Cfr. Refl.Comid. Jueves 1ª Semana de Diciembre).

Viernes 1ª Semana de Diciembre

1Co 9,24 ¿No sabéis que en las carreras del estadio todos corren, mas uno solo recibe el premio? ¡Corred de manera que lo consigáis! 1Co 9,25 Los atletas se privan de todo; y eso ¡por una corona corruptible!; nosotros, en cambio, por una incorruptible.

. . . .El Oratorio no se construye sin ofrendas, que ofrecemos llenos de cariño sobre todo en el campo de la autoeducación. María Santísima, ayúdanos a que sea posible tu presencia en nuestro Oratorio, otorgando las gracias propias que nos repartes, así como nos consigue el alimento material que vamos a compartir. Amén. (Cfr. Refl.Comid. Viernes 1ª Semana de Diciembre).

 

Sábado 1ª Semana de Diciembre

Nm 9,15 El día en que se erigió la Morada, la Nube cubrió la Morada, la Tienda del Testimonio. Por la tarde se quedaba sobre la Morada, con aspecto de fuego, hasta la mañana. Nm 9,16 Así sucedía permanentemente: la Nube la cubría y por la noche tenía aspecto de fuego.

. . . .¡Qué grande es tu Oratorio, Madre!, aunque es muy pequeñito físicamente. El Señor, así como ha hecho maravillas en ti, asimismo quiere hacerlas con nosotros, dándonos ambos tipos de alimento: el espiritual y el material.