2 Semana de Diciembre

B) 2 SEMANA . . . .La Madre quiere llegar al pueblo, a todos los pueblos; es la misión que su Hijo le ha encomendado. La radicación es la expresión práctica de la voluntad de la Madre Santísima de estar presente en su Pueblo, sobre todo los pobres que son parte principal de su heredad. El Oratorio Mariano no se cierra a esta realidad, que la Madre busca al pueblo y se radica en el lugar para que el pueblo la encuentre, y por otra parte, el pueblo necesita ver a la Madre en un lugar concreto, el lugar de la radicación. Amén.

 Domingo 2 Semana de Diciembre

2Co 6,18 Yo seré para vosotros padre, y vosotros seréis para mí hijos e hijas, dice el Señor todopoderoso. 2Co 7,1 Teniendo, pues, estas promesas, queridos míos, purifiquémonos de toda mancha de la carne y del espíritu, consumando la santificación en el temor de Dios.

. . . .Santísima Trinidad, te adoramos con tanta alegría porque ya próxima la Navidad, hemos encontrado un lugar sencillo y humilde para la presencia de nuestra Madre. Ahora recibimos nuestros alimentos en un clima de alegría y festejos, el pueblo busca a su Madre en el lugar de la radicación; haz que por ella te encontremos más. Amén. (Cfr. Refl.Comid. Sábado 1 Semana de Diciembre).

Lunes 2 Semana de Diciembre

Jdt 4,11 Todos los hombres, mujeres y niños de Israel que habitaban en Jerusalén se postraron ante el Templo, cubrieron de ceniza sus cabezas y extendieron las manos ante el Señor.

. . . .Madre nuestra del Oratorio, al iniciarse esta semana, las escuelas, fábricas, centros de diversas labores entran en funcionamiento como desperezándose de la fiesta dominical. Nuestra comida ya está preparada para servirnos, nos sentamos a comer pidiéndote para que tu radicación sea cada vez más eficaz y milagrosa. Amén (Cfr. Refl.Comid. Lunes 2 Semana de Diciembre).

Martes 2 Semana de Diciembre

Flp 2,12 Así pues, queridos míos, de la misma manera que habéis obedecido siempre, no sólo cuando estaba presente sino mucho más ahora que estoy ausente, trabajad con temor y temblor por vuestra salvación, Flp 2,13 pues Dios es quien obra en vosotros el querer y el obrar, como bien le parece.

. . . .San José ayúdanos a trabajar como tú trabajaste para la Reina, Patrona y Madre amorosa se radique más y más en muchos lugares hasta que sean miríadas los oratorios extendidos por toda la tierra. Al comer nuestros alimentos profetizamos la alegría de tu radicación. Amén (Cfr. Refl.Comid. Martes 2 Semana de Diciembre).

Miércoles 2 Semana de Diciembre

Jdt 8,24 Ahora, pues, hermanos, mostremos a nuestros hermanos que su vida depende de nosotros y que sobre nosotros se apoyan las cosas sagradas, el Templo y el altar. Jdt 8,25 Por todo esto, debemos dar gracias al Señor nuestro Dios que ha querido probarnos como a nuestros padres.

. . . .Alabada seas María Santísima, Madre y Reina coronada, que te has radicado en nuestro Oratorio. Servirnos estos alimentos contigo, al lado de tu Hijo, es una gracia muy grande, porque es el anticipo de lo que Jesús quiere hacer en todo el pueblo; hacerlo un pueblo que vive contigo, que sigue contigo y que se deja formar por ti en la luz del Espíritu Santo. Amén (Cfr. Refl.Comid. Miércoles 2 Semana de Diciembre).

Jueves 2 Semana de Diciembre

1M 4,47 Tomaron luego piedras sin labrar, como prescribía la Ley, y construyeron un nuevo altar como el anterior. 1M 4,48 repararon el Lugar Santo y el interior de la Casa y santificaron los atrios. 1M 4,49 Hicieron nuevos objetos sagrados y colocaron dentro del templo el candelabro, el altar del incienso y la mesa.

. . . .Jesús que vienes con tu Madre, haces de nosotros tabernáculos vivo de Dios; somos con un templo radicado, que ya no se mueve más de acá, de nuestros corazones y del pueblo que se transforma en pueblo de Dios; la bendición de nuestros alimentos es un signo de la presencia actuante en el Oratorio. Amén (Cfr. Refl.Comid. Jueves 2 Semana de Diciembre).

Viernes 2 Semana de Diciembre

Jn 19,25 Junto a la cruz de Jesús estaban su madre y la hermana de su madre, María, mujer de Clopás, y María Magdalena. Jn 19,26 Jesús, viendo a su madre y junto a ella al discípulo a quien amaba, dice a su madre: Mujer, ahí tienes a tu hijo. Jn 19,27 Luego dice al discípulo: Ahí tienes a tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa.

. . . .Padre, tu Hijo está sangrando atrozmente en la cruz, su amor no tiene medida. Al servirnos estos alimentos con tu bendición significamos también la presencia radicada en el Oratorio. Nos has entregado a tu Madre en el Oratorio, como otrora la entregaras a San Juan, nuestro representante y de todo el pueblo de Dios. La bendición de nuestros alimentos es un signo de la presencia actuante en el Oratorio. Amén (Cfr. Refl.Comid. Viernes 2 Semana de Diciembre).

Sábado 2 Semana de Diciembre

2M 2,22 Recuperaron el Templo famoso en todo el mundo, liberaron la ciudad y restablecieron las leyes que estaban a punto de ser abolidas, pues el Señor se mostró propicio hacia ellos con toda benignidad.

. . . .Madre muy amada, estamos reunidos ante esta mesa con los alimentos, queremos pedirte que te radiques más y más en todos los corazones de todo el pueblo, para hacerlo un pueblo muy mariano y por lo mismo muy cristiano; gracias por permanecer en nuestro Oratorio, comeremos con alegría estos dones seguros de tu presencia. Amén.