5

 

. . . .Madre Santísima: cómo no bendecir al Señor que nos ha bendecido en la persona de Cristo Jesús, con toda clase de bienes? Cómo no bendecirlo porque ha puesto en nosotros una fuerte energía, un gran deseo de no quedarnos atrás? Él nos eligió, como te eligió a ti, por pura iniciativa suya, porque es bueno, porque es eternamente bueno.

. . . .Ayudas a vencer lo tedioso de la vida, la tendencia a la flojera y a dejarse llevar, especialmente cuando el camino de nuestra autoeducación y espiritualidad se pone monótono y rutinario en todos los estados de la vida, por ejemplo en el matrimonio: haciéndonos llegar a ser heroicos en nuestra conducta. La gloria de Dios, que ya resplandece en ti, irá poco a poco resplandeciendo en nosotros, para que su gracia y su gloria, que tan generosamente nos ha concedido en su Hijo predilecto, a quien debemos escuchar siempre, redunde en alabanza suya.

. . . .Esta continua lucha con nuestra autoeducación hará que nuestra vitalidad mariana no decaiga, de modo que nuestra cooperación a la iniciativa de Dios no quede infecunda en nosotros a sabiendas que nunca seremos probados más allá de nuestras fuerzas. Cómo no bendecir en ti al Señor?