14

 

. . . .Madre educadora del camino estrecho, tu Hijo nos enseñó claramente que debíamos introducirnos en el camino estrecho, tomar nuestra cruz de cada día, seguirlo porque solo ese camino lleva hacia la salvación. San Juan Bautista nos da testimonio con su propia vida, que para preparar los caminos del Señor hay que vivir en forma adusta, llevando una vida sobria y hasta exageradamente pobre.

. . . .En esta modalidad aparece en nosotros la desnudez de la verdad tal como es, sin estructuras falseadoras, sin conductas engañosas, sin componendas con la mediocridad, tibieza que ya sabemos que el Señor vomita de su boca.

. . . .San Juan Bautista iba vestido con una piel de camello; hasta su presentación era una clara oposición a la masificación. El Señor no nos pide que hagamos lo mismo exactamente, pero sí nos pide que nos revistamos de los valores cristianos, de cada uno de sus preceptos y enseñanzas que vienen a ser como vestirse de piel de camello, porque antes o después significa oponerse a la masa, a familiares, vecinos, amigos y compañeros de trabajo.... Madre, ayúdame a no acobardarme.