16

 

. . . .Madre nuestra, Santísima: nos ayudas a allanar los caminos en la preparación, como el gran profeta Juan Bautista nos lo ha indicado. Nos ayudas, con la odología, a hacer nuestra la preparación; la odología no significa un cambiar por cambiar, ni tampoco una completa falta de principios ni el "dejar hacer" (laissez faire) liberalista. Tú eres la guía en el camino hacia tu Hijo, la preparadora de los caminos, que San Juan Bautista vino a profetizar.

. . . .Ayúdanos, Madre Santísima, a abrir las puertas a Jesucristo, el Príncipe en los caminos; por eso mismo hoy decretamos en nuestro corazón de marianos, abrir las puertas a María Santísima, a la Madre del Señor, Madre Santísima... Eres reina por voluntad del Señor, desde el día de tu nacimiento; te sientas junto a su derecha, de modo que todos los enemigos de tu Hijo tienen que quedar derrotados a tus pies.