17

  

. . . .Madre, Patrona y Reina mía, la odología es un desafío maravilloso cuando es contigo; Madre Santísima, en quien no hay dobleces ni mentiras, así como San Juan Bautista no negó la verdad, aun cuando afirmarla significaba arriesgar la vida, y de hecho San Juan Bautista fue degollado porque Herodías lo odiaba por haber dicho la verdad: "no te es lícito tomar la mujer de tu hermano".

. . . .Así, Madre Santísima, nos enseñas a tus hijos a ser hombres comprometidos con la verdad, cueste lo que cueste. Nos orientas al mismo camino de tu Hijo, Jesús, quien no calló la verdad ante los poderosos de este mundo, aunque significaba la muerte y el patíbulo de la cruz.

. . . .Jesús, que ya viene a nacer entre los hombres, es el sí del Padre y nunca podrá ponerse en componendas con la mentira. Haznos Madre denunciar lo que es injusto, cuando Dios nos pide que lo hagamos, aunque eso podría enemistarnos con nuestro propio hijo, con nuestro padre, con nuestro hermano y nuestra hermana.

. . . . Queremos ser tuyos, Madre, sin condiciones; danos estar siempre en el camino luminoso aunque arriesgado de la verdad y la justicia.

. . . .Prepararnos para Navidad, Madre santísima, con la enseñanza, modelo y personalidad de San Juan Bautista, nos ayuda a introducirnos eficazmente en la verdadera perspectiva del Adviento.