27

 

. . . . Aunque los Reyes Magos eran de otra religión, mucho más que los fariseos, saduceos y bethlemitas, supieron buscarlo y encontrarlo.

. . . . Les dijo la estrella, ha nacido un gran rey, el rey de los judíos. Ellos se introdujeron en el dinamismo de la fe, creyeron y pusieron en práctica lo que significaba ese nacimiento.

. . . . Eran más que extranjeros, eran de religión pagana, sin embargo supieron reconocerlo y no se cerraron como los habitantes de Belén, que no le dieron acogida al Redentor, fueron como el torpe Nabal, a quien David tanto había ayudado protegiéndolo de asaltos y cuidándole sus rebaños, pero que no quiso colaborar con él cuando le requirió su ayuda: torpe y borracho, egoísta y duro... aunque David no lo castigó, muy pronto murió en su dureza. Su propia esposa, Abigaíl, se lo profetizó a David, para que no se manchara de sangre vengándose como había dispuesto. . . . . Es un gran consuelo para la Iglesia, cuando personas no tradicionalmente católicas, y por lo mismo no confiables, son llamadas por el Señor y por su intermedio se realizan grandes cosas. El caso tal vez más patente lo encontramos en Saulo, perseguidor de la Iglesia, que en el mismo proceso persecutorio fue violentamente convertido en apóstol y super apóstol... el Apóstol de los Gentiles.

. . . . En San Benito de Nursia se cumple una ley similar. En su juventud logró evadirse de los jóvenes de su época, que lo iban llevando o lo iban a llevar por mal camino: de en medio de una gente sospechosa de no ser verdaderos cristianos, sacó Dios un padre para Europa, el Gran San Benito.

. . . . Nosotros los latinoamericanos, siempre hemos brillado por nuestro subdesarrollo; para las cosas más mínimas, construcción de capillas, obtener autos para la atención de nuestras capillas, hasta viajes de estudio, etc. Nos vemos obligados a recurrir a Europa para que nos den una ayuda. ¿Cuando vamos a poner en práctica lo que significa que somos el grupo mayoritario de católicos en el mundo? ¿Cuándo podremos abrir nuestros cofres para dar? Nuestras economías son tan dependientes y poco sólidas. Sin embargo poco a poco se va formando una gente con fe, con conciencia de estar llamados a tomar el relevo en la fe que nos transmitieron los europeos por más de quinientos años de evangelización.