14.- Campamentos de verano

Home index.html

. . . .Mientras muchos se aburren en sus casas detrás de un televisor, que siempre está con sus mismas películas, repetición de esquemas ya sabidos de memoria, algunos jóvenes logran organizarse y salir a los campamentos de verano, donde el contacto con las verdes espesuras de los montes del sur, o las cascadas de agua de vertiente, que hunden sus aguas espumantes en los lagos de verde profundidad, produce una sanación mental formidable.

. . . .Es la fuerza indómita jamás dominada totalmente, que descubrimos en la naturaleza; nos lleva a una excelente salud mental; en ese encuentro con la naturaleza llena de vitalidad y fuerza exuberante.

. . . .Los campamentos de verano en el sur, empezaron en nuestro Oratorio en enero de 1973. El próximo año se cumplen treinta años de campamentos. Antes de eso habíamos hecho paseos incontables en las afueras de Santiago. Realmente Coñaripe nos conquistó desde el primer momento; año tras año estábamos llegando los marianos en enero a este lugar tan querido. No dejamos de ir hasta que se desvirtuó por completo el campamento porque Coñaripe ya no era Coñaripe; se había convertido en un balneario, que no llamaba al descanso y a la interioridad espiritual, sino a "pasarlo bien masificado".

. . . .Después pudimos encontrar otros lugares alternativos en la Parroquia de San José de la Mariquina. íSe había salvado el campamento mariano! Se han multiplicado los campamentos de jóvenes y niñas en una proporción muy alentadora. Esperamos que este encuentro con la Madre y Reina del Oratorio significa una formación auténticamente cristiana, católica, mariana para nuestros jóvenes.

. . . .Por sus frutos se conoce el árbol; si no forma gente totalmente católica y captada por nuestro movimiento capaz de formar para toda la vida, quiere decir que el campamento mariano no pasa de ser una posibilidad de esparcimiento para la juventud y de ninguna manera el eje de nuestra espiritualidad anual. De los asesores y jefes depende la eficacia de esta iniciativa; todos en el Oratorio deberemos orar intensamente por los campamentos.