1.- Editorial de Enero 2002.

Home index.html

 

. . . .En el hemisferio sur, por lo menos acá en Chile, el calor inunda y el anhelo de ir a refrescarse a las playas, balnearios y piscinas, provoca un torrente de éxodo hacia esos lugares.

. . . .Nuestros jóvenes del movimiento acuden a los campamentos y misiones de verano, algunos acuden a los trabajos de solidaridad.

. . . .Suele ser este tiempo un tiempo de encuentro con Dios; en las largas horas de espera, en las contingencias de todo tipo, algunas problemáticas y muy difíciles, o el mismo intuir la belleza de los paisajes sureños, con su agreste poesía, donde la mano del hombre no ha hecho más que acciones depredatorias... pero de todas maneras quedan huellas magníficas de la pasada de Dios por esas tierras.

. . . .En estos parajes suele suceder que los jóvenes, algunos experimentan verdaderas horas de Damasco como el joven Saulo cuando cayó del caballo, cegado por la intensa luz de lo alto.

. . . .En el ambiente de retiro de este tiempo de enero, la Madre y Reina Santísima ha suscitado hace cuatro años atrás, (13 y 14 de enero), una nueva piedra fundacional: la Reina del ecumenismo. Toda una corriente espiritual de coronación se ha venido plasmando desde ese día.