8.- Nuevo equipo apostólico de Córdoba

Home index.html

. . . .Desde mayo de 1994, el Oratorio Mariano ha atendido permanentemente la misión de Córdoba, con una comunidad de hermanos viviendo en Argüello Norte. En un principio era una comunidad exclusivamente laical, con la presencia del P. Sergio, quien se ausentaba de Córdoba a lo sumo una semana al mes. Los hermanos laicos desde un principio tuvieron un protagonismo principal en la misión de Córdoba. Pero sucedió que las necesidades de extenderse más allá, que sentían los jóvenes misioneros, abrió poco a poco la misión hacia Brasil. Y ya no fue posible que el padre fundador estuviera en la misión de Argüello Norte en Córdoba.

. . . .Los hermanos laicos se fueron retirando de la misión porque llegaron a su fin los plazos de sus compromisos y no hubo nuevos hermanos laicos varones, que pudieran ir a la misión. Entonces, el Oratorio Mariano suplió con hermanos religiosos del Oratorio que necesitaban pasar un par de años en la misión para tener las experiencias comprobadas de la vocación en un lugar distante de la casa de formación.

. . . .Esta experiencia en Córdoba fue muy dura para nuestros hermanos, que tuvieron que experimentar la oposición del Párroco del lugar, que les hizo la vida imposible, cerrándoseles todas las puertas en el trabajo pastoral. Bueno, hay que reconocer que siempre uno también tiene defectos de formación que provocan estas negativas de la autoridad.

. . . .Los hermanos siguieron trabajando, pero en condiciones económicas, sociales, eclesiales, habitacionales y locales, demasiado precarias... Tuvieron que trabajar con sus manos, como obreros, llegando a tener que someterse a durísimas jornadas y vigilias laborales, siempre con la posibilidad que la casa de la cooperativa seguramente no sería nuestra, porque habría algunos defectos legales, que nos impediría recibirla. Efectivamente al final la casa de la cooperativa no llegó a ser nuestra y tuvimos que aceptar que nos devolvieran nuestras cuotas, pero el trabajo efectuado no. Eso lo llevó a efecto una cooperativa que había partido bajo el alero de la Iglesia, pero que después se independizó.

. . . .El trabajo que estos hermanos han efectuado con el fin de obtener una casa propia para el Oratorio y ayudar a los miembros de la cooperativa en la parte espiritual, no se puede menospreciar. La prudencia humana deshaciéndose del consejo divino tendería a pensar que tal vez habría que cerrar la misión de Córdoba en la parte masculina. Pero hay que confesar que la comunidad de padres y hermanos no quiere arriar la bandera y está dispuesta a hacer sacrificios muy duros, una "cirugía mayor" para obtener el mantenimiento de la misión masculina de Córdoba.

. . . .Después de mucho reflexionar, dando heroicamente de la propia pobreza, la comunidad ha resuelto enviar al Padre José Miguel, quien se ofreció voluntariamente para este efecto, aunque costándole mucho dejar sus trabajos apostólicos ya adquiridos, con el objetivo de no permitir que se acabe la misión en Córdoba y haya que cerrar... así podrá apoyar el trabajo misionero de los hermanos en la misión. Ojalá un día no tan lejano tengamos hermanos argentinos que puedan hacerse cargo de puestos claves en la conducción del Oratorio, que ha de extenderse por el largo y ancho país hermano transandino.

. . . .No podemos dejar de alabar el sacrificio heroico que ha efectuado el P. José Miguel, que tiene en Chile un trabajo de mucha importancia y relevancia para el Oratorio y la Iglesia. íCon gente así la Madre del Oratorio puede hacer muchas cosas!