. . . .5.- Olvidar heridas y cicatrices, y volver a empezar

Home index.html

 

. . . .Hace algunos años atrás me encontraba a orillas del lago en Coñaripe; estaba sentado en un viejo tronco de árbol, tal vez un roble centenario, que me debiera dar lecciones de sabiduría, de esas que no pasan tan rápida y efímeramente, como las promesas de amor que una pareja se pueda dar hoy.

. . . .Ellos dos estaban tomados de la mano con mucha paz y sentimientos amorosos que no se cortaban con nada. Por ellos, yo los debiera haber casado ahí mismo, de perfil contra el lago celeste, de hermosas aguas inolvidables, frente a un atardecer maravilloso. Claro, no me lo pidieron, porque se sabe que no se puede... Faltaban las charlas, padrinos, certificados y el templo como lugar apropiado para la emisión de promesas tan definitivas.

. . . .Pasaron varios años; me los volví a encontrar hace poco. Era una pareja dispareja. Había muchos odios y resentimientos mutuos, por errores cometidos de lado y lado, no solo del hombre (muchas veces parte de él, el foco de la crisis: sus irresponsabilidades, infidelidades, faltas de cariño, violencia y egoísmo). Yo les recordé su pasado, esa tarde maravillosa en que nos encontrábamos hablando del amor de una pareja, como debe ser y como debe no ser. Yo les refresqué algunos conceptos vertidos junto al lago de aguas trasparentes, de esas que bajan límpidas del volcán Villarrica, a un par de kilómetros de distancia...

. . . .Solamente en la fe y la fuerza del Señor que los unió, es posible olvidar las heridas pasadas y cicatrices respectivas. En el amor de María Santísima ocurre el milagro de la transformación, para que eso que empezó tan bien y tan bonito, pueda después de años y décadas de desgaste, mantenerse bonito, lozano y rejuvenecido. Es el amor de Dios que puede renovarlo. Es que en Cristo Jesús resucitamos, en parte ya en esta vida y sobre todo en la otra.

. . . .Con nuestros hermanos separados por la fe ocurre algo similar. Cuando recemos juntos, empezaremos poco a poco a olvidar las heridas y cicatrices del pasado.