. . . . 11.- Recuerdo de la 8 piedra fundacional

 

Home index.html

. . . .En la continuidad del ideal de la Familia unida se llega a la visión del mundo que se une en la fe, con actitudes de vida que llevan a un diálogo fraterno, a una actitud de gran amabilidad y tendencia a superar todas las actitudes separatistas, respecto a otras formas de pensar y creer. No implica un irenismo, por el que uno relativiza y suprime verdades de fe. La nueva idea implica llamar a María Santísima para que sea la reina del ecumenismo: lo que aparentemente es descabellado, sobre todo respecto a nuestros hermanos evangélicos.

. . . .El Oratorio Mariano desde mucho tiempo antes ha tenido el anhelo de estar siempre unido a la Cátedra de San Pedro. Vemos que el Vaticano II, acentúa, como una importante línea de su acción apostólica y de su identidad, la voluntad de ecumenismo. Viene a ser como un signo de los tiempos. Al Oratorio le estaba faltando tener esta conciencia de modo más explícito.

. . . .Sin embargo después de la 7 Piedra Fundacional nos parecía que el Oratorio Mariano estaba equipado totalmente con todas las estructuras necesarias: estaban los tres Desafíos, el Envío, las Cuatro Vertientes aseguradas; parecía estar concluida la fundación.