4.- Cuarto aniversario de la coronación

. . . .El 22 de agosto próximo celebramos por cuarto año consecutivo, la coronación de nuestra Madre en María Reina. Fue un hecho histórico; teníamos plena conciencia que estábamos ante un momento muy importante de la familia.

. . . .La 8 piedra fundacional se puso en la casa de las hermanas contemplativas en María Reina, y la coronación fue también en María Reina, en la antigua casa, porque todavía no estaba el oratorio actual de María Reina. Al años siguiente, sin embargo se coronó en forma solemne la Madre y el Niño.

. . . .Como la mayoría de las cosas que se han hecho en nuestra familia, ha costado bastante por la oposición de algunos miembros de nuestro movimiento, que descubrían en esta coronación algo en pugna con el carisma de pobreza popular. Como se puede ver a simple vista, se trataba de una oposición bastante cuerta y bien fundamentada, de ninguna manera de oponerse por oponerse simplemente.

. . . .Se ha tratado de algo que hubo que ir poco a poco esclareciendo, planteando con firmeza y honestidad, como la coronación no podría ser una coronación de espaldas al pueblo sino a su entera satisfacción.

. . . .En realidad la coronación produce una tradición muy antigua de coronar las imágenes. La mayoría de las imágenes, al menos las más importantes, tienden a expresar esta corriente espiritual de entregarle todo al dominio de su Madre Santísima. En el quinto misterio glorioso, la Iglesia llena de fe confía su caminar e itinerario de vida a la Santísima Virgen como Reina y Soberana de todas los cosas. Para citar algunas imágenes de la Virgen coronada: la Virgen del Carmen, María Auxiliadora, la inmaculada de Lourdes, la Mater de Schoenstatt, etc.

. . . .Desde antes que naciera el Oratorio Mariano, los grupos marianos le cantaban a la Madre y Reina nuestra, pidiéndole su bendición, su acogimiento y su protección de Reina.