13.- ¿Qué hacer en esta sociedad contraria?

 

sss

. . . .Los católicos en Latinoamérica somos la inmensa mayoría. Casi todos los niños, en un porcentaje muy elevado son bautizados. Pero los mismos que piden insistentemente el bautismo para sus hijos y se someten a las cuatro charlas reglamentarias para sus hijos, al mismo tiempo votan por legisladores que no tienen en su mira implantar la ley de Cristo. Y si se hacen encuestas sobre determinados tópicos de gran relevancia como el divorcio y hasta el aborto, los mismos que bautizan y sus hijos votan a favor del divorcio y del aborto. Esto nos indica que hay una insuficiente aceptación de la ley de Cristo.

. . . .En el Oratorio quien quiera dar el primer grado tiene que aceptar la ley de Cristo en su vida y por eso quien se rebele contra esta realidad, queda fuera de la rama respectiva. Seremos por esa razón un número reducido, pero los que estemos en la Iglesia seamos miembros firmes en la disciplina de la Iglesia, aceptando todo lo que nos enseña.

. . . .Con el primer grado asumimos en definitiva un actitud de fe en la vida. La Iglesia tiene que estar segura que los laicos comprometidos del Oratorio, es decir, a partir del primer grado, son siempre confiables que estarán en una postura de fe, aceptando lo que la Iglesia nos enseñe.

. . . .Todos los miembros del Oratorio, como hijos fieles de María Santísima están invitados a ser fieles a la Iglesia, ir hasta las últimas consecuencias, como en el Paso de Pirque, pero nunca fuera de la Iglesia.

 

s s s