% Revista María Reina %

N° 22 del 2002

Publicación del Oratorio Mariano

Director Responsable: P. Sergio Mena G.

Colaborador Hno. Carlos Villanueva

Fecha: Sábado 19 de octubre de 2002

Propiedad: Fundación de Promoción, Pers.Juríd. 1005 de 1975

Dirección: Consejo de la Familia del Oratorio Mariano

E ditorial Octubre de 2002

El mes de octubre es la antesala inmediata de la celebración de los 30 años del Desafío de la Santidad. Grandes cosas quiere hacer el Señor y su Santísima Madre en nuestro Oratorio. ¡Quizá qué cosas maravillosas están pasando en muchos de nosotros!

Es un tiempo de gracia. Hay una gran baratura y opotunidad única para todos los hijos del Oratorio: un ofertón. Es tiempo de la visita del Señor; El nos visita de modo muy especial. Cuidado con perder la oportunidad como el joven rico que prefirió un montón de riquezas baratas en vez de la riqueza inconmensurable de haber sido un discípulo del Señor. Ahora cómo le pesarán sus hectáreas de tierra, sus collares de perlas y colgantes de pedrería fina, sus camellos y ovejas. Todo pasó, todo se fue como el agua entre los dedos y no retuvo nada para sí.

En este mes de octubre es muy importante el Sto. Rosario, que en la historia de la Iglesia se ha mostrado tan eficaz. Con el Sto. Rosario vamos a prepararnos bien para los treinta años del desafío de la santidad.

La familia que reza unida permanece unida, dice el refrán del pueblo católico. En una época de grandes crisis antropológicas, sobre todo respecto a la concepción de la familia, qué importante es salvar la familia y un medio muy importante es la oración, la lucha en serio por la santidad.

Hacernos santos de las circunstancias normales de la vida diaria de cada uno de nosotros, como nos ha señalado el nuevo santos de la Iglesia, San Josemaría Escrivá de Balaguer.

Mientras tanto hay una gran efervescencia de muchos jóvenes respeto a las hermanas de la caridad... Hasta hemos sepultado un par de medallas en María Reina para cuando se construya la casa de ellas. Todas estas cosas tan grandes que están surgiendo en nuestro Oratorio, constituyen una llamada y campanada de lo alto, ¿no es verdad?

SAN FRANCISCO DE BORJA,

presbítero ( + 1572)

San Francisco de Borja nació en Gandia el 1510. Era hijo del duque de Gandia y de Juana de Aragón, y biznieto, por uniones ilegítimas, de Alejandro VI y de Fernando el Católico. De estas uniones ilegítimas_vease la genealogía de Jesucristo (Mt 1, 1-16)_salió el titulo "Francisco, el Expiador" .

Sus padres eran muy virtuosos. Una abuela de Francisco, una tía y tres hermanas fueron religiosas. Y el Santo, con sus heroicas virtudes, borro las manchas familiares. "No se pareció en nada a los Borjas de Italia".

Estudio en Zaragoza, junto a su abuelo, por unión ilegítima, el arzobispo y virrey Don Alfonso de Aragón. Fue con su hermana María Luisa, que murió con fama de santidad, y se ha escrito su vida, "La Santa Duquesa".

Fue Francisco algún tiempo paje en Tordesillas y, luego en Valladolid, caballerizo mayor de Carlos V y de la emperatriz Isabel. Isabel se había traído de Portugal a Leonor de Castro. En 1529, a los 19 años, se caso Francisco con Leonor, la camarera mayor de Isabel. Tuvieron nueve hijos.

La vida de Borja en la corte era una vida ejemplar. Habían de acompañar a todas partes a sus Majestades. Francisco intervino en la batalla de Provenza. Allí murió en sus brazos su amigo el poeta Garcilaso de la Vega.

Hay en su vida un momento que dejara para siempre en el una huella profunda. El I de mayo de 1539 moría en Toledo la emperatriz Isabel, la mujer mas bella de su tiempo, como atestiguó en su lienzo el Ticiano. Francisco velo el cadáver inconsolable. Buen tema para exaltar la fantasía de los románticos, que presentaron a Francisco como enamorado de Isabel. No, Francisco miraba a Isabel con todo el respeto que un honrado y fiel caballero alberga hacia su reina y señora.

Pero la caducidad de las cosas humanas le hizo pensar. El era un buen cristiano. Ahora ha decidido entregarse totalmente a Dios. Francisco acompaño el cadáver de Isabel hasta Granada. Antes de enterrarlo, hubo que abrir el féretro para certificar que aquel irreconocible rostro, después de 18 días de viaje, pertenecía a la mas bella emperatriz. Entonces se dice que Francisco exclamo: "Nunca mas servir a señor que se me pueda morir".

Esto sin embargo fue solo una confirmación. La decisión la había tomado antes ya. Lo que Francisco recordara a lo largo de su vida en su diario es el I de mayo en Toledo: "Por la emperatriz, que murió tal día como hoy. Por lo que el Señor obro en mi por su muerte. Por los años que hoy se cumplen de mi conversión". Aquí tomo la decisión, mas que en Granada.

Francisco siguió a las ordenes del emperador. Pero la herida estaba abierta. Le nombra virrey de Cataluña. Ejerce el cargo con justicia y rectitud. Muere su padre. Ya es duque de Gandia. Entra en contacto con los Padres Jesuitas Fabro y Araoz. Escribe a San Ignacio. Realiza una gran labor social. Muere Leonor. Francisco tiene 36 años y 7 hijos. ¿Que hacer? Hace Ejercicios Espirituales para acertar con el método de elección de vida.

Lleva una vida de profunda oración y mortificación. Adelgaza tanto que dice con gracejo que podía dar a su cuerpo un par de vueltas con la piel. Arregla los asuntos de sus hijos y de sus estados. Renuncia a sus títulos. Entra en la Compañía de Jesús. Marcha a Roma. Se ordena sacerdote.

Viene a España. Predica mucho. Visita a Santa Teresa en Avila y a Carlos V en Yuste. Vuelve a Roma. Muere San Ignacio. Es elegido General después del P. Laínez. Otra vez en España, enviado por Pío V, para preparar la Liga que triunfaría en Lepanto. Vuelve agotado a Roma. Muere el 1572. Sus restos fueron trasladados a Madrid. Canonizado el 1671 por Clemente X.

El Sto Rosario en la onda del Rema mar adentro.

San Pablo nos ha instado con insistencia a que recemos en todo tiempo y circunstancia con plegarias, súplicas y acciones de gracia.

Toda la Sda. Escritura no deja de educar hacia la oración; la oración es la que mantiene en alto la fe. El Catecismo se divide en cuatro partes; la cuarta parte se dedica en exclusiva al tema de la oración.

El Sto. Rosario na sido recomendado con fervor por varios pontífices. Es una oración que implica una síntesis del Nuevo Testamento, centrado firmemente en la vida de Jesús, en la principales etapas de su vida. Contiene asimismo la oración del Padre Nuestro, que Jesús mismo nos enseñó. A partir del 16 de este mes tenemos además los misterios luminosos que se van a celebrar los días jueves, concentrando así la mirada en la vida pública de Jesús en los misterios de su bautismo, bodas de Caná, proclamación del reino, transfiguración y . No falta la oración antiquísima "Avemaría", que se repite 50 veces en cada cuarto del Sto. Rosario (hasta el 16 de octubre era cada tercio).

La historia de la Iglesia nos enseña que el Sto. Rosario ha sido muy influyente en la plasmación de los procesos históricos en que humanamente no había gran chance de poder revertir las cosas. Eso pasó, por ejemplo, en la batalla de Lepanto en octubre de 1571.

El Oratorio Mariano al enterar 30 años del 2º desafío, desafío de la santidad, asume el rezo del Sto. Rosario así como en septiembre recién pasado asumimos los saludos del Oratorio, ahora queremos con toda la Sta. Iglesia, en comunión y participación con ella, intensificar el Sto. Rosario. Sobre todo el rezo en familia, porque la oración en común en familia tiene mucha trascendencia, mucho más de lo que podríamos suponer. Así como se dice: la familia que reza unida permanece unida, también hay que decir que la familia que reza, prospera, crece en frutos de amor, alegría y felicidad.

Hay que invertir energía y tiempo en el Santo Rosario rezado en familia.

La semana de la familia en el Oratorio Mariano

El Domingo 6 empezó la Semana de la Familia; la Iglesia anualmente celebra una semana de la Familia. En esta semana hay una toma de conciencia del valor de la familia como estructura fundamental de la sociedad.

La familia está fundamen-talmente gestionada por todos los miembros. Esto no quita que el protagonismo fundamental de los papás. El ideal es que los padres sean buenos padres de familia; que se quieran, que no estén desunidos, que tengan una estabilidad primordial, para asegurarles para toda la vida a sus hijos, la fidelidad de un amor paternal y maternal llevada hasta las últimas consecuencias. Es evidente que la estructura del matrimonio monogámico (un solo hombre con una sola mujer) e indisoluble (hasta que la muerte los separe), es la mejor estructura que puede dar la felicidad a una familia, aunque siempre los hijos pueden, al menos por un tiempo, destruir su propia felicidad a pesar de que se les haya creado un jardín de Edén en la tierra.

Para construir un matrimonio como sacramento, no basta con inscribir en los papeles civiles, ni siquiera en los libros de matrimonio parroquiales, es necesario una forma de vida, que indudablemente significa un conjunto de opciones de vida, que no se avienen con el libertinaje sexual ni con el egoísmo demoledor que puede introducirse en la pareja humana.

El Oratorio Mariano se preocupa en definitiva por la autoeducación, que la Madre Santísima va suscitando en el corazón de sus hijos, correspondiendo al texto evangélico "hagan todo lo que El les diga". Remar mar adentro en la etapa de la juventud es prepararse a ser fundadores de familia, dispuestos a darlos todo, dinero, esfuerzo, empeño, inteligencia, suma prudencia, no dejar escapar las oportunidades en que se puede remachar el amor.

Remar mar adentro para la señora, es luchar con todas sus fuerzas en primer lugar con mucha oración y práctica de los sacramentos, para sacar adelante su pareja, hacerle feliz la vida, a él y a sus hijos y nietos; cuidar en lugar fundamental la realidad con las nueras y yernos.

Remar mar adentro para un matrimonio es estar en la fidelidad. Fidelidad es la permanencia maravillosa, creativa, siempre en situación de aggiornamento, de hacer de nuevo el amor del primer día. Y esto requiere gracia, abrirse a la gracia de Dios, consecuente y heroicamente.

La familia de Nazaret nos manifiesta esta maravilla de lo que es una familia que llega a su máximo grado de divinización: el menor es el mayor y los mayores son menores...

Las Hnas. de la Caridad en el Oratorio

El Oratorio quedaría trunco si le faltara una parte que se dedique a los más pobres. Un pueblo que no se preocupa de los marginados, de los que más sufren, no es un pueblo sano. Eso mismo 0puede pasarle al Oratorio si se despreocupa de los que sufren, que necesitan ayuda urgente.

Jesús dijo que siempre tendríamos pobres con nosotros. Tener pobres con nosotros no es para tenerlos sin atenderlos. Lo que les hacemos a un pobre es a Cristo mismo que se lo hacemos; lo asegura el propio Jesús enfatizando esta parte fundamental de su doctrina, como se ve en las normas que rigen el juicio final, que nos presenta el capítulo 25 de San Mateo.

Hay algunas personas del Oratorio que se inquietan por esta realidad, que quisieran ver pronto una solución más concreta en el cuidado de los pobres.

Le rogamos a la Santísima Virgen, Madre y Reina del Oratorio, que nos regale una asociación de hermanas de la caridad en nuestro Oratorio, para que toda la familia se sensibilice de continuo con el tema de nuestros pobres, los que sufren y están a veces en forma anónima, sin voz, sin derecho a nada. Ojalá que no le fallemos a nuestra Madre, creándole dentro esta familia una asociación de hermanas de la caridad, a lo que le pongamos mucho empeño para ayudarlos a ayudar.

Hay ancianos abandona-dos, hay niños pobres discriminados, niños de la calle, que tienen que crecer como pequeños gatos monteses, robando, a veces brutalmente golpeados, pasando hambre y frío.

Aunque los planes de los gobiernos tratan de suprimir la pobreza, vemos que esto sigue igual, es una espiral de pobreza y miseria que se ciernen fatídica-mente en muchos sectores de la humanidad.

 

24 años de la elección del Sto. Padre: totus tuus.

Hace 24 años ese arzobispo polaco, Cardenal Karol Wojtyla fue elegido misterio-samente, como un hecho insólito, después de muchos siglos, que no había un papa no italiano. Surgió este hombre providencial, que imitó la bondad de beato Juan XXIII y el cuidado riesgoso, metafísico, histórico de la Iglesia de un Pablo VI.

Ya nos impresionó desde un principio con su escudo papal, símbolo de lo que él quería asumir: la cruz y la M de María. Y la frase totus tuus, todo tuyo, que traduce en forma original el texto bíblico, "y el discípulo la recibió en su casa".

Nos impresiona su sabiduría, su inserción en la historia, la cantidad enorme de textos salidos de su pluma en estos 24 años de producción pastoral y teológica.

Ha sido un maestro, un doctor, un pastor solícito con sus ovejitas de todo el mundo, también de otras religiones y de los cristianos separados. A propósito, lo hemos visto aproximándose a la Iglesia ortodoxa con mucha humildad. También estuvo en Chile, Argentina, Brasil y México, etc.

Fue un suceso sorprendente que superó todo vaticinio y augurio de los periodistas y comentaristas. Ha sido una luz espléndida que nos tocó a todos.

En esa foto del Oratorio, hasta ha quedado profetizado el día en que algún Sto. Padre va a reconocer y bendecir al Oratorio, a su debido tiempo.

 

Leyes de los estudiantes

1.- El alumno no copia, ejercita la vista.

2.- No sopla en los exámenes, pone las respuestas en común.

3.- No se distrae, examina las moscas

4.- No se duerme, reflexiona

5.- No come chicle, fortalece la dentadura

6.- No conversa en clases, intercambia opiniones

7.- No enfada al profesor, estudia su temperamento

8.- No llega tarde a clases, se culturiza en el exterior

9.- No pone sobrenombres, fomenta las relaciones públicas

10.- No critica al profesor, le saca defectos.

11.- No le enseñan, aprende

12.- No va a la oficina del inspector, lo visita.

13.- No lo echan de clases, va a dar una vuelta.

 

Mensaje de nuestros obispos chilenos desde Roma

Desde Roma, Obispos chilenos envían mensaje en defensa de la familia

Roma, 15 (NE - eclesiales.org) Desde la ciudad de Roma, donde se encuentran con ocasión de la visita ad Limina, los Obispos de Chile enviaron esta semana un mensaje a las familias de dicho país, pidiendo una legislación que proteja adecuadamente a la familia. En su mensaje, los Obispos reiteran que "el matrimonio indisoluble es el fundamento sólido de la estabilidad y felicidad de las familias, así como del bien de toda la sociedad". "Pedimos constantemente al Señor en nuestra oración cotidiana que en cualquier futura legislación sobre el matrimonio civil sea reconocido el carácter definitivo que tiene la unión matrimonial para los contrayentes, especialmente para quienes se unen por el vínculo sacramental".

Asimismo, señalan los Obispos que "alentados por la generosa entrega del Santo Padre a su misión pastoral, nos sentimos fortalecidos en nuestra misión de Pastores al servicio de la verdad y del bien de nuestro pueblo". "Junto a la tumba de los Apóstoles Pedro y Pablo, invocamos el don del Espíritu Santo para que ilumine el corazón y la mente de quienes están llamados a legislar sobre temas de tanta trascendencia". "Pedimos a la Virgen del Carmen, Patrona de Chile, su protección a todas las familias para que crezcan en la unidad, la paz y el auténtico amor", concluye el mensaje.