12.- Obispos chilenos en visita a Roma

. . . .La famosa visita quinquenal de todos los obispos del mundo ad limina apostolorum, a los umbrales de los apóstoles, se llevó a efecto en el caso de nuestros obispos chilenos, durante este mes de octubre que está concluyendo.

. . . .Lo que se ha visto de sus comentarios, refleja la bondad del Sto. Padre, además de su enfermedad, debilidad y fuerte ancianidad que avanza, una cabeza extraordinariamente lúcida y emprendedora. Muy cariñoso con los obispos y extraordinariamente ubicado. Les regaló una nueva cruz pectoral, que lleva la inscripción en el dorso: Duc in Altum, rema mar adentro.

. . . .El Sto. Padre es el signo de la unión de la Iglesia, une a los obispos en un mismo sentir junto a la cabeza, el sucesor de Pedro.

. . . .Se acordaba muy bien de su visita a Chile. De lo que más se acordó fue de Puerto Montt, su paseo entre las lanchas de pescadores y marineros en la bahía de dicho puerto. Como que allí habría vislumbrado algo. ¿Será que el Espíritu Santo le habrá soplado que el Oratorio Mariano tiene una muy hermosa experiencia mariana que trasmitir a la Iglesia? Tendremos que remar mar adentro desde la experiencia del mundo popular del Oratorio. Adentrarnos en ese mundo en que los socialistas con sus leyes disolventes de la cultura cristiana, han ido logrando dominarlo en forma muy importante desde más de un siglo atrás. Es el mundo popular que Jesús le ha querido encomendar a su Madre que le prepare y evangelice en profundidad.