14.- Noticias de nuestra parroquia de Hospital

.

 

A) Confirmaciones.

 

 

. . . . El Miércoles 27 viene nuestro obispo, Monseñor Orozimbo Fuenzalida a confirmar nuestra gente de la Parroquia de Hospital, tanto la gente del sector parroquial (Hospital mismo) como de Águila Sur, Águila Norte, las Mulas y Colonia Kennedy. Se espera una gran concentración de gente, confirmandos, padrinos y madrinas, familiares acompañantes. Ha habido todo un año de preparación tratando todos de hacer lo mejor posible. El único problema grande es la salud del Padre Sergio, que lo mantiene hospitalizado en situación de estudiar a fondo qué es lo que tiene que no se arregla en su sistema digestivo.

Está desde el miércoles hospitalizado en observación... los padres del Oratorio están tratando de ayudarlo lo más posible para cubrir su ausencia. Es verdad que ellos tienen sus propios trabajos y compromisos ya formados y por eso es que para ellos es un gran sacrificio tener que cubrir esta ausencia.

 

 

B) La Torre del Templo Parroquial.

 

 

. . . . Nuestro obispo Monseñor Orozimbo cuando ha venido de visita a Hospital ha dicho repetidas veces, que no le parece bien que la torre campanario de la iglesia no esté cubierta, como era hasta el presente: un conjunto de armazones de fierros oxidados, sosteniendo con poca delicadeza la campana.

. . . . La asamblea parroquial se ha puesto, con su párroco, en una firme decisión de sacar adelante esta torre. Hoy vemos, con el trabajo de Don Carlos y de un ayudante, cómo se ha podido tener una bonita torre parroquial con sus ventanas propias arribas para que salga el sonido de la campana y pueda oírse.

La Torre se transforma así en una buena caja de resonancia para escuchar mejor las campanadas. La asamblea parroquial junto a Don Carlos y su ayudante puede decir con alegría "Misión Cumplida".

 

 

C) La Mampara.

 

 

. . . . En general las Iglesias solucionan el problema de la privacidad, para que no entren perros, etc, poniendo una mampara, en la puerta de entrada del templo. También nuestra iglesia parroquial de Hospital ha puesto una buena mampara, que ya se irá implementando mejor para que se cumpla bien su cometido. Es cierto que todo esto significa gastos y más gastos, la comunidad de Hospital no tiene más ingresos para que se puedan realizar nuestros sueños.

 

. . . . También está pendiente una estera para tapar por fuera las ventanas del fondo de la Iglesia que en las tardes desde noviembre en adelante se vuelve un fuego de calor implacable. La sacristana, señora Victoria, dice que las velas se le doblan y casi se le derriten de tanto calor. Para qué decir respecto a las flores, que no duran nada con ese calor y canícula inmisericorde.

 

 

D) Un Oratorio-ermita en el patio del templo parroquial.

 

 

. . . . Antes que Luis Toledo empezara con esta experiencia de candidato para ingresar a los Hermanos Marianos de la misión, los jóvenes del sector parroquial habían empezado junto al Hermano César, una muy linda iniciativa. En el patio, sector Sur, en un costado de la dependencia de la antigua Iglesia de la Capilla de Hospital, han ido haciendo un pequeño cerco, donde han puesto una ambientación apta para que recen los jóvenes en ese lugar. Falta la imagen de la Madre que aún no se ha obtenido para ponerla ahí.

 

E) Experiencias de Dios entre Nuestros Feligreses (Hospital).

 

. . . . Un Señor que participa en una de las capillas de la parroquia de Hospital, nos contó en forma muy privada una experiencia de Dios, que tuvo en su juventud, hace años atrás. . . . . Me dio permiso expreso para contarla en la página web, he pensado que no debe ser puesto su nombre y su individualización correspondiente. Él no me lo prohibió, pero tampoco me parece justo abusar de una conversación que fue enteramente personal en el comienzo.

 

. . . . Él tiene cerca de 50 años en la actualidad y la experiencia de Dios que tuvo se remonta a cuando tenía 18 años.

 

. . . . Estudiaba el último año de enseñanza industrial; todo iba viento en popa salvo un ramo relativo a calderas industriales. En general durante toda la enseñanza industrial se había sentido muy motivado y tenía excelentes notas pero en este ramo la situación cambió. No había caso, la materia no la podía comprender y cada vez las calificaciones mostraban que no se podía seguir adelante con ese ramo, que era el único ramo pendiente para poder terminar la enseñanza industrial y poder proseguir con otros estudios más avanzados.

 

. . . . El día antes del examen se encerró a estudiar y no había caso, no le entraba la materia. A media tarde, era un domingo, llega un amigo muy simpático y bueno para la fiesta y los brillitos . Le dijo que no valía la pena estudiar a esta hora del partido, porque lo que no le había entrado durante el año, no le iba entrar ahora. Lo invitó a salir a dar una vuelta, distraerse un poco y después retomar sus estudios. Le encontró razón y con el permiso de su padre, salió a dar una vuelta con su amigo. Ya a media cuadra de la casa el amigo le dijo que lo invitaba a asistir a la Santa Misa.

. . . . Se sorprendió nuestro joven, jamás se hubiera imaginado que ese amigo, el más desordenado, lo invitara a ir a Misa. Bueno, aceptó el convite, pensando que la iglesia quedaba como a media cuadra de donde estaban. En realidad era en otro lugar, caminaron más de veinte cuadras bajo un sol implacable de verano hasta llegar a una capilla en una población. Entraron y ya había empezado la Sta. Misa .

. . . . A nuestro joven le sucedió algo extraño, niña que entraba a Misa, él la imaginaba desnuda y a las parejas las veía imaginariamente haciendo el amor dentro del templo. Tenía una tremenda lucha consigo mismo para salir de esa tempestad. Al final de la Misa le dijo a su amigo lo que le había pasado. Él le comentó que así le pasaba a veces a la gente que no iba casi nunca a Misa.

. . . .Llegaron de vuelta a casa y trató de estudiar pero no fue mucho lo que le entró sobre las calderas industriales.

. . . . Al día siguiente se presentó al examen temiendo lo peor. En vez de haber preguntas con alternativas cuando podría haberse salvado, o preguntas sobre verdadero y falso etc., se trataba de preguntas de comprensión de la materia, donde había que explayarse, y escribir muy detallado y abundante, también haciendo dibujos de calderas industriales.

. . . . Ya iba a entregar la hoja en blanco con las siete preguntas, cuando se resolvió a esperar un poco para no llamar tanto la atención al profesor.

. . . . Mirando la primera pregunta se le ocurrió un par de ideas y empezó a escribir... dentro de él fluían ideas y más ideas, que de ninguna manera eran "extraterrestres" sino totalmente de él. Hasta se le ocurrió bosquejos de dibujos de calderas. Incluso le faltó hoja para seguir escribiendo, tuvo que conseguir otra más. Terminada la prueba el profesor mandó a los muchachos a esperar los resultados. Entregaba las notas desde las más bajas hasta las más altas. Nuestro muchacho estaba convencido que entre los unos iba a estar él. Pero no fue nombrado. Pensó que se había sacado un cero.

. . . . Cuando pasaron los dos, los tres, los cuatro, los cinco y los seis hasta los seis coma ocho y terminó de dar todas las pruebas nuestro joven esperó el cero tan temido. El profesor dijo: me he reservado hasta el final con esta nota de un alumno. Se nota que no ha copiado de ningún libro, se expresa con sus propias palabras pero denota una excelente comprensión de la materia, por eso con mucho gusto le doy la calificación máxima con nota siete.

. . . . ¿Qué sucedió? ¿Una inspiración divina en el orden natural? Así como Dios pudo inspirar a los autores sagrados para que escribieran la Biblia, en un plano inferior, puede también inspirar a un muchacho a tener un conocimiento infuso sobre las calderas industriales.

. . . .Con los años mi feligrés ha ido sintiéndose más y más motivado por esta experiencia tan especial de Dios que tuvo en su juventud.