12.- El sitio del futuro Oratorio Central brasileño

Hay dos polos de opiniones sobre el futuro Oratorio Central Brasileño. Una opinión quisiera quedarse con el Oratorio de Maringá ya que ahí empezó la historia de la misión. Pero esta opinión se ha quebrado ante la dura realidad que el párroco de Nuestra Señora de las Dores (Nuestra Señora de los Dolores) ha hecho un convenio con la Prefectura Municipal de Santa María, en que la parroquia de Dores ha cedido el terreno de las hermanas a la prefectura.

Toda una historia del Oratorio Mariano Brasileño se discontinúa por esta decisión en la que a nuestro Oratorio Mariano nada se le consultó ni tuvo arte ni parte, ni siquiera tuvo conocimiento sino solamente después que ya estaba todo decidido y hecho sin ninguna alternativa de poder cambiar la situación. Simplemente quedó desprovisto de esta posibilidad, de que algún día ese terreno llegara a ser del Oratorio y con ello poder erigir allí el Oratorio Central Brasileño.

El otro polo de opinión gira en torno a la "capela" de San Pedro, donde están los padres y hermanos apostólicos, en algún sitio relativamente cerca donde las hermanas quedarían más protegidas por un vecindario mejor y más dispuesto a protegerlas en asaltos concretos. Ya en Maringá han sido asaltadas varias veces nuestras hermanas, lo que puede provocar futuros traumas que ciertamente no son convenientes para nadie.

Entremedio han surgido otras posibilidades en lugares más o menos alejados del actual sitio de las hermanas en Maringá. En todos ellos hasta ahora se advierte el problema no tanto financiero, sino de lejanía de la carretera, lejanía de lugares más poblados, aunque siempre queda la esperanza que después de decenios ese lugar pudiera poblarse otro poco más.

Esta decisión la toma finalmente el fundador quien se deja aconsejar por muchas personas, sobre todo por las propias hermanas apostólicas, pero también por los padres y hermanos, sobre todo los que han estado en Brasil. Finalmente confiamos que la Divina Providencia, dueña total de la obra, determinará por transoperancia exactamente el sitio en que quiere que quede ubicado el Oratorio Central Brasileño.

El método práctico de optar que ha decidido aplicar el padre fundador es un consejo ad hoc de tres electores. El primero está compuesto por el voto del consejo de las hermanos apostólicas. El segundo lo da el consejo de los padres del Oratorio. El tercero lo da el jefe de la misión en Brasil junto con todos los misioneros y misioneras, que llegan a un voto de consenso aunque no todos queden de acuerdo.