4.- Celebración 7 piedra fund.

 

 

 

. . . .El Domingo 18 de mayo, nos reunimos en la mañana, para la Sta. Misa de 11 am. en el Oratorio Central. El Padre Fundador iba a celebrar esa Santa Misa, después de su Misa parroquial en Hospital, ese día hubo mucho trabajo en la Parroquia, mucha gente pidiendo una y otra cosa y la consecuencia fue un atraso considerable para empezar la Santa Misa en el Oratorio Central en Santiago.

. . . .Por lo tanto, el guión de la Misa, preparado con tanto esfuerzo, no pudo leerse, porque habría hecho muy odiosa la celebración por la tardanza tan excesiva.

. . . .La homilía estuvo chispeante, tomando el estilo narrativo e histórico típico del Padre Sergio. Recordó la situación de fricciones al interior de la familia ese año 1994, y cómo con buena voluntad los jóvenes de aquella época se habían embarcado para la Misión de Córdoba; explicó esto en conexión a la 4 Piedra Fundacional: el Envío.

. . . .Estaba presente en esta Santa Misa Mariano Lizana, que después de muchos años ha vuelto al Oratorio y está formando un grupo de matrimonios. El estuvo presente en la 4 piedra fundacional el año 1977; es un testigo calificado respecto el envío, que había sido profetizado de alguna manera por el P. Kentenich, un profeta del Siglo XX .

. . . .Ayudó sin saberlo al Envío que el Fundador del Oratorio aplicó para nuestra familia. Con la 7 Piedra Fundacional, el Oratorio sabe que el Envío no puede ser eficaz y lleno de gracia, si la familia está desunida.

. . . .Hay que repetirlo majaderamente: no podemos ser apóstoles fecundos, no podemos ser vertiente de gracia: desunidos del tronco que es Jesús, la vid verdadera, nos secamos y ya no servimos para nada, sino para que amontonados en haces de ramas secas, entremos en la hoguera que nos consume, sin dejar más que débiles y pobres cenizas.

. . . .Seremos como las Torres Gemelas, que se hicieron humo denso de fuego y humo de cemento pulverizado, en el terrorífico derrumbe descomunal de ese 11 de septiembre en la mañana, cuando la gente confiada y segura empezaba sus labores profesionales, algunas de alto nivel económico.

 . . . .h . . . .h . . . .h . . . .h

 

. . . .Por la obra de María Santísima, el Oratorio está llamado a asumir de por vida, la unión familiar junto a su Fundador, en la íntima conexión con la Cátedra de San Pedro, para ser vertiente de gracia hasta el fin de los tiempos.