5.- Hnas. Misioneras 18 mayo

 

. . . .En la Tarde del 18 de mayo, día domingo, nos reunimos en el Oratorio de Maipú. Hay que decir de paso, que el Oratorio de Maipú se ha ido implementando más y más. La ermita de vidrio que cobija la gran imagen de Nuestra Madre de Maipú, abría amorosamente sus brazos para acoger a los peregrinos, que iban a asistir a la celebración de las hermanas misioneras.

. . . .Dos candidatas ingresaban a la comunidad de Hermanas Misioneras, simbolizado con la toma de velo y uniforme del noviciado de las Hermanas del Oratorio Mariano: Hna. María Rosvita, de Maipú y Hna. María José, de Hospital.

. . . .Fue impresionante verlas avanzando con mucha entrega generosa hasta el altar para entregar sus jóvenes vidas al Señor Jesús, el Buen Pastor, que nunca deja de llamarnos, diciendo: "Venid a mí todos los que estáis atribulados que yo os aliviaré ".

. . . .Dos hermanas novicias, empezaron su segundo año de noviciado, al recibir su escapulario y rosario: la Hna. María Eliana, de Puerto Montt y la Hna. María Pamela, de Máfil, ambas de la X región de Chile.

. . . .Dos hermanas junioras, renovaron sus promesas, que algún día esperan se transformen en votos canónicos: La Hna María Alejandra, de Providencia, Santiago, y la Hna María Elena, de Valdivia.

 

. . . .Aunque la ceremonia era de suyo larga, no se hizo tan larga; había un ambiente excelente de oración y entusiasmo, particularmente lindo fue el momento de las oraciones de consagración que leyeron las hermanas misioneras delante de la imagen de la Madre del Oratorio.

. . . .El Oratorio de Maipú estaba lleno, no cabía nadie más. Gran parte del público, fue el conjunto de feligreses de Hospital; para ellos le consiguió el Hno César en la municipalidad de Paine, un par de buses, que hicieron posible una gran super abundancia de gente que quería mucho a la nueva Hna. María José, de su propia Parroquia Hospital y que la estaban acompañando.

. . . .Después de los abrazos emotivos y muy llorados a las nuevas hermanas, se hizo un coctel muy bien servido por la gente de Maipú que mostró su capacidad de recepción y hospitalidad.

. . . .Muy temprano tuvo que dirigirse a sus buses respectivos y se notó inmediatamente el peso la gente que venía de Hospital y quedó un pequeño grupo, que se fue desgranando, de gente de Maipú y Santiago.

. . . .Finalmente quedó un tiempo bastante largo con las hermanas misioneras el resto de la fiesta, hermanas misioneras, gente que había venido de Puerto Montt y Valdivia que iban a pernoctar, había hasta una joven alemana, Brita.

. . . .La celebración se hizo muy simpática junto a los braseros adhoc que nos brindaban su calor; el Padre Sergio hacía muchos años que no participaba tanto rato en una fiesta familiar como ésta. El ambiente festivo de cantos populares del Oratorio, mezclado con cantos folclóricos de distintos países; fue muy simpático.

. . . .Era un don de Dios esta unidad familiar que se manifestó en esta celebración. Se hacía realmente honor a la 7 Piedra Fundacional: La familia unida, vertiente de gracia.

 

mqmqmqmqmqm