2. Historia del local del Oratorio

(los primeros años del Oratorio)

 

 

. . . .El Oratorio Mariano se fue abocando en diversos lugares donde la Imagen iba llegando, a medida que se le iban cerrando o abriendo puertas. Primero llegó la Imagen que ahora está en el Oratorio Central, a una casa en demolición, en la esquina de Grajales, cerca de la esquina de Vergara. Ahora estuve en donde debe haber estado ese sitio, donde ahora está la Universidad de Sto. Tomás, hace un mes más o menos. Esa etapa en Grajales ocurrió cuando parecía que ya nos iban a echar y hasta ahí llegaba el trabajo de los grupos marianos fuera de Schoenstatt.

. . . .¿Quería la Madre Santísima seguir con nosotros? El cura párroco de San Lázaro invita a trasladar los grupos y sus actividades recién en trance de empezar, para que se situaran con sus actividades de vida católica, en la calle Vergara 337, en la que estaba una parte en desuso del colegio de las madres filipenses, la esquina nororiente de dicha propiedad. Ahí se sellarían el primero y segundo desafío.

. . . .Cuando estábamos recién llegados, elegimos la pieza donde habría de estar el primer Oratorio; aún no se había empezado con los desafíos. En ese primer momento cuando elegimos esa habitación, que parecía ser la más apropiada, había sin embargo unos corazones dibujados en las murallas del Oratorio, eran corazones dibujados con tiza por niñas que habían usado esa pieza para hacer sus "pequeñas maldades de niñas".

. . . .Ese fue el lugar elegido, aunque sus murallas estaban un tanto cuarteadas; ahí fue donde empezó poco a poco la historia de nuestro Oratorio.

. . . .Para poner la imagen, que habíamos traído de Grajales, conseguimos a penas una columnata de madera, en que se situó en primera instancia la Imagen de la Madre del Oratorio. Poco a poco la presencia de la Madre se hizo tan intensa en ese lugar que ya se nos hizo necesario mejorar el local. Con los jóvenes pintamos el primer Oratorio. Esta presencia de la Madre en Vergara 337 duró hasta el 02 de febrero de 1974 y a partir de esa fecha empezó la nueva etapa en Sazié 1951, después de haberse sellado los dos primeros desafíos en Vergara.