13. La Eucaristía como punto culminante de la devoción mariana.

 . . . .La Madre nos dice ciertamente desde el evangelio de las Bodas de Caná: "Hagan todo lo que mi Hijo les diga" y Jesús ciertamente nos dice: "Mi Carne es verdadera comida y Mi Sangre es verdadera bebida, tomad y comed todos de él".

. . . .Es tan real esto, que el Santo Padre, Juan Pablo II ha hecho hincapié en su Encíclica "Redemptoris Mater" (No. 44) en la íntima relación que hay entre devoción mariana y devoción eucarística.

. . . .Es un hecho que en el Oratorio, los que tienen una fuerte devoción a María Santísima, Nuestra Madre, Patrona y Reina, tienen a la vez una fuerte vida eucarística.

. . . .Por María nos acercamos a Jesús. Ella es el camino más seguro, más rápido, más perfecto y más fácil para acercarnos al buen Jesús.

. . . .żY cómo no acercarnos a la Eucaristía, donde Jesús se nos da en alimento, como Pan de Vida, para la vida del mundo? porque Jesús lo ha prometido, que el que come su Carne tendrá vida eterna y Él lo resucitará en el último día, porque el que come su Cuerpo vive, no morirá para siempre.