8. La primera y segunda vertiente de gracia.

.

 

. . . .Las vertientes de gracia son como la tomada eléctrica, como el enchufe. Si desconectamos el artefacto y no tiene otro recurso de electricidad, queda sin funcionamiento hasta que lo volvamos a enchufar.

. . . .Si las personas se cierran a la obra de Dios en nuestro Oratorio, si nos desconectamos de la Imagen Santa del Oratorio donde hay desafíos comprometidos, si ya no vamos al lugar donde está la Imagen de gracia, perdemos la vertiente de gracia.

. . . . La gracia de Dios ya no actúa en nosotros en forma de un gran dinamismo. En la práctica nos desconectamos del torrente vital del Oratorio y muy luego nuestros sistemas psicológicos, humanos y espirituales comienzan a resquebrajarse e irse a pique.

. . . .La primera vertiente es la Imagen; en el caso del Oratorio Central, es la Imagen que estuvo presente en el primer desafío, el 29 de junio de 1971.

. . . .Los que participamos en el Oratorio Central somos testigos, que realmente se nota cuando nos vinculamos con la Imagen, que Ella, por el Señor, nos transmite gracias marianas. Nos hace ver que estar cerca de la Imagen ciertamente nos hace bien.

 

. . . .La segunda vertiente es el lugar mismo del Oratorio donde está la Imagen. Nuestro movimiento no puede quedarse en la sola Imagen: el lugar mismo se vuelve por la obra de gracia, un sacramental de las bendiciones de Dios.

. . . .Por eso es tan importante para cada uno de nosotros que ingresemos frecuentemente a los oratorios donde están las Imágenes con desafíos. Sobre todo es importante decir que no debemos dejarnos arrebatar la posibilidad de vincularnos a estos lugares santos donde la Madre actúa.